Im­pri­mir pa­ra con­ser­var gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

Aho­ra que ter­mi­na el ve­rano pro­ba­ble­men­te acumules en el mó­vil, en el or­de­na­dor o en la cá­ma­ra di­gi­tal un buen nú­me­ro de fo­to­gra­fías tomadas du­ran­te las va­ca­cio­nes. Lle­var­las en el mó­vil o te­ner­las en la nu­be (Dios aca­ba de ma­tar un gatito) re­sul­ta muy có­mo­do pa­ra re­vi­vir las va­ca­cio­nes en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar don­de ha­ya co­ne­xión. Pre­su­mir de fo­to­gra­fías du­ran­te el bre­ve tiem­po en el que esas fo­tos re­sul­tan no­ve­do­sas y mien­tras se man­ten­gan en­tre las fo­to­gra­fías más re­cien­tes en la ga­le­ría de fo­tos del mó­vil.

Por­que no pa­sa­rá mu­cho tiem­po an­tes de que esas fo­tos que­den se­pul­ta­das ba­jo pa­la­das de fo­tos más re­cien­tes. No mu­cho des­pués –an­tes in­clu­so de que las va­ca­cio­nes se con­vier­tan en un re­cuer­do le­jano, co­mo de otra vi­da– to­das esas fo­tos cae­rán en el ol­vi­do. Igual que su­ce­dió con las fo­tos del ve­rano pa­sa­do.

Pro­ba­ble­men­te te gus­ta­rá vol­ver a ver esas fo­to­gra­fías den­tro de un tiem­po. Tal vez en unos me­ses o qui­zá cuan­do ha­yan trans­cu­rri­do al­gu­nos años. La ma­la no­ti­cia es que pue­de su­ce­der que en­ton­ces ya no pue­das ver­las. O al me­nos no te se­rá fá­cil. Des­de lue­go no se­rá tan fá­cil co­mo echar un vis­ta­zo a las fo­tos del ve­rano del 88, esas que lle­van 30 años pe­ga­das en al­gún ál­bum fa­mi­liar en ca­sa de tus pa­dres.

Así que la re­co­men­da­ción es evi­den­te: im­pri­me las fo­tos que quie­ras con­ser­var. No es su­fi­cien­te con ha­cer tres co­pias de se­gu­ri­dad en otros tan­tos dis­cos du­ros. Sim­ple­men­te im­prí­me­las en pa­pel de bue­na ca­li­dad.

Pe­ro es­to no lo di­go yo. Yo soy de­ma­sia­do va­go co­mo pa­ra ir a im­pri­mir fo­tos a un Work­cen­ter, así que no se me ocu­rri­ría re­co­men­dar se­me­jan­te ta­rea. In­clu­so aun­que es al­go que se pue­de ha­cer por in­ter­net. Es de­cir, en cal­zon­ci­llos.

Quien lo re­co­mien­da es Vin­ton Cerf. Vin­ton Cerf es con­si­de­ra­do el pa­dre de in­ter­net. Es­te tí­tu­lo no le vie­ne por ser un ha­bi­tual de las apli­ca­cio­nes pa­ra li­gar, sino por­que des­de ha­ce mu­chos años Cerf ha par­ti­ci­pa­do en el de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gías cla­ve que han po­si­bi­li­ta­do la exis­ten­cia de in­ter­net, su de­sa­rro­llo y su po­pu­la­ri­za­ción; que ha he­cho po­si­ble, en­tre otras mu­chas co­sas, las apli­ca­cio­nes pa­ra li­gar.

Así que re­sul­ta que el pa­dre de in­ter­net –que ade­más es vi­ce­pre­si­den­te de Goo­gle– an­da en es­tos tiem­pos muy preo­cu­pa­do por las fo­tos de tus va­ca­cio­nes. Por las tu­yas y por las de to­dos los de­más. Y tam­bién, en ge­ne­ral, Cerf an­da preo­cu­pa­do por la in­gen­te can­ti­dad de información, co­no­ci­mien­tos, da­tos y re­cuer­dos que te­ne­mos al­ma­ce­na­dos úni­ca­men­te de for­ma di­gi­tal, en or­de­na­do­res y en la nu­be (otro gatito me­nos) o en so­por­tes co­mo dis­cos du­ros o me­mo­rias

"El si­glo XXI pue­de con­ver­tir­se en la Edad Os­cu­ra Di­gi­tal de la que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras con­ser­ven po­co o nin­gún re­gis­tro"

mi­nan­te. Se re­du­cía al ci­ne y a un tran­sis­tor que ra­dia­ba los par­ti­dos con la voz de Ma­tías Prats. Uno de sus mi­les de oyen­tes era Fran­co, que se­guía ca­da jor­na­da de­por­ti­va con la an­sie­dad del que se jue­ga los cuar­tos en las qui­nie­las. So­lo ga­nó una vez un pre­mio de 2.800 pe­se­tas, aque­llas mo­ne­das ru­bias que ve­nían con su ca­ra y su cruz.

