Or­den y (des)con­cier­to

Car­lo Gior­da­net­ti es el di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma de re­lo­jes más efer­ves­cen­te de Sui­za. Ba­jo su man­do, Swatch se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia en las ca­lles y en el mun­do del ar­te.

GQ (Spain) - - Entrevista - EL PLA­TO FUER­TE

Car­lo Gior­da­net­ti es el ho­mó­lo­go cuer­do de Fe­li­pe V de Es­pa­ña. No lle­ga al ex­tre­mo de que­rer ca­bal­gar so­bre los ca­ba­llos de los ta­pi­ces ni per­si­gue los fan­tas­mas de pa­la­cio en­sar­tan­do la es­pa­da al ai­re, pe­ro en la re­gia in­dus­tria en la que se mue­ve sus ac­cio­nes irra­dian el mis­mo asom­bro. Po­cos di­rec­to­res crea­ti­vos os­ten­tan tan­to po­der y dis­fru­tan de tan­ta li­ber­tad co­mo él, qui­zá por­que no to­dos tie­nen el ca­ris­ma y la vi­sión de quien ha sa­bi­do po­ner en ho­ra el al­ma de Swatch. El pue­blo y la aris­to­cra­cia rin­den plei­te­sía a es­te so­be­rano im­pre­vi­si­ble y ge­nial, ba­jo cu­ya re­gen­cia las fron­te­ras en­tre lo po­si­ble y lo im­po­si­ble se han eva­po­ra­do en fa­vor de un im­pe­rio mar­ca­do por la fe­li­ci­dad y la pun­tua­li­dad co­lec­ti­vas. Gior­da­net­ti im­pri­me a sus re­lo­jes la do­sis jus­ta de in­co­rrec­ción, tec­no­lo­gía y buen di­se­ño. Y co­mo to­do buen rey, tie­ne ver­da­de­ra de­bi­li­dad por el ar­te. Una ob­se­sión que le ha lle­va­do a co­me­ter ver­da­de­ras lo­cu­ras en su nom­bre. Des­de ha­ce tres edi­cio­nes la Bie­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ve­ne­cia, qui­zá la ci­ta no co­mer­cial más im­por­tan­te del uni­ver­so crea­dor, dis­fru­ta de su pa­tro­ci­nio. La ci­ta de es­te año se inau­gu­ró el pa­sa­do mes de ma­yo. Allí fui­mos a pe­dir au­dien­cia a su ex­ce­len­cia. Y, de pa­so, a vi­gi­lar su gra­do de cor­du­ra.

dis­fru­tar de una se­lec­ción de obras fi­nan­cia­das por or­ga­nis­mos pú­bli­cos y em­pre­sas pri­va­das que no per­si­guen un fin lu­cra­ti­vo. Afor­tu­na­da­men­te no to­do el mun­do pien­sa de la mis­ma for­ma. "Co­la­bo­rar con una ins­ti­tu­ción co­mo la Bie­nal de Ve­ne­cia nos obli­ga a mar­car­nos unos es­tán­da­res muy elevados", ase­gu­ra Gior­da­net­ti. Es, a to­das lu­ces, una alian­za que be­ne­fi­cia a am­bos. Co­mo di­rían los an­glo­sa­jo­nes, un win-win. El com­pro­mi­so de la fir­ma con el ar­te y, en par­ti­cu­lar, con los ar­tis­tas, lle­va años ma­te­ria­li­zán­do­se en ini­cia­ti­vas co­mo la Swatch Art Pea­ce Ho­tel de Shang­hái, una es­pe­cie de re­si­den­cia de ta­len­tos don­de nom­bres co­mo Lu­ca Bray o Chia­ra Luz­za­na han en­con­tra­do el con­tex­to idó­neo pa­ra dar rien­da suel­ta a sus ob­se­sio­nes. Esas obras es­tán pre­sen­tes en el pa­be­llón que la fir­ma re­lo­je­ra ha dispuesto en el es­pa­cio Ar­se­na­le de la Bie­nal. "Aquí es don­de no­so­tros mar­ca­mos la di­fe­ren­cia co­mo pa­tro­ci­na­do­res, pues no nos li­mi­ta­mos a fa­ci­li­tar fon­dos sino que ade­más te­ne­mos al­go que con­tar", ex­pli­ca Gior­da­net­ti. Ade­más del pa­be­llón que han ce­di­do a los ar­tis­tas de la ca­sa, Swatch ha po­sa­do sus agu­jas en una de las re­fe­ren­cias más ce­le­bra­das del ar­te ac­tual, la por­tu­gue­sa Joa­na Vas­con­ce­los. El jar­dín del edén es el nom­bre que re­ci­be la ins­ta­la­ción que ha crea­do pa­ra la fir­ma en Ve­ne­cia, una apues­ta tan tur­ba­do­ra co­mo cau­ti­va­do­ra que se com­po­ne de un es­ce­na­rio oní­ri­co so­bre una ba­se de flo­res lu­mi­no­sas. Sin du­da, una de las obras más agu­das de la Bie­nal. "La gen­te alu­ci­na cuan­do en­tra en ella y se da cuen­ta de que una ins­ta­la­ción tan ge­nui­na ha si­do desa­rro­lla­da ba­jo el pa­ra­guas de uno de los pa­tro­ci­na­do­res", afir­ma Gior­da­net­ti. La ex­cen­tri­ci­dad del rey me­ce­nas re­bo­sa lo­cu­ra e in­ge­nio. Y mu­cho ol­fa­to.

UN TI­PO CON EX­PE­RIEN­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.