Uno de los nues­tros

GQ (Spain) - - La Gq Pedia -

Me­nu­da pan­di­lla de ca­bro­na­zos, que di­ría el aca­dé­mi­co es­pa­da­chín Ar­tu­ro Pé­re­zre­ver­te. To­ma no­ta: Henry, Jimmy, Tommy y Paul. Si te los cru­zas, cru­za. Aun­que en reali­dad so­lo sean unos eje­cu­ti­vos tra­jea­dos de Az­ca que se les pa­rez­can un po­co. Por si aca­so. No te fíes. Ellos tam­po­co lo ha­rían.

Mar­tin Scor­se­se (lla­mé­mos­le Marty, co­mo si ya fué­se­mos miem­bros de su fa­mi­lia, a fin de cuen­tas he­mos pa­sa­do más tiem­po en com­pa­ñía de sus pe­lí­cu­las que con nues­tras cu­ña­das y sue­gras) gra­bó a san­gre y fue­go en nues­tras re­ti­nas ha­ce aho­ra jus­to 25 años uno de los ar­que­ti­pos más efi­ca­ces de las es­truc­tu­ras ma­fio­sas. No es al­go que nos ocu­rra con to­das las pe­lí­cu­las. Con la ma­yo­ría, en cuan­to sa­les del ci­ne, se te ol­vi­da has­ta si la vis­te o no, y los am­bi­guos y es­ca­sos re­cuer­dos que nos que­dan se nos van es­ca­bu­llen­do so­bre la mar­cha, co­mo pom­pas de ja­bón o co­mo res­tos de un sue­ño que se des­va­ne­ce cuan­do nos des­per­ta­mos. Uno de los nues­tros es un clá­si­co, uno de esos tí­tu­los in­mor­ta­les que se es­tu­dian en las es­cue­las de ci­ne, se pro­gra­man en TCM y los pa­dres mues­tran a sus hi­jos ado­les­cen­tes a mo­do de ce­re­mo­nia ci­né­fi­la ini­ciá­ti­ca: "Mi­ra hi­jo, te vas a en­te­rar de có­mo fun­cio­na­ba el cri­men or­ga­ni­za­do en los bue­nos tiem­pos, por si al­gún día lle­gas a con­ce­jal o a co­mi­sa­rio". La ma­fia era es­to: "Lo que la or­ga­ni­za­ción ha­cía era ofre­cer pro­tec­ción a la gen­te que no po­día ir a la bo­fia. Era co­mo un cuer­po de po­li­cía pa­ra chi­cos lis­tos".

Marty cre­ció en el East Side de Nue­va York, en una co­mu­ni­dad muy ce­rra­da de si­ci­lia­nos y na­po­li­ta­nos. Así que se co­no­cía el pa­ño co­mo na­die. Por eso la pe­lí­cu­la des­pren­de tan­ta ver­dad y no es otra pro­duc­ción más so­bre gáns­te­res, sino que su pro­xi­mi­dad a la reali­dad la acer­ca al es­pí­ri­tu de los do­cu­men­ta­les del ci­né­ma vé­ri­té. Pa­ra su rea­li­za­ción y mon­ta­je, Scor­se­se se ins­pi­ró en al­gu­nos de los tru­cos bá­si­cos de la nou­ve­lle va­gue, es­pe­cial­men­te el uso de la voz en off y las fo­tos fi­jas, los pla­nos con­ge­la­dos. Es­te re­co­rri­do por la vi­da de va­rios chi­cos ma­los se ba­só en una se­rie de per­so­na­jes reales que ha­bían ser­vi­do a Ni­cho­las Pi­leg­gi pa­ra es­cri­bir Wi­se Guy, la no­ve­la que ali­men­ta el ar­gu­men­to de la pe­lí­cu­la. La his­to­ria tie­ne cin­co ja­lo­nes tem­po­ra­les: 1955, año de arran­que; 1967, la épo­ca del club Co­pa­ca­ba­na; 11 de ju­nio de 1970, cuan­do el zum­ba­do de Joe Pes­ci ase­si­na a un ma­fio­so de la com­pe­ten­cia; 1974, cuan­do co­me­ten el ro­bo de Luft­han­sa en el ae­ro­puer­to JFK (seis mi­llo­nes en cash); y 11 de ma­yo de 1980, arran­que de los acon­te­ci­mien­tos que desem­bo­ca­rán en la gran fe­lo­nía –y pos­te­rior aco­gi­da en el pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos– del pa­ra­noi­co y po­li­to­xi­có­mano Henry Hill (Ray Liot­ta). Es él quien pro­nun­cia las úl­ti­mas pa­la­bras de la pe­lí­cu­la: "Soy un don na­die y ten­go que vi­vir el res­to de mi vi­da co­mo un gi­li­po­llas".

