La man­za­na que muer­de El in­ter­net de las co­sas

Que des­pués de una no­che de fies­ta tu pul­se­ra in­te­li­gen­te or­de­ne a la ca­fe­te­ra que te pre­pa­re un ca­fé car­ga­do es­tá más cer­ca de la reali­dad co­ti­dia­na que de la cien­cia fic­ción. Así se­rá en bre­ve nues­tro día a día gra­cias a los sis­te­mas M2M (información de

GQ (Spain) - - Planta Eqctiva -

Ap­plees­laem­pre­sa­más­co­ti­za­da­del­mun­do­ven­dien­do cin­co ti­pos de pro­duc­to: or­de­na­do­res, te­lé­fo­nos, ipad, ipody­re­lo­jes.otra­sem­pre­sas­si­mi­la­res,sony­po­re­jem­plo, ofre­cen cá­ma­ras de fo­tos, te­lé­fo­nos, ta­ble­tas, te­le­vi­sio­nes, cá­ma­ras de ví­deo, equi­pos de au­dio en ca­sa, ra­dios pa­ra co­che, vi­deo­con­so­las… Es­ta com­pa­ra­ción nos per­mi­te to­mar con­cien­cia de lo que ha su­pues­to, y su­po­ne, la en­tra­da de la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na en nues­tras vi­das des­de el pun­to de vis­ta de las co­mu­ni­ca­cio­nes… y tam­bién des­de la re­la­ción que los se­res hu­ma­nos te­ne­mos con in­ter­net. Los pro­duc­tos Ap­ple han im­pul­sa­do esa gran tran­si­ción de te­ner te­lé­fo­nos mó­vi­les con los que lla­mar o man­dar SMS a te­ner ter­mi­na­les mó­vi­les con los que ha­cer ca­si de to­do.

La­ca­pi­ta­li­za­ción­bur­sá­til­noim­pli­ca­ser­ni­laem­pre­sa de ma­yor ta­ma­ño ni la de ma­yor fac­tu­ra­ción. Por ejem­plo, en em­plea­dos, Ap­ple es­tá muy le­jos de las más gran­des. Las que más, IBM, o Walmart, su­pe­ran por mu­cho el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res que tie­ne la com­pa­ñía que fun­da­ron Jobs y Woz­niak. La ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til re­pre­sen­ta, so­bre to­do, el con­sen­so que tie­nen los ac­to­res im­pli­ca­dos so­bre el va­lor de una em­pre­sa. Evi­den­te­men­te se ba­sa en da­tos y reali­da­des, aun­que tam­bién en pre­sun­cio­nes y es­ti­ma­cio­nes. Ap­ple du­pli­ca, con 740.000 mi­llo­nes, a la si­guien­te em­pre­sa en es­te ín­di­ce, Ex­xon Mo­bil (350.000). Y vis­tos los da­tos de fac­tu­ra­ción y be­ne­fi­cios, la jus­ti­fi­ca­ción de es­te am­plí­si­mo mar­gen no tie­ne que ver tan­to con los da­tos, sino con la ex­pec­ta­ti­va que la em­pre­sa ha ge­ne­ra­do. Ex­pec­ta­ti­va ba­sa­da en un sim­ple re­pa­so al his­to­rial de una com­pa­ñía que re­vo­lu­cio­nó el mercado con el ipho­ne y con el ipad. Y se espera que lo vuel­va a ha­cer. Al mar­gen de lo que ocu­rra con el Ap­ple Watch, se ru­mo­rea que los di­se­ña­do­res de Cu­per­tino lle­van 5 años tra­ba­jan­do en una te­le­vi­sión lla­ma­da a cam­biar nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos con es­ta pan­ta­lla. Sa­be­mos po­co del pro­yec­to, in­clu­so se di­ce que po­dría es­tar en vía muer­ta. De en­tre las hi­po­té­ti­cas no­ve­da­des, se con­je­tu­ra con que las prin­ci­pa­les ob­se­sio­nes de los di­se­ña­do­res son aca­bar con el man­do a dis­tan­cia y que le hablemos a la TV. Reali­dad o fic­ción, lo que es­tá cla­ro es que el mercado espera de ellos lo más gran­de… por­que han me­ti­do mu­chí­si­mo di­ne­ro pa­ra con­se­guir­lo.

ILU­MI­NAR LAS CA­LLES

En su jus­ta me­di­da: más te­nue en días cla­ros, in­ten­sa en nublados. Tam­bién aho­rra.

IN­TER­NET DE LAS CO­SAS

To­do lo que pue­des ha­cer des­de el mó­vil (o wea­rea­bles)

es­tés don­de es­tés.

EVI­TAR ATAS­COS

Te avi­sa de re­ten­cio­nes y te da ru­tas al­ter­na­ti­vas.

EN­CEN­DER LA CA­FE­TE­RA

Tu pul­se­ra de­tec­ta que te acos­tas­te tar­de y or­de­na­rá a la ca­fe­te­ra que te pre­pa­re un ca­fé bien car­ga­do. PRE­CA­LEN­TAR EL HORNO

O en­cen­der la TV, la la­va­do­ra, el la­va­pla­tos o cual­quier elec­tro­do­més­ti­co me­dian­te con­trol re­mo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.