VALT­TE­RI BOT­TAS

GQ (Spain) - - Travelling -

trendy.

• AL­GO DE­BE DE TE­NER FIN­LAN­DIA pa­ra ser cu­na de tan gran­des pi­lo­tos. A nom­bres mí­ti­cos del au­to­mo­vi­lis­mo co­mo Ke­ke Ros­berg, Mi­ka Hak­ki­nen o Ki­mi Räik­kö­nen, se une aho­ra es­te mu­cha­cho afa­ble de 26 años que, ya en su ter­ce­ra tem­po­ra­da en la Fór­mu­la 1 con Wi­lliams, ha de­mos­tra­do que es ca­paz de con­ver­tir el ca­jón del pó­dium en su lu­gar de re­si­den­cia ha­bi­tual (siem­pre y cuan­do los duen­des de la me­cá­ni­ca se lo per­mi­tan). Es, ade­más, em­ba­ja­dor de Hac­kett. Y con él es­tu­vi­mos en la pre­sen­ta­ción de los ge­me­los he­chos con pie­zas del mo­tor de su mo­no­pla­za que la fir­ma in­gle­sa aca­ba de lan­zar en edi­ción li­mi­ta­da. GQ: El mo­tor se ha vuel­to ca­da vez más im­por­tan­te en la F1 ac­tual. ¿Qué opi­nas de lle­var sus pie­zas co­mo un com­ple­men­to? VALT­TE­RI BOT­TAS: Creo que lle­var el mo­tor en los ge­me­los es una idea muy di­ver­ti­da. Ca­da ca­ja de cam­bios, co­mo cual­quier otra par­te del co­che, es­tá lle­na de his­to­ria. Es tec­no­lo­gía pun­ta. De he­cho pue­des sen­tir lo li­ge­ros que son los ge­me­los cuan­do los co­ges. Es real­men­te cool lle­var un tro­ci­to de Fór­mu­la 1 en tus mu­ñe­cas. GQ: Por cier­to, ¿sue­les usar ge­me­los? V. B.: Sí, pre­fie­ro las ca­mi­sas con ese ti­po de pu­ño. GQ: ¿Y te in­tere­sa la mo­da? V. B.: Tam­bién, pe­ro es­toy apren­dien­do cons­tan­te­men­te, so­bre to­do aho­ra con la ayu­da de Hac­kett. A mi pro­me­ti­da [la na­da­do­ra Emi­lia Pik­ka­rai­nen] le gus­ta mu­cho la mo­da y me pre­sio­na pa­ra que pres­te más aten­ción a lo que me pon­go. Así que lo es­toy ha­cien­do, pa­si­to a pa­si­to. GQ: En­ton­ces, ¿te gus­ta se­guir las ten­den­cias? V. B.: Me gus­ta es­tar al tan­to de lo que se lle­va y de lo que se po­ne el res­to de la gen­te. Siem­pre es me­jor ir con la tem­po­ra­da, mi pro­me­ti­da me lo di­ce to­do el ra­to, y ella es la que se en­car­ga de man­te­ner­me al día. GQ: ¿Qué te pa­re­ce el es­ti­lo bri­tá­ni­co? V. B.: Me gus­ta el es­ti­lo bri­tá­ni­co por­que es tra­di­cio­nal, es­pe­cial­men­te el de Hac­kett, que le prac­ti­ca un pe­que­ño gi­ro que lo ha­ce más dis­tin­gui­do. Ade­más, me en­can­ta prac­ti­car el ti­ro al pla­to, así que no me sien­ta mal un po­co de tweed in­glés. GQ: ¿Y qué es lo que más te gus­ta del por­fo­lio de Hac­kett? V. B.: Las ca­mi­sas es­tam­pa­das, que siem­pre me que­dan bien. GQ: ¿Có­mo es tu es­ti­lo en tu vi­da pri­va­da? V. B.: Di­ría que es muy ca­sual, so­bre to­do cuan­do via­jo. Pe­ro si sal­go pa­ra ce­nar me gus­ta po­ner­me al­go más ele­gan­te, co­mo un tra­je, o al me­nos una cha­que­ta con una ca­mi­sa y pan­ta­lo­nes. Ha­ce po­co fui a la tien­da de Hac­kett en Lon­dres y me com­pré al­gu­nos za­pa­tos, pan­ta­lo­nes, ca­mi­sas y un tra­je. Apre­cio de ver­dad el es­ti­lo de Hac­kett. GQ: ¿Cuál es la pren­da sin la que no po­drías vi­vir? V. B.: Pro­ba­ble­men­te mi mono ig­ní­fu­go, pe­ro por otro la­do tam­po­co es­tá mal te­ner unos pan­ta­lo­nes. GQ: Co­rres pa­ra el equi­po Wi­lliams Mar­ti­ni. ¿Có­mo te sien­tes lle­van­do esos co­lo­res tan his­tó­ri­cos? V. B.: Mar­ti­nies­tam­bié­nu­na­mar­ca­con­mu­cha­cla­sey­le­da mu­cho es­ti­lo a la Fór­mu­la 1. Creo que Wi­lliams es un equi­po de lo más cool te­nien­do a Hac­kett y Mar­ti­ni co­mo spon­sors. GQ: Aho­ra que Wi­lliams ha vuel­to a lo más al­to, ¿sien­tes más pre­sión co­mo pi­lo­to? V. B.: No, en ab­so­lu­to. Por su­pues­to, quie­ro con­se­guir los me­jo­res re­sul­ta­dos, pe­ro no me ayu­da na­da aña­dir una pre­sión ex­tra. Me sien­to muy có­mo­do con nues­tra si­tua­ción ac­tual y nues­tras po­si­bi­li­da­des de éxi­to. GQ: ¿Qué po­si­ción te gus­ta­ría al­can­zar es­te año en el Cam­peo­na­to del Mun­do de Fór­mu­la 1? V. B.: Una que me­jo­re la del año pa­sa­do. Es­ta­mos to­da­vía me­jo­ran­do y hay mu­cho ca­mino por de­lan­te, pe­ro es po­si­ble. GQ: ¿Quién es tu pi­lo­to pre­fe­ri­do de la pa­rri­lla? V. B.: Massa, mi com­pa­ñe­ro de equi­po. GQ: ¿Quién era tu ído­lo de pe­que­ño? V. B.: Mi­ka Hak­ki­nen, el pi­lo­to fin­lan­dés que con­si­guió dos Cam­peo­na­tos del Mun­do. Él es aho­ra uno de mis má­na­gers y fue una gran fuen­te de mo­ti­va­ción cuan­do co­rría en kar­ting de ni­ño. GQ: ¿Quién es el pi­lo­to con más es­ti­lo del pad­dock? V. B.: Di­ré que yo… Pe­ro so­lo si voy ves­ti­do de Hac­kett. GQ: ¿Tie­nes al­gún ami­go en­tre el res­to de pi­lo­tos? V. B.: Me lle­vo muy bien con Fe­li­pe, mi com­pa­ñe­ro. Es un ti­po muy ma­jo. Tam­bién ten­go mu­chos ami­gos den­tro del equi­po Wi­lliams. So­mos co­mo una gran fa­mi­lia.

