The Beatles en Es­pa­ña

GQ (Spain) - - Música -

A las 17:40 ho­ras del jue­ves 1 de ju­lio de 1965 The Beatles ate­rri­za­ron en Ba­ra­jas pa­ra rea­li­zar dos con­cier­tos en Es­pa­ña. El pri­me­ro ten­dría lu­gar el día 2 en la pla­za de to­ros de Las Ven­tas de Ma­drid. El se­gun­do se ce­le­bra­ría la tar­de si­guien­te en La Mo­nu­men­tal de Bar­ce­lo­na. A pe­sar de que por en­ton­ces a su ca­rre­ra to­da­vía le que­da­ban cin­co (ma­ra­vi­llo­sos) años, los Fab Four nun­ca más vol­ve­rían a to­car en es­tas pla­zas. Es­te 2015 se cum­plen 50 años de aque­llas ac­tua­cio­nes, ra­re­zas en un país su­mi­do en una dic­ta­du­ra y po­co o na­da acos­tum­bra­do a dar­le la bien­ve­ni­da a una ban­da in­ter­na­cio­nal. Pú­bli­co y Ré­gi­men fren­te al me­jor con­jun­to de pop de la his­to­ria co­no­ci­da [ver dis­cu­sión]; cua­tro genios lla­ma­dos a cam­biar el mun­do.

El Go­bierno y la po­li­cía fran­quis­ta no que­rían cuen­tas con un gru­po de me­le­nu­dos bri­tá­ni­cos que sem­bra­ban la his­te­ria allí por don­de pi­sa­ban. Si de ellos hu­bie­ra de­pen­di­do, Lennon, Mccart­ney, Starr y Ha­rri­son ja­más hu­bie­ran vi­si­ta­do Es­pa­ña. De he­cho, los car­te­les y las en­tra­das es­tu­vie­ron em­bar­ga­dos por el Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción has­ta sie­te días an­tes del even­to. Sin em­bar­go, los cua­tro de Li­ver­pool ha­bían si­do re­co­no­ci­dos se­ma­nas atrás por la mis­mí­si­ma rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra co­mo miem­bros de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co y que­da­ba feo ne­gar­le la en­tra­da a los em­ba­ja­do­res más im­por­tan­tes que Al­bión te­nía en aque­lla épo­ca. Y pa­ra qué en­ga­ñar­nos, las ins­ti­tu­cio­nes no te­nían mo­ti­vos pa­ra re­cha­zar a The Beatles: las can­cio­nes que in­ter­pre­ta­ban en 1965 no lla­ma­ban pre­ci­sa­men­te a la re­bel­día, sino a bai­lar y a enamo­rar­se, y su com­por­ta­mien­to du­ran­te la gi­ra es­ta­ba sien­do ejem­plar.

Tras ate­rri­zar en la ca­pi­tal (al ae­ro­puer­to acu­die­ron unos 200 se­gui­do­res que lo­gra­ron sor­tear el des­plie­gue po­li­cial y arro­par­les du­ran­te su pa­seo en Ca­di­llac has­ta el cen­tro), vi­si­ta­ron un ta­blao fla­men­co y po­co des­pués se re­gis­tra­ron en el ho­tel Gran Me­liá Fé­nix pa­ra des­can­sar. En la ma­ña­na si­guien­te, la del día 2, ofre­cie­ron una rue­da de prensa –so­lo un pe­rio­dis­ta lo­gra­ría una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con ellos [ver re­vis­ta Fo­no­ra­ma]– an­tes de acu­dir al co­so ma­dri­le­ño. Allí úni­ca­men­te les es­pe­ra­ban 5.000 per­so­nas. Tres mo­ti­vos jus­ti­fi­can es­ta ba­ja asis­ten­cia: 1) Aquí se les co­no­cía has­ta cier­to pun­to. Ha­cer­se con uno de sus dis­cos era ta­rea com­pli­ca­da y ni de le­jos te­nían la po­pu­la­ri­dad de la que dis­fru­ta­ban en el res­to de la Eu­ro­pa li­bre (un da­to: mien­tras en el Reino Unido se ven­dían 900.000 co­pias de sus ele­pés, en Es­pa­ña la ci­fra no lle­ga­ba a los 3.000). 2) El pre­cio de las en­tra­das: des­de 75 pe­se­tas las de gra­de­río (las más ba­ra­tas) has­ta 400 las de are­na (las más ca­ras). En cual­quier ca­so, un di­ne­ral pa­ra la épo­ca. 3) Los al­re­de­do­res de la pla­za y las bo­cas de me­tro de la zo­na es­ta­ban re­ple­tas de gri­ses y de po­li­cía mon­ta­da dis­pues­ta a car­gar si veía a gru­pos de más de cin­co per­so­nas. En cier­to mo­do, el mie­do ga­nó la ba­ta­lla [ver Re­pre­sión fran­quis­ta].

