El fu­tu­ro em­pie­za hoy

CE­LES­TINO GAR­CÍA Su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal me­re­ce dos ad­je­ti­vos: cohe­ren­te y só­li­da. Cur­ti­do de­par­ta­men­to a de­par­ta­men­to, su pri­vi­le­gia­da vi­sión del mun­do de la te­le­fo­nía de­be­ría co­ti­zar en bol­sa.

GQ (Spain) - - Planta Eqctiva - VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DE SAM­SUNG IBE­RIA

En los úl­ti­mos 15 años, Ce­les­tino Gar­cía Ro­me­ro ha desem­pe­ña­do to­dos los car­gos ló­gi­cos, pa­so a pa­so, has­ta lle­gar a la vi­ce­pre­si­den­cia de Sam­sung en Es­pa­ña. Ges­tión co­mer­cial, clien­tes, con­su­mo, dis­tri­bu­ción, mar­ke­ting, co­mu­ni­ca­ción, I+d…noha­yin­trín­gu­lis­del­mun­do­de­las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la te­le­fo­nía que es­te ma­dri­le­ño de 43 años, re­cién cum­pli­dos, no se­pa afron­tar. Des­de su po­si­ción –má­xi­mo car­go den­tro de una com­pa­ñía que siem­pre asig­na­las­pre­si­den­cias­re­gio­na­le­sa­co­rea­nos, en es­te ca­so Young­soo Kim–, re­sul­ta un lu­jo com­par­tir con él su vi­sión de un sec­tor en cons­tan­te y fre­né­ti­ca evo­lu­ción. GQ: ¿Fuis­te de los pri­me­ros en te­ner mó­vil o eras de los que se re­sis­tían? CE­LES­TINO GAR­CÍA: Lo cier­to es que lo tu­ve des­de mu­cho an­tes de que se de­mo­cra­ti­za­ran, era una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo más. Vi­ví­des­de­den­tro­la­tran­si­ción­del gad­get aso­cia­do a bro­kers y gen­te de las fi­nan­zas a ins­tru­men­to co­ti­diano al al­can­ce de cual­quie­ra. GQ: En­tras en Sam­sung en 2001 co­mo res­pon­sa­ble de cuen­tas en el área de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. ¿Qué te en­con­tras­te? C. G.: Era una em­pre­sa pe­que­ña, mo­des­ta. Mi en­tra­da se de­ci­dió pa­ra ha­cer­nos un hue­co en­tre los gran­des ope­ra­do­res y po­ner los pi­la­res de nues­tro ne­go­cio en Es­pa­ña. GQ: ¿Cuán­tos erais? C. G.: En Bar­ce­lo­na es­ta­ba la se­de so­cial y la fá­bri­ca en la que se en­sam­bla­ban mó­vi­les, pro­duc­tos de au­dio, ví­deo, te­le­vi­sión… En Ma­drid es­ta­ba la ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción en la que ape­nas éra­mos 12 per­so­nas. GQ: ¿Y ac­tual­men­te cuán­tos sois? C. G.: Aho­ra so­mos 400, un equi­po só­li­do, al­ta­men­te cua­li­fi­ca­do; jun­tos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do los sal­tos en tec­no­lo­gía, in­no­va­ción, cre­ci­mien­to de mar­ca y, so­bre to­do, en per­cep­ción por par­te del usua­rio. GQ: ¿Có­mo se ne­go­cia­ba en 2001, por no de­cir en la prehis­to­ria, con un ope­ra­dor? C. G.: Se im­pro­vi­sa­ba bas­tan­te. En el mer­ca­doha­bía­mu­chos­ju­ga­do­res,em­pre­sas­que­ya no es­tán por­que no aguan­ta­ron el rit­mo. No era fá­cil. Te­nías que ha­cer­te con un per­fec­to co­no­ci­mien­to del clien­te y dar con las cla­ves pa­ra en­ca­jar nues­tros pro­duc­tos en su ofer­ta. Enes­pa­ña­las­re­la­cio­nes­per­so­na­les­son­bá­si­cas al ha­cer ne­go­cios; es fun­da­men­tal for­jar­las,ge­ne­rar­con­fian­zay­no­trai­cio­nar­la­ja­más. GQ: ¿Qué es Es­pa­ña pa­ra Sam­sung? C. G.: Un­mer­ca­doim­por­tan­tí­si­mo.pri­me­ro por­que aquí te­ne­mos un cam­peón en el mun­do­de­lo­so­pe­ra­do­res­lla­ma­do­te­le­fó­ni­ca yco­la­bo­rar­co­ne­lla­si­túa­mu­chas­de­nues­tras ac­cio­nes en la pri­me­ra lí­nea in­ter­na­cio­nal. Y, des­pués, hay que de­cir que el es­pañol es un usua­rio que se adap­ta a las nue­vas tec­no­lo­gías de ma­ne­ra muy rá­pi­da. En ci­fras de ne­go­cio,es­pa­ñaes­bas­tan­te­re­le­van­te­ani­vel