Sal­pi­ca­do de éxi­to

A ba­se de zom­bis y sus­pen­se, MA­NEL LOU­REI­RO se ha co­la­do en las ca­si inal­can­za­bles es­tan­te­rías de EE UU.

GQ (Spain) - - Entrevista -

Al­go me­nos del 3% de los li­bros que se pu­bli­can ca­da año en EE UU es obra de es­cri­to­res no na­ci­dos en te­rri­to­rio yan­qui. Es de­cir, so­lo un pe­que­ño pu­ña­do de fo­rá­neos lo­gra co­lo­car su tra­ba­jo en­tre ejem­pla­res de los im­pla­ca­bles Ja­mes Patterson, Dan Brown o John Gris­ham. Uno de los po­cos es­pa­ño­les que lo ha lo­gra­do en lo­súl­ti­mo­sa­ños–ade­más­de­car­los­ruiz Za­fón y al­gún que otro afor­tu­na­do– es Ma­nel Lou­rei­ro (Pon­te­ve­dra, 1975).

La his­to­ria de es­te abo­ga­do re­con­ver­ti­do en au­tor su­per­ven­tas pa­re­ce sa­ca­da del guión de al­gu­na pe­lí­cu­la ma­de in Holly­wood de su­pera­ción per­so­nal: en 2005 abrió un blog en el que na­rra­ba los por­me­no­res de un hi­po­té­ti­co apo­ca­lip­sis zom­bi y la bi­tá­co­ra triun­fó de tal ma­ne­ra que Dol­men

de­ci­dió edi­tar­la en pa­pel dos años más tar­de con el nom­bre de Apo­ca­lip­sis Z. Ya en 2010 lla­ma­rían a su puer­ta los res­pon­sa­bles de Pla­za & Ja­nés por­que que­rían pu­bli­car­le las dos si­guien­tes en­tre­gas de la sa­ga. Po­co des­pués lle­ga­ría Ama­zon –don­de lan­zó en in­glés su pri­me­ra obra, que lle­gó a su­pe­rar en nú­me­ro de tex­tos ven­di­dos al mis­mí­si­mo Step­hen King– y Pla­ne­ta, con la que ha pu­bli­ca­do sus dos tra­ba­jos más re­cien­tes, El úl­ti­mo pa­sa­je­ro y Ful­gor (es­te úl­ti­mo lle­gó a las tien­das el pa­sa­do sep­tiem­bre).

¡Guau! El ti­po cam­bia de pro­fe­sión y en ape­nas una dé­ca­da es­cri­be cin­co no­ve­las y pa­sa de ser leí­do por un pu­ña­do de in­ter­nau­tas ávi­dos de his­to­rias de te­rror y sus­pen­se a ocu­par mi­llo­nes de me­si­tas de noche al otro la­do del mun­do. Al con­tra­rio de lo que pu­die­ra pa­re­cer, es­ta tran­si­ción, ver­ti­gi­no­sa in­clu­so pa­ra el más osa­do, le ha cla­va­do to­da­vía más los pies al sue­lo, tal y co­mo ad­mi­te el pro­pio Ma­nel: "Mi pri­mer li­bro es­ta­ba des­ti­na­do a ser leí­do por unos cuan­tos lec­to­res; aho­ra ten­go que es­cri­bir pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas. No sien­to pre­sión por el cam­bio, sino res­pon­sa­bi­li­dad, por­que to­dos ellos te es­tán exi­gien­do que, por lo me­nos, man­ten­gas el ni­vel de tu tra­ba­jo an­te­rior".

¿Y de dón­de sur­ge la ins­pi­ra­ción, la chis­pa, que man­tie­ne el lis­tón a la al­tu­ra que su pú­bli­co le de­man­da? "Las his­to­rias na­cen en los si­tios más in­sos­pe­cha­dos y en las cir­cuns­tan­cias más ex­tra­ñas. Si se su­pie­se de dón­de sa­len las ideas que dan las no­ve­las, los es­cri­to­res se­ría­mos tíos ab­so­lu­ta­men­te pres­cin­di­bles por­que en las editoriales ha­bría má­qui­nas que es­ta­rían cons­tan­te­men­te es­cu­pien­do best se­llers per­fec­tos", bro­mea, al tiem­po que nos cuen­ta la si­tua­ción de la que sur­gió el flas­ha­zo que desem­bo­có en Ful­gor: "Iba con­du­cien­do de noche por una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña de Ga­li­cia es­cu­chan­do Fol­som Pri­son Blues, una can­ción de Johnny Cash que di­ce lo si­guien­te: 'Dis­pa­ré a un hom­bre en Reno, sim­ple­men­te pa­ra ver­le mo­rir'. Es­ta lí­nea me pa­re­ció te­rri­ble, de una des­hu­ma­ni­za­ción to­tal, y jus­to cuan­do la es­ta­ba es­cu­chan­do no­té una som­bra que se mo­vió jun­to a mi co­che du­ran­te 100 o 200 me­tros. No sé qué era, un ani­mal qui­zá, pe­ro la mez­cla de am­bas imá­ge­nes me pa­re­ció tan po­de­ro­sa que tu­ve que pa­rar en una cu­ne­ta pa­ra ano­tar lo que aca­ba­ba de per­ci­bir. Al día si­guien­te leí es­ta ano­ta­ción y su­pe que ahí em­pe­za­ba mi si­guien­te no­ve­la".

MAN­TIE­NE SU IN­DE­PEN­DEN­CIA

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra los que le si­guen (se­gui­mos) des­de su pe­lo­ta­zo zom­bi, Ma­nel no se ha vis­to obli­ga­do a cam­biar su es­ti­lo pa­ra con­ten­tar a sus nue­vos y po­de­ro­sos edi­to­res: "Ade­más de Pla­ne­ta en España, tra­ba­jo con otras 15 o 16 editoriales por to­do el mun­do. Ca­da una es di­fe­ren­te a la otra, pe­ro lo cier­to es que to­das me de­jan es­cri­bir con mu­cha li­ber­tad por­que en­tien­den que lo que yo ha­go les fun­cio­na". Eso sí, Ma­nel tie­ne cla­ro que no tra­ba­ja pa­ra con­ten­tar a una em­pre­sa, sino a to­dos aque­llos que de verdad le quie­ren leer: "Cuan­do es­cri­bo ha­go un pac­to con el lec­tor. Él me ofre­ce su tiem­po y di­ne­ro y yo me com­pro­me­to a en­tre­gar­le una ex­pe­rien­cia emo­cio­nal, a co­ger­le de la mano y su­bir­le en una mon­ta­ña ru­sa y a dar­le 500 pá­gi­nas que no va a que­rer de­jar de leer has­ta que no se ha­yan aca­ba­do. Y siem­pre in­ten­to que la in­ver­sión de tiem­po y di­ne­ro que ha he­cho en mí le ha­ya va­li­do la pe­na". Un jo­ven abo­ga­do –qué ca­sua­li­dad, co­mo Ma­nel– lle­va una vi­da tran­qui­la en una pe­que­ña pro­vin­cia es­pa­ño­la has­ta que un ex­tra­ño in­ci­den­te que tie­ne lu­gar en un país del Cáu­ca­so ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una epi­de­mia glo­bal.

"Cuan­do es­cri­bo ha­go un pac­to con el lec­tor. Él me ofre­ce su tiem­po y di­ne­ro y yo me com­pro­me­to a dar­le 500 pá­gi­nas que no va a que­rer de­jar de leer"

POR JE­SÚS MERINO LÓ­PEZ

APO­CA­LIP­SIS Z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.