Jo­nat­han Fran­zen

GQ (Spain) - - Héroes -

Aten­ción, por­que es­ta­mos ante el Gran No­ve­lis­ta Ame­ri­cano de nues­tra épo­ca, un ho­nor que, co­mo to­dos los que se es­cri­ben con ma­yús­cu­las, hay quien con­si­de­ra in­me­re­ci­do (¿qué tal Phi­lip Roth, Ri­chard Ford, Cor­mac Mccarthy o Don Deli­llo?). Pe­ro so­bre to­do es el au­tor de dos de los li­bros más ven­di­dos, leí­dos, ana­li­za­dos y ad­mi­ra­dos por crí­ti­ca y pú­bli­co de las úl­ti­mas dé­ca­das: Las co­rrec­cio­nes (2001) y Li­ber­tad (2011), dos no­ve­lo­nes de más de 600 pá­gi­nas ca­da uno con los que ha ven­di­do ejem­pla­res su­fi­cien­tes pa­ra em­pa­pe­lar el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do. Tam­bién fue­ron las que le lle­va­ron a sa­lir en la por­ta­da del se­ma­na­rio Ti­me ba­jo la con­si­de­ra­ción de ser el mejor au­tor nor­te­ame­ri­cano del si­glo XXI (cuan­do lle­va­ba diez años sin de­di­car su co­ti­za­da por­ta­da a un es­cri­tor (an­tes de él lo con­si­guie­ron Ja­mes Joy­ce, John Up­di­ke, To­ni Mo­rri­son, Vla­di­mir Na­bo­kov, J. D. Sa­lin­ger y Tom Wol­fe).

Pe­ro me­re­ce ex­pli­car có­mo lo ha lo­gra­do. Ha­bla­mos de Fran­zen por­que es­te mes pu­bli­ca en España su esperada nue­va no­ve­la, Pu­rity (Pu­re­za, en es­pa­ñol, edi­ta­da por Sa­la­man­dra), y en to­tal arro­ja cin­co no­ve­las, cua­tro li­bros de en­sa­yos y una adap­ta­ción te­le­vi­si­va frus­tra­da (de Las co­rrec­cio­nes, que no pa­só del epi­so­dio pi­lo­to). Con to­do ello ha con­se­gui­do una obra am­bi­cio­sa in­te­lec­tual­men­te que emo­cio­na pro­fun­da­men­te y abar­ca al­gu­nas de las cues­tio­nes más acu­cian­tes de la so­cie­dad ame­ri­ca­na de hoy.

Fran­zen era el me­nor de los tres hi­jos de un in­ge­nie­ro fe­rro­via­rio y un ama de ca­sa que le in­cul­ca­ron el va­lor de lo prag­má­ti­co du­ran­te la edad do­ra­da de la cla­se me­dia ame­ri­ca­na. En su ado­les­cen­cia fue el clá­si­co nerd fla­co y con ga­fas de pas­ta, con afi­ción por los jue­gos de pa­la­bras y la obra de Tol­kien. En aque­lla épo­ca Fran­zen le ha­bía he­cho a sus pa­dres una pro­me­sa: si no pu­bli­ca­ba su pri­mer li­bro an­tes de cum­plir los 25 se da­ría por ven­ci­do y em­pe­za­ría a es­tu­diar De­re­cho. Cum­plió su co­me­ti­do, pe­ro cua­tro años des­pués, cuan­do en 1988 pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, La ciu­dad vein­ti­sie­te. "De al­gu­na ma­ne­ra com­ple­té las 10.000 ho­ras de tra­ba­jo que, se­gún al­gu­nos, ne­ce­si­tas an­tes de lle­gar a nin­gu­na par­te", di­ría des­pués. Cua­tro años más tar­de lle­gó Mo­vi­mien­to fuer­te, (1992). Am­bas no­ve­las tu­vie­ron crí­ti­cas po­si­ti­vas, pe­ro fue­ron nin­gu­nea­das por el pú­bli­co, aun­que le sir­vie­ron pa­ra con­ver­tir­se en el es­cri­tor que hoy co­no­ce­mos.

