Ha­chas afi­la­das DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE VE­RANO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

HAY UN MI­CRO­RRE­LA­TO de Ale­jan­dro Jo­do­rowsky –ca­si tan cor­to co­mo ese de Au­gus­to Monterroso y el di­no­sau­rio– que di­ce tal que así: "El ha­cha en­tra al bos­que y los ár­bo­les rumoran: 'No pue­de ser ma­la, su man­go es de los nues­tros'". [Se­gun­dos pa­ra re­fle­xio­nar]. Me ima­gino que al­go se­me­jan­te o muy pa­re­ci­do pue­den pen­sar al­gu­nos de nues­tros gran­des mi­tos (de­por­tis­tas, ci­neas­tas, li­te­ra­tos, ar­tis­tas…) cuan­do ven des­fi­lar an­te su puer­ta de­ce­nas de plu­mas y len­guas afi­la­das pres­tas y dis­pues­tas a ha­cer al mí­ni­mo tras­piés –por se­guir con la ima­gen del cuen­to– le­ña del ár­bol caí­do. "No pue­den ser ma­los", quie­ren creer. "Son de los nues­tros". Pe­ro no siem­pre es así.

Vi­vi­mos en un país de le­ña­do­res. Nos en­can­ta. Al­gu­nos di­rían que es nues­tro de­por­te na­cio­nal. La co­sa va más o me­nos así, en es­te or­den. Pri­me­ro, dis­fru­ta­mos vien­do na­cer y cre­cer al ár­bol (si es des­de pe­que­ñi­to, me­jor). Lue­go, lo va­mos acom­pa­ñan­do en su de­sa­rro­llo, ilu­sio­na­dos, con­tem­plan­do co­mo sus ra­mas suben y suben po­co a po­co has­ta to­car el cie­lo. A ve­ces, in­clu­so, exa­ge­ra­mos una piz­qui­ta su ta­ma­ño y pro­cla­ma­mos a los cua­tro vien­tos que es el más ver­de y fron­do­so de to­dos los bos­ques del mun­do. Lo sen­ti­mos co­mo nues­tro. Lo ad­mi­ra­mos con or­gu­llo. Pe­ro lle­ga un día que, abu­rri­dos, com­pro­ba­mos que su co­pa ha to­ca­do te­cho; el tron­co em­pie­za a tor­cer­se y su som­bra ya no nos re­sul­ta tan pla­cen­te­ra co­mo an­ta­ño. El ár­bol se ha he­cho vie­jo, es­tor­ba. Lo te­ne­mos muy vis­to. "Es­tá aca­ba­do", afir­ma­mos des­pec­ti­va­men­te. Así que lo me­jor que se nos ocu­rre es ti­rar­lo aba­jo y bus­car otro nue­vo que ocu­pe su lu­gar. Y es jus­to en ese pre­ci­so mo­men­to, con el ha­cha en mano, cuan­do al­gu­nos go­zan de ver­dad. Se re­crean. Na­da más ex­ci­tan­te y di­ver­ti­do que ver a un gran ár­bol caer al sue­lo con es­tré­pi­to. Y si es des­de muy al­to, me­jor to­da­vía.

Di­cen que la vi­da se com­po­ne de ci­clos. Mo­men­tos de au­ge y éxi­to; y otros de de­cli­ve y de­cep­cio­nes. To­dos for­man par­te del mis­mo con­jun­to. Sin los unos no se po­drían en­ten­der los otros. Nues­tra por­ta­da de sep­tiem­bre, Ra­fa Na­dal, atra­vie­sa aho­ra –por pri­me­ra vez en su ca­rre­ra– un im­pas­se de de­sen­can­to. No ha con­se­gui­do nin­gún triun­fo im­por­tan­te en lo que va de 2015, así que los ago­re­ros ya han lle­va­do su ha­cha al afi­la­dor. Y eso, a pe­sar de que el man­go es­ta he­cho de la mis­ma ma­de­ra que vi­bró con 14 Grand Slam (ré­cord his­tó­ri­co so­lo su­pe­ra­do por Fe­de­rer), cua­tro Co­pa Da­vis y una me­da­lla de oro olím­pi­ca. Y eso, a pe­sar de que mu­chos pen­se­mos –con per­mi­so de Pau Ga­sol– que nos en­con­tra­mos an­te el me­jor de­por­tis­ta es­pañol de to­dos los tiem­pos. Da igual. El le­ña­dor en­tra al bos­que.

Des­de GQ, sin em­bar­go, nos re­sis­ti­mos a caer en la ten­ta­ción. Des­pués de dar­nos una dé­ca­da pro­di­gio­sa re­ple­ta de triun­fos y ale­grías, cree­mos que se ha ga­na­do a raquetazos nues­tro res­pe­to y gra­ti­tud.

Aho­ra más que nun­ca… ¡Va­mos, Ra­fa! Pe­rio­dis­ta to­do­te­rreno, cur­ti­do en­tre El Mun­do, MTV Ma­ga­zi­ne, La Sex­ta, El País Se­ma­nal y el ca­nal Sol Mú­si­ca (en­tre otros mu­chos me­dios), lle­va rea­li­za­das más de 500 en­tre­vis­tas. La úl­ti­ma, la de Marc Már­quez en GQ. En­tre­vis­tar a Gior­gio Ar­ma­ni no es ta­rea fá­cil. Abrir el co­ra­zón del gran di­se­ña­dor ita­liano, ca­si im­po­si­ble. Hai­ney, ha­bi­tual de GQ USA, lo­gra am­bas proezas y nos re­ga­la un ex­ten­so y con­mo­ve­dor re­la­to de su­pera­ción. Ha­bi­tual de nues­tras pá­gi­nas, tam­bién de las de nues­tros ho­mó­lo­gos bri­tá­ni­cos, Me­rino es per­fec­cio­nis­ta co­mo po­cos en ca­da una de sus fo­to­gra­fías. Con él des­cu­bri­rás las cla­ves de la mo­da de es­te oto­ño. El ca­len­da­rio Pi­re­lli, el más fa­mo­so del pla­ne­ta, ce­le­bra cin­co dé­ca­das de mu­je­res glo­rio­sas con la pu­bli­ca­ción de un li­bro que re­co­ge sus imá­ge­nes más exu­be­ran­tes. La­guar­dia pa­sa re­vis­ta y da con au­tén­ti­cas jo­yas.

@Ato­rre­rus: Vien­do las fo­tos de Erin Heat­her­ton en el nº de ju­lio de @Gqs­pain me plan­teo se­ria­men­te si es­toy sien­do yo el cau­san­te de la ola de ca­lor…

Au­gus­to Li­berty Ca­de­na: ÉPI­CA POR­TA­DA!

@car­me­na­fa­n_lg: La guía del ve­rano de @Gqs­pain es lo más di­ver­ti­do que he leído ha­ce mu­cho tiem­po…

Car­los Va­len­cia Pe­rei­ro: @Gqs­pain de ju­lio y agos­to re­cuer­da al hom­bre que acos­tum­bró al Atle­ti a ga­nar. El gran Luis Ara­go­nés, el Sabio de Hor­ta­le­za en su épo­ca de glo­ria.

@von­ri­chet­ti: Or­gu­llo­so de @car­lo­s_­ge­la­bert y su bur­guer per­fec­ta, ex­pli­ca­da en la @Gqs­pain de es­te ve­rano! @the­fitz­ge­rald­co.

Luis Igle­sias: mi ve­rano.

CAR­LOS MO­RAL DIE­GO ME­RINO

MI­CHAEL HAI­NEY

IÑA­KI LA­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.