LA FA­MI­LIA ES LA FA­MI­LIA

¿Qué es lo que ha­ce que la he­ren­cia de más de un si­glo de TRUS­SAR­DI si­ga sien­do tan ac­tual? Ha­bla­mos con To­ma­so Trus­sar­di, CEO de la fir­ma y ca­be­za del clan ita­liano.

GQ (Spain) - - Estilo - ¿Qué sig­ni­fi­ca lu­jo pa­ra Trus­sar­di?

To­ma­so Trus­sar­di trans­mi­te cal­ma. La cal­ma de aquel que se sa­be he­re­de­ro de uno de los ma­yo­res im­pe­rios del es­ti­lo ita­liano pe­ro que no tie­ne nin­gu­na du­da de cuá­les de­ben ser sus pa­sos. Nos re­ci­be en la aper­tu­ra de la nue­va flags­hip sto­re de la fir­ma en Ma­drid, con la que trae a Es­pa­ña su nue­vo mo­de­lo em­pre­sa­rial. Ha­bla­mos con él so­bre el fu­tu­ro de la ca­sa ita­lia­na, del lu­jo y de la fa­mi­lia. GQ: Co­mo ocu­rre con otras ca­sas ita­lia­nas, Trus­sar­di es un ne­go­cio fa­mi­liar, pe­ro tú has tra­ba­ja­do en otras em­pre­sas an­tes de ser CEO de tu pro­pia com­pa­ñía. ¿Qué ven­ta­jas plan­tea tra­ba­jar en una em­pre­sa que co­no­ces tan­to y ro­dea­do de los tu­yos? TO­MA­SO TRUS­SAR­DI: Cuan­do tra­ba­jas en una com­pa­ñía que no lle­va tu nom­bre es al­go di­fe­ren­te por­que pien­sas en tu tra­ba­jo de una ma­ne­ra mu­cho me­nos ín­ti­ma. Siem­pre tra­to de po­ner ga­nas y es­fuer­zo en to­do lo que ha­go, pe­ro cuan­do ha­blas de tu com­pa­ñía hay un pun­to emo­cio­nal. Tra­ba­jar con tu fa­mi­lia ha­ce que os en­ten­dáis unos a otros rá­pi­da­men­te aun­que las dis­cu­sio­nes no ten­gan un en­fo­que to­tal­men­te pro­fe­sio­nal. Sa­bes con se­gu­ri­dad que to­dos po­néis el mis­mo es­fuer­zo e in­te­rés por lo que es­táis ha­cien­do, y pue­des con­fiar en la gen­te que tie­nes al­re­de­dor. GQ: Trus­sar­di vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do un gran cre­ci­mien­to des­de los años 90 y tú te con­ver­tis­te en CEO de la fir­ma cuan­do su ima­gen in­ter­na­cio­nal ya es­ta­ba con­so­li­da­da. ¿El te­ner que lle­var la fir­ma un pa­so más allá su­po­ne pa­ra ti una pre­sión ex­tra? T. T.: He­mos rein­ven­ta­do la ima­gen de la mar­ca y la he­mos he­cho más con­tem­po­rá­nea, des­de lue­go. He­mos asu­mi­do la dis­tri­bu­ción y es­ta­mos in­ten­tan­do rein­ven­tar­la, co­mo aquí en Es­pa­ña, abrien­do la tien­da o ini­cian­do una co­la­bo­ra­ción con El Cor­te In­glés. El ma­yor cam­bio que he­mos he­cho qui­zá sea la co­lec­ción Tru Trus­sar­di, que es nues­tra lí­nea más con­tem­po­rá­nea y jo­ven.