A Scor­se­se, co­mo a ¡¡¡Peee­dro!!!, le mo­la sa­car a su ma­dre en sus pe­lis. Nin­guno de los dos po­drá ha­cer­lo ya. Qué pe­na. La mam­ma de Marty, Cat­he­ri­ne Scor­se­se se de­fen­día en Good­fe­llas in­ter­pre­tan­do a la pro­ge­ni­to­ra pro­tec­to­ra del ani­mal Joe Pes­ci. Y no lo ha­cía na­da mal. Co­mo la se­ño­ra Pa­ca Ca­ba­lle­ro. Con­su­ma­das ac­tri­ces am­bas, llenas de vi­da y cre­di­bi­li­dad. Tam­bién sa­le el pa­dre de Scor­se­se, pe­ro me­nos, ape­nas dan­do no­ti­cia de un ase­si­na­to por te­lé­fono: "Ha muer­to".

La ecléc­ti­ca re­co­pi­la­ción que com­po­ne la ban­da so­no­ra de Uno de los nues­tros re­fle­ja los co­no­ci­mien­tos en­ci­clo­pé­di­cos de Scor­se­se so­bre mú­si­ca po­pu­lar. Es­tá pla­ga­da de jo­yas que abar­can des­de la mú­si­ca ita­loa­me­ri­ca­na de los años 50 has­ta el rock clá­si­co de los 60: Tony Ben­nett, Mi­na, Giu­sep­pe di Ste­fano, The Crys­tals, The Chan­tels, Dean Mar­tin, The Drif­ters, Bobby Da­rin, Aret­ha Fran­klin, Ro­lling Sto­nes, Cream… Úl­ti­ma can­ción de la pe­li: My Way, en la voz de Sid Vi­cious. Pa­ra los tí­tu­los de cré­di­to fi­na­les, Layla, en ver­sión acús­ti­ca de De­rek and the Do­mi­nos. Fin. Bang, bang.

GQUOTES

• "Me cos­ta­ba de­jar aque­lla vi­da. Nos tra­ta­ban co­mo a es­tre­llas de ci­ne pe­li­gro­sas. Te­nía bol­sas de pa­pel llenas de jo­yas api­la­das en la co­ci­na, un azu­ca­re­ro lleno de co­ca jun­to a la ca­ma". • "Cuan­do en­con­tra­mos a Car­bo­ne den­tro de un ca­mión de car­ne es­ta­ba tan he­la­do que tu­vie­ron que es­pe­rar dos días a que se des­con­ge­la­ra pa­ra ha­cer­le la au­top­sia". • "Si for­mas par­te de un gru­po na­die te di­ce que van a ma­tar­te. No hay ni pe­leas ni in­sul­tos co­mo en las pe­lí­cu­las. Los ase­si­nos lle­gan con una son­ri­sa, co­mo ami­gos". [Las me­jo­res fra­ses de la pe­lí­cu­la, co­mo es­tas tres, se las lle­va­ron Ray Liot­ta y su per­so­na­je, Henry Hill].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.