UN DIGNO SU­CE­SOR

Mi­guel Án­gel Cadarso Font, di­rec­tor ge­ne­ral de Ne­go­cio Re­lo­je­ro de Gru­po Cadarso, aban­do­na por unas ho­ras su ano­ni­ma­to pa­ra re­ve­lar­nos có­mo su sue­ño de ser un digno su­ce­sor se con­vier­te en una apa­sio­nan­te reali­dad.

GQ (Spain) - - Relojes -

Mi­guel Án­gel Cadarso Font es uno de los ros­tros más im­por­tan­tes de la re­lo­je­ría en Es­pa­ña y, no obs­tan­te, uno de los más ale­ja­dos de las cá­ma­ras y las de­cla­ra­cio­nes. Por for­tu­na pa­ra no­so­tros, aban­do­na por unos mo­men­tos su na­tu­ral ano­ni­ma­to y ac­ce­de a es­ta en­tre­vis­ta en la que lle­ga­mos a dis­cer­nir las pin­ce­la­das hu­ma­nas que se di­fu­mi­nan tras el gran cua­dro de cos­tum­bres que re­pre­sen­ta a una de las com­pa­ñías relojeras de nues­tro país más cer­ca­nas al gran sue­ño ame­ri­cano.

A sus 45 años –di­vor­cia­do y pa­dre de dos ni­ñas– re­pre­sen­ta la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia em­pa­ren­ta­da con la re­lo­je­ría des­de 1948, fe­cha en que An­to­nio Cadarso fun­da An­to­nio Cadarso Vilumbrales, el ori­gen de Gru­po Cadarso que hoy, tras una joint ven­tu­re con Mo­re­lla­to Group es el ter­cer gru­po más gran­de del sec­tor re­lo­je­ro en Es­pa­ña. Una unión que na­ce en 2014 de "una ne­ce­si­dad co­mún y de una coin­ci­den­cia de va­lo­res y cul­tu­ra de em­pre­sa", cuen­ta a GQ el nie­to del fun­da­dor.

Aun­que ha­bla­mos de re­lo­je­ría en pri­me­ra per­so­na, no hay que ol­vi­dar que el gru­po dis­tri­bu­ye sus in­ver­sio­nes igual­men­te en el sec­tor de la hos­te­le­ría, co­mo pro­pie­ta­rio del ho­tel Con­des de Bar­ce­lo­na y del ho­tel Es­pa­ña, y en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Pe­ro an­tes de lle­gar a es­te im­pe­rio fa­mi­liar se en­cuen­tra la fi­gu­ra de su abue­lo, quien fa­bri­ca­ba co­rreas de re­loj, po­co des­pués de la Gue­rra Ci­vil. De ahí dio un "pa­so na­tu­ral a la re­lo­je­ría", el cor­pus cen­tral de la fa­mi­lia. Y fue igual­men­te su abue­lo quien re­ga­ló a Mi­guel Án­gel su pri­mer re­loj, un Ra­diant, mar­ca que dio ori­gen al gru­po. "Cuan­do era ni­ño el re­loj aun no se ha­bía con­ver­ti­do en un com­ple­men­to de mo­da. Por suer­te, eso

cam­bió cuan­do Swatch re­vo­lu­cio­nó es­te mun­do en los 80". Y ha­bla­mos de suer­te por­que, apar­te de Sei­ko o Asics, el im­pe­rio Cadarso ha ac­tua­do co­mo ca­ta­li­za­dor de fir­mas que ha­cen del re­loj un com­ple­men­to esen­cial de la mo­da.

