So­bre rolex y la velocidad

Via­ja­mos al Gran Pre­mio de Es­pa­ña del Mun­dial de Fór­mu­la 1 pa­ra cons­ta­tar la es­tre­cha vin­cu­la­ción de la gran fir­ma re­lo­je­ra con el au­to­mo­vi­lis­mo. Una pa­sión que vie­ne de le­jos.

GQ (Spain) - - Entrevista -

La re­la­ción de Rolex con el au­to­mo­vi­lis­mo y la velocidad da­ta de los años 30. Un tiem­po en el que sen­ta­ron las ba­ses de un fruc­tí­fe­ro tán­dem en el que pri­man as­pi­ra­cio­nes co­mo la pre­ci­sión y el má­xi­mo ren­di­mien­to. Des­de en­ton­ces la fir­ma re­lo­je­ra co­la­bo­ra con las prin­ci­pa­les com­pe­ti­cio­nes au­to­mo­vi­lís­ti­cas, de la Fór­mu­la 1 a even­tos clá­si­cos –co­mo el Good­wood Re­vi­val de Chi­ches­ter (en West Sus­sex, In­gla­te­rra), el Peb­ble Beach Con­cours D'ele­gan­ce o la Mon­te­rey Clas­sic Car Week (am­bas en Ca­li­for­nia)–, pa­san­do por las ca­rre­ras de re­sis­ten­cia más im­por­tan­tes del mun­do –co­mo las 24 Ho­ras de Le Mans (Paí­ses del Loi­ra) o las 24 Ho­ras de Day­to­na (Flo­ri­da)–.

Rolex se con­vir­tió en so­cio mun­dial de la F1 y en re­loj oficial de es­ta com­pe­ti­ción en 2013. Allí don­de Ber­nie Ec­cles­to­ne le­van­te su cir­co es­tá la pres­ti­gio­sa ca­sa sui­za: 19 ca­rre­ras, 19 paí­ses, cin­co con­ti­nen­tes. Tras Aus­tra­lia, Ma­la­sia, Chi­na, Ba­réin, Es­pa­ña, Mó­na­co, Ca­na­dá y Aus­tria; aun nos que­dan Gran Bretaña, Hun­gría, Bél­gi­ca, Ita­lia, Sin­ga­pur, Ja­pón, Ru­sia, EE UU, Mé­xi­co, Brasil y Abu Da­bi pa­ra di­lu­ci­dar quién se lle­va la glo­ria, la ter­na Ros­berg-vet­tel-ha­mil­ton (eso sí, se­gui­mos abier­tos a sor­pre­sas, por no de­cir mi­la­gros).

Vol­vien­do la vis­ta al Cir­cui­to de Mont­me­ló y a la ca­rre­ra del pa­sa­do ma­yo, es­te año asis­ti­mos a la pri­me­ra co­la­bo­ra­ción, vía Rolex, de la pres­ti­gio­sa jo­ye­ría Wem­pe con la F1. Fun­da­da en Ham­bur­go en oc­tu­bre de 1905 y con tien­da en Ma­drid (c/ Se­rrano, 58), Wem­pe ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­vi­tar en ex­clu­si­va a gran­des co­lec­cio­nis­tas de Rolex. "Pa­ra ellos y pa­ra no­so­tros ha si­do una ex­pe­rien­cia úni­ca. Par­ti­ci­par en un even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, real­men­te di­fí­ci­les de igua­lar, siem­pre es va­lo­ra­do de una for­ma muy po­si­ti­va. Al final es lo que bus­ca­mos: ofre­cer siem­pre a nues­tros clien­tes al­go ex­clu­si­vo y es­pe­cial, ex­ce­len­te", apun­tan des­de la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.