Vuel­ve a ca­sa

Es­te mes lle­ga a las tien­das De­pres­sion Cherry, de Beach Hou­se. Pro­ba­ble­men­te el dis­co más es­pe­ra­do del año. Pro­ba­ble­men­te no es co­mo te lo es­pe­ras.

GQ (Spain) - - Intro -

La mú­si­ca de Beach Hou­se tras­pa­sa la piel con fa­ci­li­dad, pe­ro no le pi­das a Vic­to­ria Le­grand que te ex­pli­que los po­si­bles mo­ti­vos de es­to. O al me­nos, no es­pe­res que lo ha­ga de una ma­ne­ra con­ci­sa o sim­ple. "Nun­ca nos pro­po­ne­mos na­da con­cre­to con nues­tra mú­si­ca", ex­pli­ca por te­lé­fono des­de su ca­sa de Bal­ti­mo­re la can­tan­te y com­po­si­to­ra. "Nos sa­le lo que nos sa­le. Nos mo­ve­mos por ins­tin­to y eso

di­fi­cul­ta vues­tra ta­rea a la ho­ra de co­lo­car­nos tal o cual eti­que­ta. Ca­si to­do lo que ha­go es­tá ba­sa­do en mis sen­ti­mien­tos en ca­da mo­men­to, y cam­bian cons­tan­te­men­te. Eso es lo glo­rio­so del ar­te. No pue­des des­cri­bir­lo por­que tam­po­co pue­des des­cri­bir los sen­ti­mien­tos".

Du­ran­te ca­si diez años y a lo lar­go de cua­tro ál­bu­mes, la can­tan­te y su so­cio, Alex Scally, han ido es­cul­pien­do un es­ti­lo que mu­chos ca­li­fi­ca­rían co­mo dreampop pa­ra es­pan­to de la pa­re­ja, que no quie­re oír ni ha­blar de se­me­jan­tes tó­pi­cos. Su an­te­rior ál­bum, Bloom (2012), los co­lo­có en un ni­vel cer­cano al es­tre­lla­to en su país. Con el nue­vo dis­co, De­pres­sion Cherry (Be­lla Union / Pias), han in­ten­ta­do con­tra­rres­tar el efec­to no­ci­vo que es­to po­dría te­ner en su mú­si­ca. "Des­pués de to­dos es­tos años de ac­ti­vi­dad he­mos acu­mu­la­do mu­chas ex­pe­rien­cias, ca­si to­das bue­nas. Tam­bién he­mos apren­di­do que pa­ra se­guir evo­lu­cio­nan­do no ha­ce fal­ta en­gor­dar el so­ni­do ni ir to­can­do en au­di­to­rios ca­da vez más gran­des. No que­re­mos con­ver­tir­nos en una es­pe­cie de hon­go nu­clear. El éxi­to co­mer­cial es fan­tás­ti­co, pe­ro la cer­ca­nía con el pú­bli­co es lo pri­mor­dial. Exis­te una lí­nea di­vi­so­ria en­tre el ar­te y el co­mer­cio y no­so­tros no que­re­mos tras­pa­sar­la".

Se­gu­ra­men­te lo que ha­cen no se­ría tan her­mo­so si no se lo to­ma­ran tan a pe­cho. Al­gu­nas de las can­cio­nes de Bloom fue­ron ele­va­das a la ca­te­go­ría de clá­si­cos con­tem­po­rá­neos ca­si en tiem­po real gra­cias a esa sen­si­bi­li­dad que es la raíz, el co­ra­zón y la for­ma de su mú­si­ca. Por su par­te, De­pres­sion Cherry lle­ga es­te mes des­pués de

'DE­PRES­SION CHERRY'

Que no sea tan in­me­dia­to co­mo

no sig­ni­fi­ca que Beach Hou­se ha­yan per­di­do fa­cul­ta­des pa­ra emo­cio­nar. Al con­tra­rio, pu­len al má­xi­mo sus do­nes en la es­pi­ri­tual

y en el pop eté­reo de tres años de in­ten­tar to­már­se­lo con cal­ma y se­guir ha­cien­do lo que les pide el cuer­po. "Es­te dis­co no es más im­por­tan­te que los an­te­rio­res, la di­fe­ren­cia es­tri­ba en que no hu­bié­se­mos po­di­do ha­cer­lo ha­ce unos años. Fue es­cri­to y gra­ba­do sin pri­sas, con tiem­po, de­jan­do que las ideas flu­ye­ran".