El he­cho de con­tar con más de 20 mar­cas de re­lo­jes de mu­ñe­ca tan di­sí­mi­les –y una de re­lo­jes de pa­red, so­bre­me­sa y des­per­ta­do­res, Sei­ko Clocks– es mo­ti­vo reite­ra­do de sa­tis­fac­cio­nes, y se­gu­ra­men­te tam­bién de que­bra­de­ros de ca­be­za. "Des­de ha­ce ca­si 40 años Sei­ko ha si­do una fuen­te de sa­tis­fac­cio­nes. Es un lu­jo po­der ges­tio­nar una fir­ma que, co­mo de­cía su fun­da­dor, Kin­ta­ro Hat­to­ri, siem­pre es­tá un pa­so por de­lan­te de las de­más. Po­cas mar­cas, por no de­cir nin­gu­na, tie­nen el po­ten­cial tec­no­ló­gi­co que da el res­pal­do de un enor­me gru­po in­dus­trial co­mo es Sei­ko-epson". Y es que es­ta fir­ma, jun­to a Ra­diant y Watx & Co­lors –la más jo­ven de to­das– son las que ma­yor car­ga emo­cio­nal tie­nen pa­ra Mi­guel Án­gel.

LOS DES­TI­NOS DEL GRU­PO no­siem­pre han dis­cu­rri­do por ca­mi­nos de ro­sas; atrás que­dan los años en que el gru­po fue dis­tri­bui­dor de fir­mas de la re­le­van­cia de Patek Phi­lip­pe, IWC y Lon­gi­nes. No obs­tan­te, a pe­sar de la cri­sis, la com­pa­ñía no pue­de que­jar­se, ya que "con mar­cas co­mo Sei­ko he­mos ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo den­tro de es­te com­pli­ca­do es­ce­na­rio", ad­mi­te. Es en es­te aza­ro­so con­tex­to en el que hay que vol­ver a bus­car­le un sen­ti­do a la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal, don­de ha bro­ta­do la fie­bre de los wea­ra­bles, y a pe­sar de dis­po­ner en­tre sus fi­las de, por ejem­plo, el Ken­net Co­le Con­nec­ted, Mi­guel Án­gel guar­da una opi­nión fir­me: "Es­te ti­po de re­lo­jes pre­sen­ta va­rias li­mi­ta­cio­nes: la du­ra­ción de la ba­te­ría, la her­me­ti­ci­dad li­mi­ta­da y so­bre to­do el he­cho de que sea un sa­té­li­te del smartp­ho­ne, y no un sus­ti­tu­to de es­te, son un se­rio hán­di­cap".

Lo que es in­dis­cu­ti­ble es que es­te li­cen­cia­do en Cien­cias Em­pre­sa­ria­les y MBA por Esade se en­fren­ta a una gran pre­sión, aun­que "des­de pe­que­ño me ha gus­ta­do po­ner­me me­tas y siem­pre me he au­to­im­pues­to una bue­na do­sis de pre­sión pa­ra con­se­guir­las. Vi­vir con al­tas co­tas de es­trés ha si­do y es nor­mal pa­ra mí, lo que me ha ayu­da­do a asu­mir mi res­pon­sa­bi­li­dad ac­tual sin que el es­trés aca­be con­mi­go". Se­gu­ra­men­te en es­ta es­pe­cie de es­toi­cis­mo em­pre­sa­rial ten­ga mu­cho que ver su afi­ción por el de­por­te. "Me ini­cié muy pron­to en el te­nis y el es­quí. A los 25 em­pe­cé a dar pe­da­les y de los 30 a los 40 la bi­ci­cle­ta ha si­do mi gran pa­sión jun­to con los re­lo­jes". No cabe du­da; en una bús­que­da rá­pi­da en in­ter­net he­mos po­di­do iden­ti­fi­car­le co­mo miem­bro nú­me­ro 39 del equi­po del Ti­tan De­sert MTB Ma­rat­hon, acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo del ci­clis­mo de mon­ta­ña ba­sa­do en la fi­lo­so­fía del Pa­rís-da­kar. "Úl­ti­ma­men­te he cam­bia­do la bi­ci por el pá­del. Si­go pe­da­lean­do, pe­ro a otro rit­mo".

"Des­de pe­que­ño te­nía cla­ro que que­ría con­ti­nuar el ne­go­cio fa­mi­liar. Pre­pa­rar­me pa­ra po­der ser un digno su­ce­sor fue siem­pre mi ob­je­ti­vo"

CUES­TIÓN DE AC­TI­TUD El re­loj tie­ne ya po­co que ver con dar la ho­ra; es el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra ex­pre­sar una ma­ne­ra de ser o una ac­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.