TO­DO POR TU EQUI­PO

Por J. M. Ruiz Blas -

GQ (Spain) - - Intro -

EN­TRE LAS FRA­SES CÉ­LE­BRES de Eduar­do Ga­leano, hay una que alu­de a la leal­tad que uno pro­fe­sa por su club: "Un hom­bre pue­de cam­biar de mu­jer, de par­ti­do po­lí­ti­co o de religión, pe­ro no pue­de cam­biar de equi­po de fút­bol". Se pue­de ade­más cam­biar de se­xo o de ginebra favorita, pe­ro nin­gún trans­fu­guis­mo es tan re­mo­to o de­li­ca­do co­mo el que ata­ñe a los co­lo­res de la tri­bu. Si los bió­lo­gos re­la­cio­nan la in­fi­de­li­dad con los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, ha­brá que de­cir en fa­vor de la per­se­ve­ran­cia fut­bo­le­ra que en ella la ra­zón tie­ne más pe­so que las vís­ce­ras. Res­pect. Uno pue­de op­tar por el ejer­ci­cio tran­qui­lo de su pa­sión, pe­ro la frial­dad del es­pec­ta­dor ecuá­ni­me res­ta pi­can­te al asun­to. Hay que de­jar­se arras­trar por el jol­go­rio, ha­cer el neandertal, pin­tar­se la ca­ra, siem­pre con civismo re­la­ti­vo y sin lle­gar a ser un ba­rra bra­va. Can­tar abra­za­do a tus ami­gos We Are The Cham­pions, con una la­gri­mi­lla aso­mán­do­se a las cuen­cas de los ojos y em­pu­ñan­do co­mo úni­co tro­feo una ja­rra de cer­ve­za. Arre­mo­li­nar­se en pubs con otros co­rre­li­gio­na­rios pa­ra mi­rar una pan­ta­lla. Com­pa­drear con hin­chas anó­ni­mos en las gra­das. Co­men­tar la ju­ga­da en el bar du­ran­te el desa­yuno, so­por­tan­do­pu­llas­de­los­ri­va­les,oad­mi­nis­trán­do­las en los fe­li­ces lu­nes de vic­to­ria. Lle­var con or­gu­llo pue­ril la ca­mi­se­ta de tu equi­po, aun­que te sien­te co­mo un su­da­rio. Lle­var­la in­clu­so en con­tex­tos que aver­güen­cen a los que te ro­dean. Es­cri­bir ese in­ve­ro­sí­mil"2"en­la­qui­nie­la­quehon­raa­tue­qui­po en su des­pla­za­mien­to. Desa­rro­llar ri­tua­les pro­pios los días de par­ti­do, co­mo si la suer­te de los tu­yos de­pen­die­ra del co­lor de tus cal­zon­ci­llos. Ne­go­ciar has­ta la agenda de ocio con tu no­via, des­car­tan­do con te­me­ri­dad obli­ga­cio­nes so­cia­les pa­ra no per­der­te el par­ti­do, ese even­to en torno al cual gi­ra to­da­tu­se­ma­na.qui­zá­duer­ma­se­nel­so­fá,pe­ro­con el de­ber cum­pli­do. Y tam­bién, y no me­nos im­por­tan­te, la li­ga­zón que te une a tu pa­dre o a tu abue­lo, que te lle­va­ron al es­ta­dio cuan­do eras un mo­co­so. El des­lum­bran­te ver­de y el on­dear de las ban­de­ras teim­pac­ta­ron­tan­to­que­su­pis­te­que­nun­ca­que­rrías de­jar de per­te­ne­cer a ese equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.