Se cuen­ta que Fran­co se­guía los en­cuen­tros con tan­ta pa­sión que cuan­do es­ta­ba de via­je man­da­ba pa­rar el co­che en una cu­ne­ta y pe­día si­len­cio mien­tras subía el vo­lu­men del tran­sis­tor. De es­ta ma­ne­ra se­guía la jor­na­da fut­bo­le­ra, des­de la cu­ne­ta y con la guar­dia mo­ra a ca­ba­llo, ro­dean­do el co­che, por si las flais. En otra oca­sión, Ma­tías Prats se con­fun­dió en el re­sul­ta­do del en­cuen­tro, per­dien­do Es­pa­ña por cul­pa del error. Aun­que Ma­tías Prats se co­rri­gió de se­gui­do, Fran­co ju­ró fu­si­lar­lo. Lue­go se le pa­só. Te­nía sus pron­tos.

Pe­ro si por al­go Fran­co pa­só a la his­to­ria del fút­bol no fue por eso, sino por que­rer cam­biar las re­glas; o me­jor di­cho, la regla del des­em­pa­te me­dian­te los pe­nal­tis. La co­sa me­re­ce un apar­te.

Fran­co no en­ten­día, o no qui­so en­ten­der, que tras el em­pa­te y la pró­rro­ga, si es­ta no se re­sol­vía a fa­vor de al­guno de los equi­pos en­fren­ta­dos, se de­ci­die­ra en­ton­ces por tan­da de pe­nal­tis. Así di­cen las re­glas, pe­ro a Fran­co, siem­pre tan res­pon­sa­ble, le preo­cu­pa­ba que se de­le­ga­se la res­pon­sa­bi­li­dad de to­do un equi­po en una so­la per­so­na.

Co­mo mi­li­tar afri­ca­nis­ta de cam­pa­ña que era, se re­co­no­cía, no ya en el in­te­lec­tual or­gá­ni­co co­lec­ti­vo, sino en el im­bé­cil or­gá­ni­co co­lec­ti­vo. Prue­ba de ello es la con­clu­sión a la que lle­gó pa­ra re­sol­ver los em­pa­tes: en vez de por pe­nal­tis se ha­ría por sa­que de es­qui­na. De es­ta ma­ne­ra, la vic­to­ria del en­cuen­tro se la ju­ga­rían 11 con­tra 11, unos de­fen­dien­do y otros ata­can­do el sa­que de cór­ner. Con tal idea de casquero ron­dan­do su ma­gín afri­ca­nis­ta, Fran­co reunió a sus hom­bres y el im­bé­cil or­gá­ni­co co­lec­ti­vo se pu­so a ha­cer un pri­mer bo­rra­dor de la nue­va regla pa­ra el fút­bol. No te­nía nom­bre aun pe­ro to­do apun­ta­ba a que la re­so­lu­ción se iba a lla­mar Cór­ner Fran­co.

Cuen­ta Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán en su au­to­bio­gra­fía del ge­ne­ral Fran­co que cuan­do lle­gó la oca­sión de pre­sen­tar en­mien­da fue con mo­ti­vo de una Co­pa del Ge­ne­ra­lí­si­mo, ga­lar­dón anual con el que Fran­co se pre­mia­ba a sí mis­mo. Tras la pró­rro­ga, a pun­to de em­pe­zar la tan­da de pe­nal­tis, Fran­co hi­zo lla­mar al pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, que es­ta­ba cer­ca de la tri­bu­na, y le or­de­nó que re­sol­vie­ra el par­ti­do de in­me­dia­to me­dian­te su idea, el Cór­ner Fran­co. El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción em­pe­zó a tem­blar. Al final, olien­do su pro­pio su­dor y con un hi­lo de voz, el pre­si­den­te lo­gró de­cir que pa­ra que esa or­den fue­se vá­li­da se ne­ce­si­ta­ba per­mi­so de la FI­FA. En­ton­ces Fran­co le mi­ró de aba­jo arri­ba, re­so­pló y di­jo con voz chi­llo­na: "Pues si nos tie­nen que dar per­mi­so los de la FI­FA, an­da­mos apa­ñaos".

Des­pués de aque­llo, el Ge­ne­ra­lí­si­mo no vol­ve­ría a bus­car la ló­gi­ca del des­em­pa­te, de­di­cán­do­se a sus asun­tos de siem­pre pa­ra no que­dar re­le­ga­do en el pa­tio tra­se­ro de la his­to­ria.

"La con­clu­sión a la que Fran­co lle­gó pa­ra re­sol­ver los em­pa­tes: en vez de por pe­nal­tis se ha­ría por sa­que de es­qui­na"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.