Có­mo so­bre­vi­vir al ve­rano sin be­ber ni una go­ta de al­cohol

A pe­sar de lo que veas a tu al­re­de­dor, una vi­da sin al­cohol es po­si­ble, aun­que qui­zá el ve­rano es la épo­ca más di­fí­cil pa­ra re­sis­tir­se a la ten­ta­ción de Ba­co. Pe­ro si es­tás de­ci­di­do, no­so­tros te ayu­da­mos.

GQ (Spain) - - Gq Listas -

1. En pri­mer lu­gar de­bes es­tar se­gu­ro de tu decisión y asi­mi­lar que de ver­dad quie­res ha­cer­lo. Es muy im­por­tan­te pa­ra po­der su­pe­rar el ve­rano sin be­ber. 2. ¿Es­tás se­gu­ro? 3. ¿De ver­dad es­tás se­gu­ro? 4. ¿Por qué que­rrías ha­cer al­go así? ¿Eres cons­cien­te de que no vas a po­der to­mar­te ni una mí­se­ra cer­ve­za, ni un tin­to de ve­rano? 5. Va­le, va­le, co­mo tú veas. Si lo tie­nes cla­ro, pro­si­ga­mos. 6. Acos­túm­bra­te a que te ha­gan pre­gun­tas co­mo si te hu­bie­ran en­con­tra­do en la es­ce­na de un cri­men con un cu­chi­llo en­san­gren­ta­do en la mano. La gen­te sien­te cu­rio­si­dad por la gen­te co­mo tú. 7. La gen­te nor­mal, la que be­be. 8. No es­ta­mos sien­do na­da par­cia­les, nos re­mi­ti­mos a es­ta­dís­ti­cas y da­tos. Pe­ro te com­pren­de­mos (bueno, no tan­to) y va­mos a ayu­dar­te. 9. In­ven­ta una his­to­ria pa­ra cuan­do te pre­gun­ten. O me­jor, in­ven­ta cin­co his­to­rias di­fe­ren­tes pa­ra con­fun­dir al per­so­nal, así se­rá to­do mu­cho más di­ver­ti­do. 10. Y te­nien­do en cuen­ta que no vas a be­ber, pro­ba­ble­men­te vas a ne­ce­si­tar di­ver­sión. 11. Por ejem­plo, pue­des de­cir que no be­bes por­que de pe­que­ño te caís­te en un bi­dón de una plan­ta de des­ti­la­ción y le co­gis­te ma­nía. Es­ta ade­más te ser­vi­ría pa­ra jus­ti­fi­car tus mu­chos cam­bios de hu­mor. 12. Tam­bién pue­des de­cir que no be­bes al­cohol por­que hi­cis­te una pro­me­sa a [in­ser­ta una vir­gen aquí u otra fi­gu­ra re­li­gio­sa] de que de­ja­rías de be­ber si vol­vía Star Wars. 13. A tu ma­dre pue­des de­cir­le que has de­ja­do de be­ber por­que la quie­res. Siem­pre es­tá bien de­cir­le a tu ma­dre que la quie­res. 14. Si eres un po­co lis­to, pue­des ale­gar mo­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra ha­ber de­ja­do de be­ber. Con suer­te las ce­nas con los ami­gos em­pe­za­rán a sa­lir­te gra­tis. Hay que ser muy po­bre pa­ra de­jar de be­ber. 15. Que­re­mos de­cir, un li­tro de cer­ve­za cues­ta me­nos que un ca­fé (co­sas que pa­san). 16. Desa­yu­nar cer­ve­za, por otro la­do, no es na­da re­co­men­da­ble y, no, des­de es­ta re­vis­ta no apo­ya­mos ta­les com­por­ta­mien­tos. Ade­más, las ga­lle­tas no se po­nen igual de blan­di­tas. 17. Va­le, ya han de­ja­do de pre­gun­tar­te o lo tie­nes con­tro­la­do. Aho­ra hay que pen­sar qué vas a ha­cer pa­ra lle­var una vi­da nor­mal a pe­sar de es­te li­ge­ro con­tra­tiem­po. 18. Na­da de re­fres­cos o zu­mos. Sus­ti­tu­ye las be­bi­das al­cohó­li­cas cuan­do es­tés con tus ami­gos por otras mu­cho más exó­ti­cas co­mo el mos­to, la gra­na­di­na o la le­che con ca­ne­la y li­món. 19. Va­cía las bo­te­llas de tus ami­gos y re­llé­na­las con agua sin que se en­te­ren. Así no te sen­ti­rás des­pla­za­do. 20. Si por un ca­sual tie­nes ami­gos que be­ban más de dos li­tros de al­cohol al día, pue­de que in­clu­so los ayu­des a con­ver­tir­se en su­per­mo­de­los. 21. Aun­que tam­bién de­be­rías plan­tear­te ha­cer­les una in­ter­ven­ción. 22. En las dis­co­te­cas, pá­sa­te al mercado ne­gro de las con­su­mi­cio­nes de la en­tra­da. Pá­ga­te una be­bi­da sin al­cohol y haz fluc­tuar el pre­cio de tu con­su­mi­ción ex­tra en fun­ción de las ne­ce­si­da­des y el es­ta­do de em­bria­guez de tus acom­pa­ñan­tes. 23. Si eres ca­paz de aguan­tar has­ta que cie­rren la dis­co­te­ca, en un par de se­ma­nas tie­nes pa­ra al­qui­lar­te un ve­le­ro (pe­que­ñi­to, eso sí). 24. De­dí­ca­te a do­cu­men­tar con mi­mo y ahín­co to­do lo que acon­tez­ca en tus no­ches de fies­ta y ate­so­ra to­do el ma­te­rial que con­si­gas. Nun­ca sa­bes si al­guno de tus ami­gos pue­de aca­bar de­di­cán­do­se a la po­lí­ti­ca o apa­re­cien­do en las por­ta­das de la prensa ro­sa. 25. ¿Es­tás se­gu­ro de que quie­res se­guir con es­to? Mi­ra que to­da­vía es­tás a tiem­po. 26. Va­le. VA­LE. Ya pa­ra­mos. 27. Co­mien­za a lle­var una vi­da sa­na y cohe­ren­te con es­ta nue­va decisión. Pue­des ir al gim­na­sio los sá­ba­dos y los do­min­gos por la ma­ña­na y apro­ve­char que es­tá va­cío aho­ra que no tie­nes re­sa­ca. 28. Pue­des ha­cer na­ta­ción sin mie­do a aho­gar­te. 29. De he­cho, es me­jor que ha­gas pla­nes so­lo los fi­nes de se­ma­na por la ma­ña­na por­que tus ami­gos no van a es­tar muy por la la­bor. 30. Uti­li­za tu con­di­ción de abs­te­mio co­mo es­tra­te­gia pa­ra rom­per el hie­lo a la ho­ra de li­gar, co­mo ha­cen los ve­ga­nos o los run­ners. 31. Ve echan­do to­do el di­ne­ro que vas aho­rran­do al no to­mar al­cohol en una hu­cha y pla­nea un via­je pa­ra oto­ño… 32. A la Ok­to­ber­fest, por ejem­plo.

Lea­ving Las Ve­gas

LI­TROS DE AL­COHOL CO­RREN POR MIS VE­NAS, MU­JER Si tus ami­gos son co­mo Ni­co­las Ca­ge en tie­nes dos op­cio­nes: o cam­bias de ami­gos o de­jas de es­cu­char a Ama­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.