Su ha­bi­li­dad na­rra­ti­va, que va del gran fres­co so­cial a la crí­ti­ca más mor­daz, se mue­ve en una as­tu­ta lí­nea en­tre el éxi­to co­mer­cial y el tras­fon­do so­cial y po­lí­ti­co: Fran­zen es un es­cri­tor rea­lis­ta que se ha to­ma­do su ta­rea co­mo si fue­ra un no­ve­lis­ta ru­so del si­glo XIX y re­tra­ta su en­torno con un dra­ma­tis­mo abru­ma­dor pa­ra ca­lar has­ta lo más pro­fun­do del ser hu­mano. Ade­más, en un mun­do do­mi­na­do por la ur­gen­cia de los 140 ca­rac­te­res, él se atre­ve con to­chos de más de 600 pá­gi­nas cu­ya es­cri­tu­ra trans­mi­te ver­da­des esen­cia­les acer­ca de quié­nes so­mos y ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos con el fi­lo apun­tan­do a nues­tros de­seos, nues­tras an­sie­da­des y nues­tro co­lec­ti­vo es­pí­ri­tu. Di­cho es­to, la obra de Fran­zen, ade­más, haa­rro­ja­do­siem­preun­de­ba­te­so­bre­la­ca­pa­ci­dad­deun­tex­to­li­te­ra­rio­pa­ra­ha­blar­de­los­pro­ble­mas­de­la­ver­ti­gi­no­sa­so­cie­dad­de­lain­for­ma­ción.

Fran­zen ha­bla po­co, pe­ro ca­da vez que lo ha­ce cau­sa re­vue­lo. Des­de que en 1996 pu­bli­ca­ra en la re­vis­ta Har­per's Ma­ga­zi­ne su en­sa­yo Tal vez so­ñar, en el que apun­ta­ba la de­ca­den­cia de la in­te­li­gen­cia na­rra­ti­va es­ta­dou­ni­den­se y la muer­te de la no­ve­la so­cial, se ha con­ver­ti­do en una de las vo­ces más mor­da­ces de la in­te­lec­tua­li­dad li­te­ra­ria abo­ca­da a des­nu­dar las mi­se­rias y ba­je­zas del pueblo ame­ri­cano. Aun­que él in­sis­te siem­pre en su vo­ca­ción de lle­gar al ma­yor nú­me­ro de gen­te: "Quie­ro dar pla­cer con to­do lo que es­cri­bo. Pla­cer in­te­lec­tual, pla­cer emo­cio­nal, lin­güís­ti­co o es­té­ti­co. Ten­go en mi men­te unos 500 ejem­plos de no­ve­las que me han da­do pla­cer, y de lo que tra­to con mi tra­ba­jo es de de­vol­ver al­go de lo que esos li­bros me han da­do". Así que mien­tras ave­ri­gua­mos si su obra me­re­ce o no ser con­si­de­ra­da la Gran No­ve­la Ame­ri­ca­na, po­de­mos hin­car­le el dien­te a Pu­re­za. Y lue­go lo de­ba­ti­mos.

GQUOTES

• "No es­cri­bo pa­ra to­do el mun­do. Es­cri­bo pa­ra la gen­te que no en­ca­ja en él. Pa­ra los que no es­tán sa­tis­fe­chos y sien­ten ver­güen­za. Es­cri­bo pa­ra los mis­fits. Y per­te­ne­cen a to­das las cla­ses, a to­das las ra­zas y se­xos y eda­des". • "He he­cho mu­cho di­ne­ro de for­ma ines­pe­ra­da, pe­ro no soy una per­so­na ri­ca, sino un po­bre con di­ne­ro. He si­do po­bre du­ran­te tan­to tiem­po que siem­pre lo se­ré". • "In­ter­net es co­mo el ta­ba­co del si­glo XXI. En los 50, to­do el mun­do fu­ma­ba. Hoy to­dos van te­clean­do com­pul­si­va­men­te por la ca­lle. Has­ta yo sien­to an­sie­dad si lle­vo dos ho­ras sin con­sul­tar el e-mail. To­dos sien­ten que pier­den el tiem­po, pe­ro no pue­den de­jar de ha­cer­lo. Ahí en­tra­mos los no­ve­lis­tas: un buen li­bro de­tie­ne el re­loj y la vía de es­ca­pe que ofre­ce es en­ri­que­ce­do­ra, no em­bru­te­ce".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.