eu­ro­peo. So­mos un mercado muy dinámico y atrac­ti­vo pa­ra cual­quier gran com­pa­ñía. GQ: La lle­ga­da del 3G a Es­pa­ña le de­be mu­cho a Ce­les­tino Gar­cía, ¿ver­dad? C. G.: [Ri­sas]. Bueno, di­ga­mos que fui uno de los ar­tí­fi­ces, pe­ro no es­tu­ve so­lo. Éra­mos un gran equi­po, em­pe­zan­do por mi di­rec­tor enaquel­mo­men­to.co­la­bo­rar­con­vo­da­fo­ne en aque­lla aven­tu­ra re­sul­tó in­tere­san­tí­si­mo. Su­frí un mon­tón, to­do hay que de­cir­lo, pe­ro apren­dí­mu­cho­más.lo­re­cuer­do­con­ca­ri­ño. GQ: ¿Qué te han en­se­ña­do es­tos 15 años? C. G.: Aho­ra me re­sul­ta mu­cho más fá­cil va­lo­rar la po­si­ción de la com­pa­ñía, al­go que an­tes no era tan ob­vio. Yo creo que el men­sa­je es que hay que per­sis­tir, creer en los pro­yec­tos,que­cuan­do­los­de­más­ti­ran­la­toa­lla hay que con­ti­nuar tra­ba­jan­do. He apren­di­do que ese mo­de­lo tie­ne re­com­pen­sa. En Sam­sung nos he­mos en­fren­tan­do a in­fi­ni­dad de re­tos con éxi­to y me sien­to muy or­gu­llo­so de es­tar don­de es­ta­mos aho­ra. Se tra­ta de com­pro­me­ter­se, de ser leal y de tra­ba­jar mu­cho cre­yen­do siem­pre en lo que ha­ces. GQ: ¿Có­mo es tu re­la­ción con Young­soo Kim, pre­si­den­te de Sam­sung Ibe­ria? C. G.: Nues­tro por­fo­lio de pro­duc­tos es tan ex­ten­so que, bá­si­ca­men­te, la fun­ción del pre­si­den­te es la de tu­te­lar un equi­li­brio. Mr. Kim, co­mo le lla­ma­mos, es una per­so­na co­nu­na­gran­ca­pa­ci­dad­pa­ra­es­cu­chary­muy res­pe­tuo­so­con­la­cul­tu­ray­lao­pe­ra­ti­va­lo­cal. Siem­pre apren­des al­go de él. GQ: En­tien­do que de Co­rea lle­gan las di­rec­tri­ces ge­ne­ra­les y que el quid es­tá en ha­cer­se con el mercado re­gio­nal, ¿no? C. G.: Sí, con­sis­te en in­ter­pre­tar asu­mien­do que las re­ce­tas úni­cas no exis­ten, por­que el mercado cam­bia a dia­rio. Lo que apli­ca­mos el año pa­sa­do pa­ra cier­ta cuen­ta en cier­to con­tex­to hoy no sir­ve. To­do a nues­tro al­re­de­dor es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to. Mi pa­pel con­sis­te en di­ge­rir to­dos esos pro­ce­sos de trans­for­ma­ción. No exis­ten ma­nua­les ni es­cue­las de ne­go­cios que te en­se­ñen a in­ter­pre­tar lo que es­tá su­ce­dien­do. Hay que es­ta­ren­mo­do­su­per­re­cep­ti­vo,hay­que­vi­si­tar los pun­tos de ven­ta, in­ter­ac­tuar con clien­tes, ha­blar con téc­ni­cos, dis­cu­tir so­bre tec­no­lo­gía…hay­que­te­ner­la­men­tea­bier­ta­por­que nun­ca sa­bes qué o quién te va a ins­pi­rar. GQ: Te­le­vi­so­res, or­de­na­do­res, fri­go­rí­fi­cos, au­dio… ¿Có­mo di­vi­de uno la ca­be­za? C. G.: De­di­cán­do­le su tiem­po a ca­da pro­duc­to y apren­dien­do a prio­ri­zar. GQ: Ca­da nue­vo smartp­ho­ne de­be su­pe­rar con cre­ces al an­te­rior, va­ya es­trés… C. G.: Hay­que­crear­pro­pues­tas­de­va­lor­que se­duz­can al clien­te y hay que tra­du­cir ca­da nue­vo avan­ce tec­no­ló­gi­co en una ven­ta­ja. GQ: ¿Có­mo se­rá el pró­xi­mo mó­vil? C. G.: Los mó­vi­les son los gran­des ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res de hoy; la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les­no­ble­so­deúl­ti­ma­ge­ne­ra­ción­que apor­tan li­ge­re­za y ro­bus­tez va a ir más. GQ: ¿Es­tán re­tro­ce­dien­do las ta­ble­tas? C. G.: Hay cier­ta ten­den­cia uni­fi­ca­do­ra con el ta­ma­ño de los mó­vi­les, ca­da vez más gran­des. Es­tán pa­san­do co­sas muy in­tere­san­tes. GQ: ¿El fu­tu­ro, se­gún Sam­sung, se­rá…? C. G.: Se­rán gad­gets ca­da­vez­má­sú­ti­lesy­her­mo­sos. Es­ta­mos en el prin­ci­pio del prin­ci­pio de mu­chas ma­ra­vi­llas.