Ese es nues­tro ma­yor re­to aho­ra: re­ju­ve­ne­cer la com­pa­ñía y ha­cer­la más ac­tual. GQ: ¿Te­néis al­gún plan­tea­mien­to di­fe­ren­te pa­ra ex­pan­dir la lí­nea de ac­ce­so­rios en un país co­mo Es­pa­ña, en el que la in­dus­tria de los ac­ce­so­rios de cue­ro es tan fuer­te? T. T.: Pa­ra no­so­tros es fá­cil por­que ya lle­va­mos en nues­tra san­gre el es­tar en ese seg­men­to y es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que sea du­ro por­que tie­nes a las gran­des com­pa­ñías del lu­jo, co­mo las dos gran­des fran­ce­sas, que in­ter­pre­tan el pa­pel de je­fes. Y des­pués tie­nes to­das esas pe­que­ñas mar­cas que em­pie­zan des­de aba­jo y que son mu­cho más agre­si­vas con los pre­cios o cam­bian­do las co­lec­cio­nes ca­da tem­po­ra­da; lo que las ha he­cho mu­cho más atrac­ti­vas du­ran­te la cri­sis. Pe­ro creo que la gen­te quie­re te­ner pro­duc­tos de ca­li­dad e ita­lian sty­le… Siem­pre hay si­tio pa­ra nue­vos pro­yec­tos. GQ: T. T.: Es una for­ma de vi­vir. No se tra­ta de gas­tar mu­cho di­ne­ro en al­go. Nues­tro nue­vo mo­de­lo con tres lí­neas bus­ca eso, atraer a un clien­te que pue­da gas­tar­se mu­cho di­ne­ro en un pro­duc­to pe­ro que al mis­mo tiem­po com­pre pren­das más ba­ra­tas, co­mo pue­dan ser unos va­que­ros. Pen­sa­mos en el lu­jo de una ma­ne­ra de­mo­crá­ti­ca. Gq:¿crees que hay lu­gar pa­ra el lu­jo en in­ter­net o to­da­vía es di­fí­cil ven­der ca­li­dad on-li­ne? T. T.: Por su­pues­to que hay lu­gar pa­ra el lu­jo en in­ter­net. Es cier­to que si ha­bla­mos de ready to wear es más di­fí­cil de ven­der por­que la gen­te pre­fie­re com­prar pro­duc­tos de me­nor pre­cio co­mo ca­mi­se­tas o va­que­ros. Lo ven co­mo un ries­go me­nor en ca­so de que el di­ne­ro se per­die­se. Si tie­nes que com­prar una cha­que­ta de cue­ro de 1.000 o 2.000 eu­ros es más di­fí­cil por­que el com­pra­dor ne­ce­si­ta sa­ber si le que­da bien o la ca­li­dad del pro­duc­to. Con los ac­ce­so­rios es di­fe­ren­te, y es­tán fun­cio­nan­do muy bien en nues­tro e-com­mer­ce. Es cu­rio­so por­que el ter­cer país en el que me­jor fun­cio­na nues­tro co­mer­cio elec­tró­ni­co es en EE UU, pe­se a que no te­ne­mos pre­sen­cia fí­si­ca allí. GQ: For­mas­te par­te del pro­gra­ma Pro­ject Run­way, en el que jó­ve­nes ta­len­tos del di­se­ño com­pe­tían por ga­nar un lu­gar en el mun­do de la mo­da. ¿Cuál es la prin­ci­pal lec­ción a apren­der en es­ta in­dus­tria tan com­ple­ja? T. T.: Tie­nen que apren­der a ser hu­mil­des. Cuan­do em­pe­za­mos el pro­gra­ma, con Al­ber­ta [Fe­rret­ti] y Eva [Her­zi­go­va], nos en­con­tra­mos con es­tos chi­cos sin nin­gún ti­po de cu­rrícu­lo… pen­sa­ban que eran im­por­tan­tes y cool, pe­ro lo cier­to es que no ha­bían he­cho na­da y lo que que­rían nos lo en­se­ña­ban con bas­tan­te arro­gan­cia. El chi­co que ga­nó, Mar­co, tra­ba­ja aho­ra en nues­tra com­pa­ñía; sin du­da, él era el más hu­mil­de de to­dos. Cuan­do se unió a Trus­sar­di fue ca­paz, en tan so­lo tres me­ses, de asi­mi­lar to­do el pro­ce­so y de po­ner to­da su creatividad en él. El pro­ble­ma aho­ra mis­mo en la mo­da es que los di­se­ña­do­res creen que pue­den ha­cer lo que quie­ran co­mo ocu­rría en los 70 o los 80. Pe­ro la di­fe­ren­cia es que en­ton­ces eran esos di­se­ña­do­res los que ha­bían crea­do su pro­pia com­pa­ñía. Aho­ra es al re­vés, por lo que es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble que sean ellos los que im­pon­ga su com­por­ta­mien­to y su pro­duc­to. GQ: Es cier­to que aho­ra no hay di­se­ña­do­res icono, sino di­se­ña­do­res que vie­nen de la pro­pia ca­sa. T. T.: Creo que eso ter­mi­nó por­que los di­se­ña­do­res estrella fue­ron crea­dos por las gran­des em­pre­sas fran­ce­sas: Pi­naud, Ar­nault, Ke­ring y Louis Vuit­ton, PPR… com­pra­ron las mar­cas y qui­sie­ron dar­le una iden­ti­dad a esas fir­mas, así que pu­sie­ron a di­se­ña­do­res icó­ni­cos al car­go. Pe­ro aho­ra la gen­te sa­be que de­trás de una com­pa­ñía no so­lo hay un di­rec­tor crea­ti­vo, hay to­da una ma­qui­na­ria, así que creo que en es­tos mo­men­tos se apues­ta más por el de­sa­rro­llo de la com­pa­ñía en sí mis­ma, sin vin­cu­lar­la a la ima­gen del hom­bre que hay de­trás del show.

POR AL­FRE­DO MU­RI­LLO

"El lu­jo es una for­ma de vi­vir. No con­sis­te en gas­tar y gas­tar mu­cho di­ne­ro"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.