El pla­cer de ver una se­rie ma­la

Quien no se ha­ya tra­ga­do al­gu­na tem­po­ra­da in­fu­ma­ble que pa­se de pá­gi­na. Es­to es pa­ra to­dos los que al­gu­na vez he­mos sen­ti­do el pla­cer cul­pa­ble de ver al­go que nos da gri­ma sin po­der apar­ta rl a mi­ra­da de la pan­ta­lla.

GQ (Spain) - - Héroes -

Los So­prano ter­mi­na­ron un 10 de ju­nio de 2007. Ese día hu­bo un lu­to si­len­cio­so que du­ró días, los ne­ce­sa­rios pa­ra com­pren­der que Los So­prano no ha­bía muerto co­mo pro­duc­to, sino que ha­bía pro­vo­ca­do el na­ci­mien­to de una nue­va era en la fic­ción te­le­vi­si­va. Con la se­rie de David Cha­se los guio­nes se vol­vie­ron más áci­dos, los per­so­na­jes más irre­ve­ren­tes, la fo­to­gra­fía más cui­da­da, en de­fi­ni­ti­va: la pe­que­ña pan­ta­lla se volvió más gran­de. Las bue­nas his­to­rias co­men­za­ron a tras­to­car nues­tras aco­mo­da­das expectativas. Nos vol­vi­mos adic­tos a los hi­los na­rra­ti­vos sin res­pues­tas pre­vi­si­bles, pro­duc­tos dig­nos de un Os­car que tam­bién per­de­ría Leonardo Di­ca­prio.

Pe­ro en­tre to­do ello si­gue triun­fan­do la na­da na­rra­ti­va. La re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre una se­rie y un es­pec­ta­dor fiel es de amor in­con­di­cio­nal, y na­die man­da en los co­ra­zo­nes. Las se­ries ma­las con­ti­nua­ron bro­tan­do en la era post-tony-so­prano por una sen­ci­lla ra­zón: el pú­bli­co las si­gue re­cla­man­do. Y por otra ra­zón to­da­vía más ob­via: lo que pa­ra ti es ma­lo, pa­ra un se­ñor sen­ta­do en su so­fá de cua­dros de Las Pe­dro­ñe­ras es una obra de ar­te, el súm­mum de la per­fec­ción na­rra­ti­va.

Pon­ga­mos las car­tas so­bre la me­sa. Si­go vien­do Ana­to­mía de Grey y no os pue­do dar ni un so­lo mo­ti­vo cohe­ren­te por el que lo ha­ga más allá del víncu­lo co­rre­la­ti­vo sa­tis­fac­ción-dra­ma que me ge­ne­ra. Si me di­cen que una ma­na­da de ñus vo­la­do­res ata­ca­rán a to­do el cua­dro de doctores de­vas­tan­do el Seattle Gra­ce me lo cree­ré por­que ya to­do en Ana­to­mía de Grey es po­si­ble. Y eso a al­gu­nos es­pec­ta­do­res nos re­con­for­ta. Nos he­mos fa­mi­lia­ri­za­do con el ex­tre­mis­mo sen­ti­men­tal de sus vi­das.