"To­do es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to. No exis­ten ma­nua­les ni es­cue­las de ne­go­cios que te en­se­ñen a in­ter­pre­tar to­do lo que es­tá su­ce­dien­do"

PA­GAR LA CUEN­TA

Si tu mó­vil tie­ne tec­no­lo­gía NFC (Near Field Com­mu­ni­ca­tion).

EM­BAR­CAR EN UN AVIÓN

Tar­je­tas de em­bar­que en el mó­vil (ya lo ofre­cen al­gu­nas com­pa­ñías) y vue­los más efi­cien­tes gra­cias a da­tos pro­ce­sa­dos en tiem­po real.

PE­DA­LEAR MÁS SE­GU­RO

Deuts­che Te­le­kom y el fa­bri­can­te Can­yon han desa­rro­lla­do una bi­ci que lla­ma a una am­bu­lan­cia si te caes y te en­vía al mó­vil su ubi­ca­ción si te la ro­ban. EN­CON­TRAR APAR­CA­MIEN­TO

Apli­ca­cio­nes co­mo Park­sight no­ti­fi­can a tu mó­vil las pla­zas li­bres (en ciu­da­des in­te­li­gen­tes)

VI­GI­LAR TU CA­SA

Te aler­ta cuan­do al­guien tras­pa­sa el área res­trin­gi­da que de­sig­nes. RE­GU­LAR LA TEM­PE­RA­TU­RA

Ter­mos­ta­tos in­te­li­gen­tes, co­mo Ne­tat­mo, sa­ben si ha­ce frío o ca­lor y aho­rran ener­gía. HA­CER LA LIS­TA DE LA COM­PRA

El fri­go­rí­fi­co de­tec­ta si es­tás es­ca­so de le­che y la in­clu­ye en tu pe­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.