Una vez den­tro del re­cin­to, The Beatles tu­vie­ron de te­lo­ne­ros, en­tre otros, a Los Pe­ke­ni­kes ya To­rre­bruno. Arran­ca­ron su es­pec­tácu­lo con Twist and Shout y lo ce­rra­ron con Long Tall Sally. En­tre me­dias in­ter­pre­ta­ron ol­dies but goldies co­mo A Hard Day's Night o Tic­ket to Ri­de. El so­ni­do fue pau­pé­rri­mo, aun­que lo real­men­te im­por­tan­te era su pre­sen­cia so­bre las ta­blas. Por la no­che, de vuel­ta en el ho­tel, Ma­nuel Be­ní­tez el Cor­do­bés se pre­sen­tó con un fo­tó­gra­fo pa­ra in­mor­ta­li­zar­se con ellos, pe­ro los mú­si­cos dor­mían y el ma­ta­dor re­gre­sa­ría a su ca­sa sin foto y con ca­ra de po­cos ami­gos. De la pe­lí­cu­la que teó­ri­ca­men­te iban a pro­ta­go­ni­zar jun­tos los cin­co no se vol­ve­ría a sa­ber na­da.

A la ma­ña­na si­guien­te pu­sie­ron rum­bo a Bar­ce­lo­na y se alo­ja­ron en el ho­tel Ave­ni­da Pa­la­ce, de don­de tu­vie­ron que sa­lir por la puer­ta de ser­vi­cio por­que la ca­lle es­ta­ba co­lap­sa­da por beatle­ma­nía­cos. Tras las fo­tos y com­pro­mi­sos de ri­gor les con­du­je­ron has­ta la are­na don­de to­ca­rían an­te un pú­bli­co más nu­me­ro­so. Esa vez tu­vie­ron co­mo ar­tis­tas in­vi­ta­dos a los ce­le­bé­rri­mos Si­rex y el con­cier­to pon­dría el pun­to y final a su gi­ra eu­ro­pea. En Es­pa­ña, no obs­tan­te, aca­ba­ban de plan­tar la se­mi­lla de su pro­pia his­to­ria. Nun­ca más vol­ve­ría­mos a ver­les jun­tos y de cer­ca, pe­ro ya na­die po­dría ne­gar la ma­yor: aque­llos cua­tro me­le­nu­dos eran el ma­yor su­ce­so mu­si­cal que vi­vi­ría el si­glo XX.

GQUOTES

• "¿Tie­nen ase­gu­ra­do el pe­lo?", les pre­gun­tó un pe­rio­dis­ta du­ran­te su es­tan­cia en Ma­drid. Su res­pues­ta fue con­tun­den­te: "No". • "Es­tu­vie­ron muy sim­pá­ti­cos. In­clu­so po­sa­ron con los tri­cor­nios de la Guar­dia Ci­vil, al­go que na­die se atre­vía a ha­cer en aque­lla épo­ca", ase­gu­ró tiem­po des­pués un em­plea­do del ho­tel Ave­ni­da Pa­la­ce de Bar­ce­lo­na. • "Les te­nía­mos co­mo un mi­to, pe­ro com­pro­ba­mos que tam­bién eran de car­ne y hue­so", re­cuer­da To­ni Luz, miem­bro de Los Pe­ke­ni­kes.

beach

clubs, es la con­sig­na. Te es­pe­ra­mos en Us­huaïa (Ibi­za), Pu­ro Beach (Ma­llor­ca), Nik­ki Beach (Mar­be­lla), Pla­ya de la Luz (Cá­diz), Bran­ka (San Se­bas­tián) o en La De­li­cio­sa, Vai Moa­na, Blue, Mo­kai o Moma (Bar­ce­lo­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.