HÉC­TOR PA­LO­MA­RES

El pi­lo­to fin­lan­dés de F1 no es so­lo uno de los hom­bres más rá­pi­dos del mun­do so­bre cua­tro rue­das. Des­de que le vis­te Hac­kett, se ha con­ver­ti­do tam­bién en uno de los más

• ES HO­RA DE PRE­GUN­TAR­SE si la nue­va en­tre­ga de True De­tec­ti­ve ha es­ta­do a la al­tu­ra de la pri­me­ra. Pe­ro tam­po­co que­re­mos des­ani­mar­te por­que no sa­be­mos si eres to­do un pi­ra­ta, o si eres más de strea­ming o si si­gues es­pe­ran­do a que tu ca­nal de pa­go fa­vo­ri­to la es­tre­ne en Es­pa­ña, así que va­mos a an­dar­nos con pies de plo­mo por no co­me­ter sa­cri­le­gio con for­ma de spoi­ler. So­lo un avan­ce: no es­pe­res ni la in­tri­ga ni la emo­ción de la sea­son one. Lo que sí es una reali­dad es que es­ta nue­va tan­da del dra­ma po­li­cía­co de la HBO –el mis­mo que la pa­sa­da tem­po­ra­da en­tró en du­rí­si­ma com­pe­ten­cia con Far­go ,el th­ri­ller ins­pi­ra­do en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de los Coen– da pa­so aho­ra a un car­tel ex­ci­tan­te­men­te fe­me­nino en el que ellas re­con­quis­tan te­rreno y pro­ta­go­nis­mo.

Lo ra­ro es que ha­yas leído has­ta aquí ya que –no lo nie­gues– ape­nas has apar­ta­do la mi­ra­da del fo­tón ad­jun­to. Es­tas dos bue­nas mo­zas no son las es­tric­tas pro­ta­go­nis­tas, pe­ro tam­po­co les ha­ce fal­ta. Adria Ar­jo­na (hi­ja de Ri­car­do ídem, el mú­si­co gua­te­mal­te­co) ejer­ce de exó­ti­ca no­via de Tay­lor Kitsch, pro­ta del nue­vo True De­tec­ti­ve, jun­to a Co­lin Fa­rrell y Vin­ce Vaughn. An­tes de aden­trar­se en la in­ter­pre­ta­ción, Adria ejer­ció de mo­de­lo, pe­ro siem­pre qui­so más, que­ría ac­tuar: "Me ne­ga­ba a ha­cer cual­quier co­sa que no fue­ra True De­tec­ti­ve… [por­que ella lo va­le]. Has­ta que lo con­se­guí; así que aho­ra mis agen­tes me di­cen que no pue­do ne­gar­me a na­da".

Y de la vo­lup­tuo­sa la­ti­na, a la ru­bí­si­ma Le­ven Ram­bin, otra co­ti­za­da se­cun­da­ria cur­ti­da en éxi­tos de la pe­que­ña pan­ta­lla –co­mo Anato­mía de Grey o CSI: Mia­mi– que aho­ra, en su pa­pel de her­ma­na de la pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na (Ra­chel Mca­dams), nos per­mi­te dis­fru­tar de unas cur­vas y una bo­ca de in­far­to. To­do es­to vie­ne a cuen­to por si al ter­cer epi­so­dio es­tás a pun­to de clau­di­car. Aguan­ta, hom­bre, aguan­ta.

MA­NUEL ALE­MÁN

TYDEMAN NICK

Adria Ar­jo­na (iz­quier­da) lle­va su­je­ta­dor Co­sa­be­lla, fal­da Hou­se of Har­lot, me­dias Wol­ford y ta­co­nes Pie­rre Hardy. Le­ven Ram­bin (de­re­cha), ves­ti­do Ds­qua­red2. La pro­ce­den­cia de las es­po­sas se nos es­ca­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.