La com­bi­na­ción de pop oní­ri­co que les em­pa­ren­ta con nom­bres co­mo Coc­teau Twins y con la inocen­cia me­ló­di­ca de gru­pos fe­me­ni­nos de los años 60 co­mo Shan­gri-la's, que ha he­cho de su es­ti­lo al­go úni­co a pe­sar de la can­ti­dad de gru­pos si­mi­la­res exis­ten­tes, se man­tie­ne in­tac­ta. El mis­ti­cis­mo de sus men­sa­jes, tam­bién. En la ho­ja pro­mo­cio­nal que acom­pa­ña a las es­cu­chas del ál­bum apa­re­cen ci­tas de Scho­pen­hauer, Ba­na­na Yos­hi­mo­to y Van Mo­rri­son. Pe­ro que na­die se lle­ve a en­ga­ño: nin­guno de esos nom­bres ha de­ja­do su mar­ca en el quin­to ál­bum del dúo. "To­das esas per­so­nas nos vi­nie­ron a la ca­be­za cuan­do el dis­co es­ta­ba ter­mi­na­do. Nos pa­re­cía una bue­na ma­ne­ra de re­su­mir lo que ha­bía­mos he­cho en él. Re­fle­jan co­sas que sen­ti­mos y que cree­mos ha­ber plas­ma­do en las can­cio­nes. Son ci­tas que bus­can es­ta­ble­cer una con­ver­sa­ción so­bre lo que he­mos he­cho".

Tam­po­co hay que dar­le mu­chas vuel­tas al tí­tu­lo. De­pres­sion Cherry (ce­re­za de de­pre­sión) so­lo es, se­gún la au­to­ra de la idea, una bue­na com­bi­na­ción de pa­la­bras. "Se­gu­ra­men­te han es­ta­do jun­tas mu­chas ve­ces en otras fra­ses. Pe­ro ais­la­das en una mis­ma ora­ción ad­quie­ren una fuer­za es­pe­cial. Te re­to a que en­cuen­tres un tí­tu­lo más ade­cua­do. Cuan­do ter­mi­nas de es­cu­char el dis­co esas pa­la­bras co­bran un sen­ti­do es­pe­cial. Pe­ro si no es así, tam­po­co im­por­ta". Acep­ta­mos el re­to.

SI TE GUS­TA… I Break Hor­ses Sue­cos que ti­ran ha­cia lo eté­reo y lo mis­te­rio­so por la vía elec­tró­ni­ca. Su ál­bum Chia­ros­cu­ro (2013) lo di­ce to­do.

Still Cor­ners Un es­ta­dou­ni­den­se y una in­gle­sa unen fuer­zas crea­ti­vas. Lo que les sa­le son can­cio­nes de re­gis­tro so­no­ro cam­bian­te pe­ro cal­ma­do. Me­mory Hou­se So­ni­dos or­gá­ni­cos con me­lo­días se­sen­te­ras es lo que ofre­ce es­ta pa­re­ja ca­na­dien­se in­fluen­cia­da por San­die Shaw y Ga­la­xie 500. Po­liça Channy Lea­neagh y Ryan Olson son el nú­cleo de es­te co­lec­ti­vo de Minneapolis. Los re­sul­ta­dos son bai­la­bles y alu­ci­nó­ge­nos.

Ten­nis Pa­trick Car­ney, de Black Keys, co­pro­du­jo su úl­ti­mo dis­co: pop clá­si­co con to­ques con­tem­po­rá­neos y un ado­ra­ble to­que ex­tra­va­gan­te.

Bloom

Candy

Days of

Le­vi­ta­tion. "Apren­di­mos que pa­ra evo­lu­cio­nar no ha­ce fal­ta en­gor­dar las can­cio­nes. No que­re­mos ser un hon­go nu­clear"

POR RA­FA CERVERA A LA SOM­BRA Los es­qui­vos Beach Hou­se pre­sen­ta­rán el 20 de no­viem­bre en Bar­ce­lo­na y el 22 en Ma­drid.

Beach Hou­se, es­cu­cha es­tos otros dúos atí­pi­cos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.