Nun­ca es tar­de pa­ra un pa­na­má

Es fres­co, ele­gan­te y com­bi­na con to­do.te­ne­mos ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra acon­se­jar­te ves­tir uno de los ac­ce­so­rios más icó­ni­cos de la his­to­ria. No te­mas, se­gu­ro que sa­bes lle­var­lo co­mo el buen hom­bre GQ que eres.

GQ (Spain) - - Gq Manifiesto -

Cie­rro los ojos y me ima­gino a Ju­ve­nal Ur­bino, eterno per­so­na­je de El amor en los tiem­pos del có­le­ra, con su ma­le­tín de mé­di­co, su bas­tón y su som­bre­ro pa­na­má, per­si­guien­do a ese lo­ro des­plu­ma­do y ma­niá­ti­co. En reali­dad así me fi­gu­ro que son to­dos los pro­ta­go­nis­tas de Ga­briel Gar­cía Már­quez, vi­va ima­gen de su crea­dor: so­fis­ti­ca­dos, con ai­re ca­te­drá­ti­co y co­ro­na­dos con el eterno som­bre­ro blan­co bor­dea­do por una cin­ta ne­gra so­bre sus tes­tas.

El som­bre­ro pa­na­má no des­cri­be en su nom­bre su pro­ce­den­cia. Por­que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es un som­bre­ro pu­ra­men­te ecua­to­riano y an­ti­quí­si­mo. Ima­gi­naos que el gaz­pa­cho fue­se co­no­ci­do co­mo gaz­pa­cho por­tu­gués o que el ba­cal­hau à brás se vol­vie­se an­da­luz. Di­cen al­gu­nas ver­sio­nes, pue­de que apó­cri­fas, que el cul­pa­ble de ha­ber usur­pa­do el tér­mino 'ecua­to­riano' de su no­men­cla­tu­ra fue el ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Theo­do­re Roo­se­velt. Y cu­rio­sa­men­te la his­to­ria tie­ne re­la­ción con otra aso­cia­ción in­me­dia­ta cuan­do se ha­bla del país panameño: el ca­nal. Mien­tras Roo­se­velt vi­si­ta­ba es­ta obra co­lo­sal se pu­so uno de los li­via­nos som­bre­ros, se fo­to­gra­fió con el mis­mo y boom, se vol­vió panameño. En reali­dad ya lo lle­va­ban to­dos los tra­ba­ja­do­res pa­ra pro­te­ger­se del sol tro­pi­cal pe­ro na­da co­mo un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se con ca­ris­ma en ta­reas de mer­chan­di­sing. Otra teo­ría di­ce que fue­ron los buscadores de oro que lle­ga­ban a Ca­li­for­nia los que in­tro­du­je­ron los jipijapa, que en aras de fa­ci­li­tar la pro­nun­cia­ción y por pe­re­za lin­güís­ti­ca fue­ron re­bau­ti­za­dos co­mo Pa­na­má hat. Y hay más. Otra ver­sión afir­ma que fue Na­po­león III uno de los pri­me­ros en usar el ac­ce­so­rio y po­pu­la­ri­zar­lo en Eu­ro­pa y en el mun­do. Por tan­to, Ecua­dor po­ne su ori­gen y crea­ción, el can­tón de Mon­te­cris­ti y Jipijapa po­nen el ta­len­to y Pa­na­má po­ne el nom­bre. Los más pu­ris­tas te di­rán que no le lla­mes som­bre­ro pa­na­má, sino som­bre­ro Mon­te­cris­ti, To­qui­lla hat e in­clu­so Ecua­dor hat. El pres­ti­gio lo han ido ad­qui­rien­do a lo lar­go de la his­to­ria, que en su ca­so es mu­cha. Son fres­cos, eté­reos, uni­sex, no de­jan tras­pa­sar ni una go­ta de agua y son tan blan­cos "co­mo las nie­ves de an­ta­ño", que di­ría Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te. Com­bi­nan con to­do.

Y lo han sa­bi­do lle­var (que no es lo mis­mo que lle­var a se­cas) des­de Brad Pitt a Frank Si­na­tra, Or­son We­lles o Dirk Bo­gar­de, pa­san­do por es­tre­llas de rock co­mo Keith Ri­chards y Neil Young. Pe­ro se­gu­ra­men­te na­die lo ha­ya por­ta­do nun­ca co­mo Gay Ta­le­se, el im­pe­ca­ble Gay Ta­le­se aco­mo­dan­do su som­bre­ro en­ci­ma de la me­sa y za­ran­dean­do sus za­pa­tos ita­lia­nos. Im­pe­ca­ble siem­pre en­tre­vis­tan­do o sien­do en­tre­vis­ta­do.

Holly­wood lo en­cum­bró. Ha­ced me­mo­ria. Con uno de es­tos som­bre­ros tam­bién se ba­ja Paul Hen­reid, en el pa­pel de Vic­tor Lasz­lo, de su co­che en el ae­ro­puer­to de Ca­sa­blan­ca, po­co an­tes del "siem­pre nos que­da­rá Pa­rís". Qui­zá na­die los lu­ció co­mo Clark Ga­ble en Lo que el vien­to se lle­vó. Ni si­quie­ra el ins­pec­tor Clou­seau en la pe­lí­cu­la La ven­gan­za de la pan­te­ra ro­sa. Has­ta Han­ni­bal Lec­ter pa­re­ce me­nos te­rri­ble con un tra­je de lino cla­ro y su jipijapa.

¿Al­go que ob­je­tar? Qui­zá lo com­pli­ca­do que re­sul­ta con­se­guir uno au­tén­ti­co. Una ma­ne­ra de des­cu­brir­lo es con­tan­do las fi­bras por pul­ga­da del som­bre­ro: cuan­to ma­yor sea su nú­me­ro, ma­yor se­rá su au­ten­ti­ci­dad. La fi­bra, de la Car­lu­do­vi­ca Pal­ma­ta. El som­bre­ro pa­na­má re­quie­re una con­fec­ción mi­nu­cio­sa. Si buscáis bien, en la Pla­za Ma­yor de Ma­drid, allí don­de el ca­fé se sir­ve con le­che, lo en­con­tra­réis. Así que tu mi­sión es ves­tir bien en la pos­tri­me­ría del ve­rano, cuan­do el sol se vuel­ve más ama­ble y cá­li­do, de­bes ha­cer­te con uno. Te­ner en un ar­ma­rio al em­ba­ja­dor de la ele­gan­cia ve­ra­nie­ga es co­mo te­ner a Mes­si en Co­mu­nio, ca­ba­llo ga­na­dor. Al som­bre­ro pa­na­má nun­ca se lle­ga tar­de.

MU­CHA CLA­SE De Sean Con­nery a Brad Pitt pa­san­do por Gay Ta­le­se o Ga­briel Gar­cía Már­quez. De­trás de un som­bre­ro de jipijapa hay mu­chos nom­bres pro­pios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.