Nos­tal­gia de ve­rano

Có­mo en­se­ñar las fo­tos de tus va­ca­cio­nes sin abu­rrir (edi­ción Ana Bea­triz Ba­rros).

GQ (Spain) - - Intro -

An­tes de in­ter­net, era nor­ma huir de los fa­mi­lia­res y ami­gos que re­gre­sa­ban de va­ca­cio­nes. El tiem­po de des­apa­ri­ción po­día os­ci­lar en­tre la se­ma­na y el mes, en fun­ción de si vol­vían de des­can­sar en el pue­blo, de vi­si­tar un des­tino exó­ti­co o de su lu­na de miel. Lo que fue­ra ne­ce­sa­rio con tal de evi­tar la tor­tu­ra de ver las 1.300 fo­to­gra­fías de la es­ca­pa­da ve­ra­nie­ga sá­di­ca­men­te or­ga­ni­za­das en ca­rre­tes de 24 y 36.

Pe­ro lue­go lle­ga­ron la World Wi­de Web, las re­des so­cia­les, los sel­fies, los bel­fies y las pier­nas que pa­re­cen sal­chi­chas al bor­de de la pis­ci­na, y des­de en­ton­ces la úni­ca es­ca­pa­to­ria al ál­bum va­ca­cio­nal es aban­do­nar du­ran­te tres me­ses Fa­ce­book, Twitter, Ins­ta­gram y What­sapp, y con­de­nar­te tú mis­mo al os­tra­cis­mo.

Se­gún los psi­có­lo­gos, ver fo­tos de las va­ca­cio­nes aje­nas en las re­des so­cia­les nos pue­de pro­vo­car frus­tra­ción, de­pre­sión y fuer­tes car­gas de odio ha­cia nues­tros se­me­jan­tes (sín­to­mas que tam­bién pro­vo­ca ver Mu­je­res y hom­bres y vi­ce­ver­sa, pe­ro de eso no hablan los psi­có­lo­gos). La co­sa es: ¿se pue­de re­ver­tir es­ta si­tua­ción? ¿Es po­si­ble com­par­tir tus ins­tan­tá­neas ve­ra­nie­gas sin desatar pér­fi­das en­vi­dias? ¿Hay al­gu­na ma­ne­ra de que te ha­ga fe­liz con­tem­plar el so­laz ajeno mien­tras ta­chas pa­li­tos en la me­sa de la ofi­ci­na a la espera de tu me­re­ci­do des­can­so es­ti­val? Sí, y sa­be­mos có­mo ha­cer­lo (con ayu­da de Ana Bea­triz Ba­rros).

En el nom­bre de la cien­cia, y con el ob­je­ti­vo de de­mos­trar que unas re­des so­cia­les op­ti­mis­tas son po­si­bles, nos lle­va­mos a la mo­de­lo bra­si­le­ña has­ta Cu­ba, co­mo si fue­se una ve­ra­nean­te más, y la re­tra­ta­mos ha­cien­do lo mis­mo que ha­ría un Cu­rro ran­dom de vi­si­ta en el Ca­ri­be: ir a la pla­ya, to­mar­se un mo­ji­to, pa­sear por el ma­le­cón… Y el re­sul­ta­do sal­ta a la vis­ta: es­tas imá­ge­nes ale­gran los ojos, en­san­chan el al­ma y nos ha­cen me­jo­res hom­bres. Es de­cir, el pro­ble­ma no es­tá en que com­par­tas tus fo­tos, sino en lo que re­tra­tas en ellas. Cam­bia el chip y haz fe­liz a los que te ro­dean.

¿RE­FRES­CAN­TE? Ver es­ta foto de Ana Bea­triz Ba­rros con bi­qui­ni de Char­lie by Matt­hew Zink da mu­cho y eso no hay mo­ji­to que lo cal­me.

¡ALER­TA 'CUS­TOM'! Si se te va la mano personalizando tus ca­mi­se­tas, ten a mano un pa­na­má de La­cos­te pa­ra cu­brir­te. POR IA­GO DA­VI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.