El hom­bre que sa­bía de­ma­sia­do (so­bre ru­bias) Sus ob­se­sio­nes fa­vo­ri­tas

Un nue­vo lan­za­mien­to edi­to­rial ex­plo­ra la ob­se­si­va, cruel y con­fu­sa re­la­ción de Al­fred Hitch­cock con sus mu­sas de ca­be­llos do­ra­dos.

GQ (Spain) - - Planeta Pop - Gra­ce Kelly

Lla­ma­ba nór­di­cas a las ru­bias. Pa­ra él, re­pre­sen­ta­ban la quin­tae­sen­cia de la fe­mi­ni­dad vul­ne­ra­ble. En su se­rie de en­tre­vis­tas con Fra­nçois Truf­faut, Hitch­cock ha­ce más de 140 re­fe­ren­cias a ac­tri­ces. La ma­yor par­te de sus co­men­ta­rios son neu­tra­les, pe­ro fre­cuen­te­men­te tam­bién re­sul­tan hos­ti­les o dis­pli­cen­tes. Ni si­quie­ra las que en apa­rien­cia le caían bien –co­mo In­grid Berg­man o Gra­ce Kelly– sus­ci­ta­ron una so­la pa­la­bra ama­ble. Sin du­da se sen­tía atraí­do por las mu­je­res, so­bre to­do por las ru­bias, pe­ro nun­ca ha­bló bien de ellas. Las con­si­de­ra­ba se­res sen­sua­les pe­ro ano­di­nos, so­me­ti­dos a ab­sur­dos im­pul­sos se­xua­les. "No es que odie a las mu­je­res, sino que du­do que sean tan bue­nas co­mo los hom­bres a la ho­ra de ac­tuar", di­jo en los ini­cios de su ca­rre­ra.

Las ru­bias eran más fá­ci­les de fo­to­gra­fiar en blanco y ne­gro, y con­si­de­ra­ba que su frial­dad y ele­gan­cia mar­ca­ban el con­tras­te con el ti­po de pa­sio­nes que desea­ba mos­trar ba­jo la su­per­fi­cie de sus re­tor­ci­das tra­mas. Po­dría de­cir­se que sen­tía una fas­ci­na­ción ase­si­na ha­cia sus mu­sas de ca­be­llos do­ra­dos, no en vano su pri­me­ra pe­lí­cu­la se ti­tu­ló El enemi­go de las ru­bias (1926) pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, más que ase­si­nar­las, a gran par­te de ellas las con­vir­tió en es­tre­llas inmortales. Si quie­res sa­ber más so­bre es­ta ob­se­sión del rey del sus­pen­se, tu li­bro es Las fas­ci­nan­tes ru­bias de Al­fred Hitch­cock, de Ser­ge Koster. Con su be­lle­za fría y ele­gan­te, la inigua­la­ble dio­sa hitch­coc­kia­na y ya­ya de Carlota Ca­si­rag­hi que­dó re­du­ci­da al pa­pel de can­di­da­ta al ma­tri­mo­nio en La ven­ta­na in­dis­cre­ta.

Per l se­xual del tío 'Hitch'

ES­PO­SA Y PU­TA "Bus­ca­mos mu­je­res de mun­do, da­mas que se trans­for­man en pu­tas en el dor­mi­to­rio", di­jo Aho­ra Ser­ge Koster ana­li­za la ob­se­sión del di­rec­tor en es­te li­bro de Pe­ri­fé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.