Ca­be­za siem­pre en mó­vil

GQ (Spain) - - Motor -

De vez en cuan­do cir­cu­la por Twitter una foto de cha­va­les sen­ta­dos en un mu­seo mi­ran­do sus mó­vi­les. Pro­vo­ca siem­pre un re­vue­lo muy pu­ri­tano. No hay co­sa que más exal­te a los guar­dia­nes de la tra­di­ción que la pre­ca­rie­dad mo­ral del pro­gre­so. Cuan­do Jor­ge Man­ri­que es­cri­bió "cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor", lo ha­cía llo­ran­do a su pa­dre, no al tiem­po de la pie­dra. Man­ri­que nos que­ría a to­dos vi­vos y con 4G.

A mí la de esos chi­cos del mu­seo me pa­re­ce una ima­gen be­llí­si­ma. Pri­me­ro por­que me gus­ta ima­gi­nar que es­tán con­sul­tan­do su Tin­der, que es bas­tan­te más apro­ve­cha­ble a su edad que Ve­láz­quez. Se­gun­do, por­que qui­zás es­tán ha- cien­do al­go ca­da vez más nor­mal: leer to­do lo po­si­ble so­bre el cua­dro que tie­nen de­lan­te des­pués de con­tem­plar­lo, que es lo que ha­ce­mos cuan­do al­go nos gus­ta mu­cho, in­clui­da nues­tra no­via. Y ter­ce­ro, que a mí la ima­gen de un chi­co con la mi­ra­da pe­ga­da a una pan­ta­lla de mó­vil siem­pre me ha pa­re­ci­do una se­ñal de ci­vi­li­za­ción, de que el tiem­po co­rre y ade­más co­rre pa­ra bien.

Des­de ha­ce tiem­po leo los pe­rió­di­cos en el mó­vil. Lo ha­go en el me­tro, en el ta­xi, en la co­la de un su­per­mer­ca­do o en un se­má­fo­ro en ro­jo, co­mo el poe­ta. Lle­vo li­bros en el mó­vil, li­bros que a ve­ces me pon­go a leer por abu­rri­mien­to o por pa­sión, fre­cuen­te­men­te en las na­ri­ces de al­guien. Cuan­do voy por la ca­lle o en­tro en un bar, o me pa­ro en un ar­bus­to es­pe­ran­do se­xo, o voy a pes­car con mi so­brino, y al­go me lla­ma la aten­ción, aga­rro el mó­vil y lo bus­co y me in­for­mo.

Tam­bién ten­go al­gún jue­go y na­ve­go sin rum­bo por pá­gi­nas de idio­mas por in­ven­tar. Eso cuan­do no es­toy es­cri­bien­do what­sapps, res­pon­dien­do co­rreos o es­cri­bien­do al­gún ar­tícu­lo, o sea, tra­ba­jan­do. Son mu­chas ho­ras pe­ga­das a la pan­ta­lla del mó­vil, si bien cuan­do es­toy en ca­sa uso la ta­ble­ta. La cues­tión es te­ner la ca­be­za aga­cha­da pa­ra pro­vo­car el res­que­mor de quien se cru­ce con­mi­go, pues por al­gún mo­ti­vo pien­sa que pa­so seis ho­ras al día mi­ran­do fi­ja­men­te la agenda.

"Cuan­do Jor­ge Man­ri­que es­cri­bió 'cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor' lo ha­cía llo­ran­do a su pa­dre, no al tiem­po de la pie­dra"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.