Las se­ries ma­las son un pla­cer cul­pa­ble, co­mo un te­le­fil­me de me­dio­día, o co­rear a So­nia y Se­le­na en la du­cha, o co­mer que­so Brie a bo­ca­dos. Cual­quier es­pec­ta­dor ha acu­mu­la­do ho­ras de vi­sio­na­do de per­so­na­jes po­chos, tí­te­res sin alma, pa­ro­dias po­bres co­mo el pe­lo de un ki­wi, te­le­no­ve­las que de­jan a Ma­ría Fer­nan­da de las Mer­ce­des a la al­tu­ra de Wal­ter Whi­te. Con Ma­nos a la obra apren­di­mos la im­por­tan­cia de un buen go­te­lé. Con Los hom­bres de Pa­co que pue­des enamo­rar­te y no es­tar con esa per­so­na, y es­tar, y no es­tar, y es­tar a es­con­di­das, y no es­tar, y fu­gar­te, y dra­món. Ana y los sie­te nos pro­vo­có son­ri­sas y lá­gri­mas, pe­ro so­bre to­do lá­gri­mas fuer­tes. El bar­co nos mos­tró que si des­apa­re­ce la hu­ma­ni­dad ha­brá una des­pen­sa su­fi­cien­te co­mo pa­ra ali­men­tar a tu tri­pu­la­ción eter­na­men­te, aun­que en me­tros cua­dra­dos no sea su­pe­rior a 40. Al­gu­nos lle­ga­mos ago­ni­zan­do a la cuar­ta tem­po­ra­da de Pri­son Break y re­cla­ma­mos nues­tro pre­mio ho­no­rí­fi­co. Otros lle­ga­mos al fi­nal de Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre acu­rru­ca­dos en el so­fá en­tre los hi­jos de Ted Mosby. The Fo­llo­wing nos ge­ne­ró un di­fí­cil se­gui­mien­to, pa­ra­dó­ji­ca­men­te. O ama­mos en tiem­pos re­vuel­tos Al sa­lir de cla­se por­que ahí ha­bía Fí­si­ca o quí­mi­ca.

Por su­pues­to, hay se­ries tan te­rri­bles que te obli­gan a una fu­ga pre­ma­tu­ra, pe­ro son las que me­nos. La ma­yo­ría de las ve­ces con­ti­nua­mos vien­do los más te­dio­sos pro­duc­tos por­que he­mos ad­qui­ri­do un po­so sen­ti­men­tal du­ran­te tem­po­ra­das. Ne­ce­si­ta­mos sa­ber có­mo ter­mi­nan pa­ra, al fin, de­jar­las ir en paz. Fir­mar su necrológica con la se­gu­ri­dad de ha­ber es­ta­do a su la­do has­ta el úl­ti­mo alien­to. Las se­ries ma­las con­si­guen re­la­ti­vi­zar ese mal día que has te­ni­do en el tra­ba­jo, que de­jes de pen­sar. Nos cuen­tan his­to­rias de­fec­tuo­sas, co­mo la vi­da mis­ma. Aun­que al fi­nal siem­pre ca­be la po­si­bi­li­dad de que to­do ha­ya si­do un mal sue­ño de Re­si­nes.

Nom­bre

Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to

Na­cio­na­li­dad

Pro­fe­sión

Gé­ne­ro li­te­ra­rio

Obra des­ta­ca­da

Jo­nat­han Earl Fran­zen.

1

Ob­je­ti­vo: el mun­do. Es en se­rio, eh: el al­can­ce de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal es ili­mi­ta­da, tal y co­mo des­ve­lan los do­cu­men­tos

ltra­dos por Ed­ward Snow­den, que des­cri­ben una ope­ra­ción de pi­ra­te­ría di­ri­gi­da a sub­ver­tir la in­fra­es­truc­tu­ra de in­ter­net. RE­SUL­TA­DO: Pa­ra­noia glo­bal y una re­duc­ción de la se­gu­ri­dad di­gi­tal de to­do el pla­ne­ta.

2

2007: EE UU lan­zó el gu­sano Stux­net con­tra Irán pa­ra sa­bo­tear el pro­gra­ma nu­clear del país. RE­SUL­TA­DO: Stux­net lo­gró tras­to­car los pla­nes de Mah­mud Ah­ma­di­ne­yad. El ata­que sen­tó un pre­ce­den­te en la gue­rra ci­ber­né­ti­ca, ya que los paí­ses com­pro­ba­ron la e ca­cia de los ata­ques di­gi­ta­les pa­ra resolver dispu­tas po­lí­ti­cas.

'SPA­NISH A FIC­TION' Los Se­rrano, de Pa­co Los hom­bres o Ana y los sie­te. Na­die con­fe­sa­ba ba­tie­ron ver­las, pe­ro ré­cords de au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.