2001 TU­RIS­MO SE­XUAL 2001 ERO­TO­MA­NÍA

GQ (Spain) - - Libros -

Pe­ro a pe­sar de eso –o tal vez por eso– sus li­bros no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die. "To­da so­cie­dad tie­ne sus pun­tos dé­bi­les, sus lla­gas. Me­ted el de­do en ellas y apre­tad bien fuer­te", de­cía Houe­lle­becq. Y cuan­do uno se em­pe­ña, lo con­si­gue. En su úl­ti­ma no­ve­la, Su­mi­sión, se con­vier­te en una suer­te de pro­fe­ta des­cri­bien­do un fu­tu­ro no muy le­jano (2022) en el que Fran­cia tie­ne un pre­si­den­te mu­sul­mán y el país se is­la­mi­za. Al­gu­nas pro­fe­cías dan mie­di­to…

El pa­sa­do mes de mar­zo, du­ran­te la se­ma­na en la que la no­ve­la se pu­bli­ca­ba en Fran­cia, el se­ma­na­rio Char­lie Heb­do pu­bli­ca­ba una ca­ri­ca­tu­ra del es­cri­tor con el ti­tu­lar: "En 2015 pier­do los dien­tes, en 2022 ha­go Ra­ma­dán". La bro­ma re­sul­tó ma­ca­bra, por­que en esos días tu­vo lu­gar el aten­ta­do is­la­mis­ta que arro­jó 12 muer­tos y, pa­ra el es­cri­tor, la con­de­na de te­ner que ir siem­pre es­col­ta­do.

Des­de que pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la ha­ce ya más de 20 años, Houe­lle­becq pa­re­ce ob­se­sio­na­do por ex­pli­car Fran­cia y el hom­bre con­tem­po­rá­neo, aun­que no siem­pre re­sul­te evi­den­te ba­jo su áci­do pe­si­mis­mo. Su obra re­sul­ta de­mo­le­do­ra, pe­ro su mu­cha ma­la le­che ha arro­ja­do bri­llan­tes no­ve­las: Am­plia­ción del cam­po de ba­ta­lla (1994), Las par­tí­cu­las ele­men­ta­les (1998), Pla­ta­for­ma (2001) o El ma­pa y el te­rri­to­rio (2010). En ellas se vis­lum­bran ecos de Ca­mus, Kaf­ka, Sar­tre, Mann u Or­well, y planean te­mas tan ape­te­ci­bles co­mo la so­le­dad, la muer­te, la en­fer­me­dad, el sui­ci­dio asis­ti­do, la mi­san­tro­pía y el pe­si­mis­mo exis­ten­cial, las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, el se­xo y la de­ca­den­cia so­cial, mo­ral y po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, no de­ja­mos de leer­lo, tal vez por la ex­tra­ña fas­ci­na­ción que a ve­ces nos pro­vo­ca lo que re­cha­za­mos.

Cuan­do pu­bli­có Su­mi­sión el es­cri­tor de­cla­ró a una re­vis­ta fran­ce­sa: "He pro­ce­di­do a una ace­le­ra­ción de la his­to­ria, pe­ro no pue­do de­cir que sea una pro­vo­ca­ción, por­que no di­go co­sas que con­si­de­re fal­sas so­lo pa­ra po­ner ner­vio­sos a los de­más. Con­den­so una evo­lu­ción que, a mi en­ten­der, es ve­ro­sí­mil". Ya ve­re­mos si la his­to­ria del si­glo XXI lle­va­rá el sello del hom­bre que nun­ca se pei­na.

Pla­ta­for­ma

La Ri­viè­re,

SU­MI­SIÓN En su úl­ti­ma no­ve­la (Ana­gra­ma) Houe­lle­becq ima­gi­na una Fran­cia de ré­gi­men is­lá­mi­co tras la vic­to­ria de un nue­vo par­ti­do, Fra­ter­ni­dad Mu­sul­ma­na, en las pre­si­den­cia­les de 2022. LO QUE DE­JÓ EL MA­YO DEL 68 En la crí­ti­ca se cen­tra en los pro­ta­go­nist

PROS­TI­TU­CIÓN "Las pros­ti­tu­tas cum­plen una fun­ción so­cial, por­que sin ellas mu­chos hom­bres fí­si­ca­men­te des­agra­da­bles ja­más se­rían ca­pa­ces de prac­ti­car el se­xo", di­jo el año pa­sa­do. IS­LA­MO­FO­BIA Cuan­do el se­ma­na­rio fran­cés­char­lie su­frió el aten­ta­do, lle­va

Ex­per­to en crear con­tro­ver­sia, co­mo su­ce­de con su úl­ti­ma no­ve­la, Houe­lle­becq de­mues­tra de nue­vo que el es­cán­da­lo siem­pre es ren­ta­ble.

Se bur­la de las re­li­gio­nes des­cri­bien­do un se­mi­na­rio de la sec­ta de los El es­cri­tor con­fe­só en una en­tre­vis­ta que en­con­tra­ba "sim­pá­ti­co" al lí­der de la sec­ta, Clau­de Vo­ril­hon, alias (en la foto) y que sus ideas eran "in­tere­san­tes".

En su pri­mer cor­to­me­tra­je, plan­tea un mun­do des­po­bla­do de hom­bres en el que abun­da­ban es­ce­nas eró­ti­co­sá­fi­cas Sus fan­ta­sías, por cier­to, si­guen por ahí.

AN­TI­LI­BE­RA­LIS­MO En su pri­me­ra no­ve­la,

Ha­bla de las fal­sas de­mo­cra­cias que en­cu­bren dic­ta­du­ras y afir­ma, por ejem­plo, que "Bruselas es el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra una gue­rra ci­vil".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.