VIR­TUO­SA ELE­GAN­CIA

Se lla­ma Char­lie Siem y a su in­men­so ta­len­to se su­ma un atrac­ti­vo in­ne­ga­ble. Es­te vio­li­nis­ta con he­chu­ras de mo­de­lo nos ga­nó a la ter­ce­ra pre­gun­ta.

GQ (Spain) - - Ellos -

Me sien­to un pri­vi­le­gia­do por ha­ber en­con­tra­do des­de tan jo­ven al­go en lo que cen­trar­me y con lo que dis­fru­to". Son las pa­la­bras de Char­lie Siem (Lon­dres, 1986) cuan­do le pre­gun­ta­mos por sus orí­ge­nes. Em­pe­zó a to­car el vio­lín a los 5 años y con 18 ya ha­bía de­bu­ta­do con la mis­mí­si­ma Ro­yal Phil­har­mo­nic Or­ches­tra. Hoy, acom­pa­ña­do de su in­sus­ti­tui­ble Guarneri del Ge­su –vio­lín en­sam­bla­do en 1735–, es to­do un re­fe­ren­te de la mú­si­ca clá­si­ca y la nue­va ima­gen de Boss Mens­wear. Coin­ci­di­mos con él en la reaper­tu­ra de la Boss Sto­re de Bond Street, epi­cen­tro del buen gus­to en cla­ve mas­cu­li­na de la ca­pi­tal del Tá­me­sis. GQ: Mi­tad no­rue­go, mi­tad bri­tá­ni­co. ¿Qué san­gre man­da so­bre la otra? CHAR­LIE SIEM: Sien­to que soy un ciu­da­dano del mun­do y que no es­toy an­cla­do a nin­gún lu­gar en par­ti­cu­lar. El vio­li­nis­ta no­rue­go Ole Bull es fa­mi­liar mío. Y con mi abue­la in­gle­sa, que era ac­triz, com­par­to el sen­ti­mien­to a la ho­ra de ac­tuar. Aun así, pre­fie­ro pen­sar que so­mos no­so­tros los que de­fi­ni­mos nues­tra pro­pia iden­ti­dad y que no es una cues­tión de he­ren­cia. GQ: ¿Cuál crees que es tu prin­ci­pal cua­li­dad co­mo vio­li­nis­ta? C. S.: In­ten­to ser lo más sin­ce­ro po­si­ble con mi per­so­na­li­dad ar­tís­ti­ca. GQ: ¿Eres cons­cien­te de que for­mas par­te de esa ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que es­tá re­no­van­do la ima­gen, an­tes eli­tis­ta y al­go ran­cia, de la mú­si­ca clá­si­ca? C. S.: Vi­vi­mos en un mun­do do­mi­na­do por la cul­tu­ra pop, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les por lo que, si que­re­mos lle­gar a la gen­te, de­be­mos ha­blar el mis­mo idio­ma… aun­que has­ta cier­to pun­to. Me gus­ta cui­dar mi ima­gen y co­la­bo­rar con otros ar­tis­tas aje­nos a la clá­si­ca, siem­pre y cuan­do mi tra­yec­to­ria no se vea com­pro­me­ti­da. GQ: ¿Cuá­les son los clá­si­cos que no fal­tan en tu ar­ma­rio? C. S.: Lo ten­go cla­ro. Ca­mi­sas de al­go­dón blan­cas y azul cla­ro. GQ: ¿Có­mo ha de ser el tra­je per­fec­to se­gún Char­lie Siem? C. S.: Tie­ne que que­dar bien y no ser de­ma­sia­do re­car­ga­do. La gen­te de­be fi­jar­se en la per­so­na, no en el tra­je.

POR AMY G.WI­LLIAMS Char­lie Siem vis­te tra­je, ca­mi­sa, cor­ba­ta y pañuelo, to­do Boss Mens­wear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.