RA­CHEL MCA­DAMS

GQ (Spain) - - De Firma - ALE­XEI HAY

• MU­CHO SE HA­BLA ÚL­TI­MA­MEN­TE de los mi­lle­ni­nals. So­ció­lo­gos –li­cen­cia­dos y es­po­rá­di­cos– se en­zar­zan en eter­nas dis­cu­sio­nes so­bre quié­nes son, qué les in­tere­sa, có­mo lle­gar a ellos. Y na­die has­ta aho­ra se ha da­do cuen­ta de que exis­te un mí­ni­mo co­mún múl­ti­plo, un be­llo hi­lo con­duc­tor, que define a to­da es­ta ge­ne­ra­ción: si al­gu­na vez has ama­do a Ra­chel Mca­dams (o la has odia­do, o la has te­mi­do, o te ha ro­to el co­ra­zón), pue­des con­si­de­rar­te par­te de es­te co­lec­ti­vo so­cial que define las re­glas de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal con­tem­po­rá­nea.

La ac­triz, que se ga­nó un hue­co en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la ge­ne­ra­ción na­ci­da des­pués de 1980 con tí­tu­los inol­vi­da­bles co­mo Chi­cas ma­las o El dia­rio de Noah, es hoy una de las in­tér­pre­tes más po­li­fa­cé­ti­cas de nues­tro tiem­po. Así lo de­mues­tran los es­tre­nos que nos tie­ne re­ser­va­dos pa­ra es­te ve­rano: pa­ra em­pe­zar, la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie de cul­to True De­tec­ti­ve (que emi­te Ca­nal+ des­de el 21 de ju­nio); el 24 de ju­lio, To­do sal­drá bien, del ce­le­bra­do rea­li­za­dor ale­mán Wim Wen­ders; y en sep­tiem­bre, Aloha, la nue­va co­me­dia ro­mán­ti­ca de Ca­me­ron Cro­we, en la que com­par­te pro­ta­go­nis­mo con Brad­ley Coo­per y Em­ma Sto­ne.

Y ha­brá más (South­paw jun­to a Ja­ke Gy­llen­haal y Spotlight, con Mark Ruf­fa­lo y Mi­chael Kea­ton, am­bas tam­bién pa­ra es­te año), pe­ro pa­ra no abru­mar­te qué­da­te con es­ta idea: a sus 36 años, la ac­triz ca­na­dien­se es­tre­na­rá en me­nos de tres me­ses un dra­ma po­li­cia­co pa­ra te­le­vi­sión, una pe­lí­cu­la de au­tor en 3D y una his­to­ria de amor con tin­tes de ta­qui­lla­zo. No hay una di­va en Holly­wood con la ver­sa­ti­li­dad de Mca­dams. ¿Pe­ro có­mo se ha con­ver­ti­do la chi­ca que es­ta­ba lla­ma­da a ser la nue­va Ju­lia Ro­berts en un ca­ma­león in­ter­pre­ta­ti­vo ado­ra­do por crí­ti­ca y pú­bli­co?

"Quie­res que los es­pec­ta­do­res te vean in­ter­pre­tan­do to­do ti­po de per­so­na­jes. Si pien­san que so­lo va­les pa­ra ha­cer un pa­pel, es muy di­fí­cil que te sal­gan pro­yec­tos di­fe­ren­tes", ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta re­cien­te. Es­ta fue la con­clu­sión a la que lle­gó en 2005, cuan­do era una it girl que co­pa­ba las por­ta­das de las re­vis­tas más in­flu­yen­tes del mun­do. Aca­ba­ba de es­tre­nar De bo­da en bo­da y no es­ta­ba con­ten­ta con el ca­riz que es­ta­ban to­man­do las co­sas. "Fue co­mo una es­pe­cie de re­plan­tea­mien­to y con­ti­nua­ción, pen­sar có­mo que­ría que fue­se mi éxi­to", re­cuer­da.

Así que dio un gol­pe de ti­món a su tra­yec­to­ria, adop­tó un per­fil ba­jo, y em­pe­zó a cons­truir una fil­mo­gra­fía en la que ca­bían des­de gé­ne­ros en los que ya se desen­vol­vía con sol­tu­ra (co­me­dia y dra­ma ro­mán­ti­co), has­ta in­cur­sio­nes en nue­vos te­rri­to­rios, co­mo la ac­ción (Sher­lock Hol­mes), los th­ri­llers (El hom­bre más bus­ca­do) o el ci­ne de cor­te ar­tís­ti­co (Mid­night in Pa­ris).

Y su es­tra­te­gia dio re­sul­ta­do: hoy Ra­chel Mca­dams no so­lo es una de las ac­tri­ces más co­ti­za­das de la in­dus­tria, sino que ade­más se ha ga­na­do el res­pe­to de los nom­bres más in­flu­yen­tes del ci­ne y la te­le­vi­sión. Co­mo el crea­dor de True De­tec­ti­ve, Nic Piz­zo­lat­to, que pen­só en ella pa­ra en­car­nar a la com­pro­me­ti­da y ator­men­ta­da de­tec­ti­ve Ani Bez­ze­ri­des, en­car­ga­da de in­ves­ti­gar el bru­tal ase­si­na­to de un po­lí­ti­co co­rrup­to en es­ta nue­va tem­po­ra­da de la se­rie de HBO. "Bus­ca­ba una ac­triz que no fue­se ex­tre­ma o que, al me­nos, no se la per­ci­bie­se co­mo tal. Ra­chel pro­yec­ta luz y ca­lor, y si cu­bri­mos esa esen­cia con los me­ca­nis­mos de de­fen­sa y agre­sión que su per­so­na­je ha­bría desa­rro­lla­do pa­ra so­bre­vi­vir, el re­sul­ta­do es una in­ter­pre­ta­ción lle­na de ma­ti­ces y dis­tin­tos ni­ve­les de lec­tu­ra", ex­pli­ca.

Y así es có­mo, des­pués de enamo­rar­te, irri­tar­te, ha­cer­te reír (y llo­rar), des­con­cer­tar­te y sor­pren­der­te, Ra­chel Mca­dams no so­lo se ga­nó tu co­ra­zón, sino tam­bién tu res­pe­to.

POR IA­GO DA­VI­LA

O có­mo pa­sar de ser la no­via de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial a pro­ta­go­nis­ta de la nue­va en­tre­ga de True De­tec­ti­ve. Es­ta es la trans­for­ma­ción de la peor de

las chi­cas ma­las en una de las me­jo­res ac­tri­ces de nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.