WALTZ

CH­RIS­TOPH

GQ (Spain) - - Hípica -

• son co­no­ci­das por sus es­pec­ta­cu­la­res es­ce­nas de ac­ción, sus icó­ni­cos per­so­na­jes, su cui­da­da es­té­ti­ca, sus des­pam­pa­nan­tes chi­cas, sus in­ge­nio­sos ar­ti­lu­gios y, des­de ha­ce unos años, por un se­cre­tis­mo en torno a las tra­mas que raya con lo de­li­ran­te. Y Spec­tre, la nue­va en­tre­ga de la sa­ga 007 que lle­ga a los ci­nes es­te 6 de no­viem­bre, no es una ex­cep­ción.

Los trái­le­res de la vi­ge­si­mo­cuar­ta pe­lí­cu­la de la fran­qui­cia nos pre­sen­tan a un Bond en ho­ras ba­jas ("di­cen que es­tás aca­ba­do", le es­pe­ta Mo­ney Penny en una de las es­ce­nas) que de­be ha­cer fren­te a una cruen­ta or­ga­ni­za­ción lla­ma­da SPEC­TRE, que agru­pa a un mon­tón de ti­pos lo su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­sos co­mo pa­ra sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa de unos 50 me­tros de lar­go y a los que une un úni­co de­no­mi­na­dor co­mún: Ja­mes Bond. Apa­ren­te­men­te (e in­sis­ti­mos en lo de apa­ren­te­men­te), el lí­der de es­te co­lec­ti­vo es un tal Franz Ober­hau­ser, un mis­te­rio­so hom­bre de ne­go­cios al que in­ter­pre­ta Ch­ris­toph Waltz con al­gún ti­po de co­ne­xión con el es­pía bri­tá­ni­co, y que le de­ja per­las ta­les co­mo: "Creía que ve­nías a mo­rir" o "He si­do yo el cau­san­te de tu do­lor". Y, sin em­bar­go, cuan­do pre­gun­tas al ac­tor aus­tria­co por su per­so­na­je, se re­fie­re a él co­mo "el su­pues­to vi­llano". Va­ya por Dios.

La men­cio­na­da re­la­ción de años en­tre Bond y Ober­hau­ser ha desata­do mi­les de es­pe­cu­la­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za del per­so­na­je, y mu­chos creen que es una de las iden­ti­da­des fal­sas del cé­le­bre ar­chi­ene­mi­go del agen­te 007, Ernst Sta­vro Blo­feld. Pe­ro si bus­cas una res­pues­ta a es­ta cues­tión, el im­pe­ne­tra­ble Waltz no es el ti­po ade­cua­do pa­ra pre­gun­tar­le. "Eso es ab­so­lu­ta­men­te fal­so. Un ru­mor di­fun­di­do a tra­vés de in­ter­net, e in­ter­net es la pes­te", nos es­pe­ta. Pues tam­po­co era pa­ra po­ner­se así, por­que la verdad es que mo­la­ría bas­tan­te que él, que a sus 54 años ha da­do vi­da a los mal­va­dos más re­tor­ci­dos de los úl­ti­mos tiem­pos, en­car­na­se aho­ra a un per­so­na­je tan icó­ni­co. Pe­ro bueno, es­to es lo que pu­di­mos sa­car de nues­tro en­cuen­tro con él: GQ: ¿Qué su­po­ne pa­ra ti par­ti­ci­par en una pro­duc­ción Bond? CH­RIS­TOPH WALTZ: Que­ría es­tar en es­ta pe­lí­cu­la por­que era Ja­mes Bond. Es uno de los as­pec­tos fas­ci­nan­tes de es­te per­so­na­je, có­mo ha pa­sa­do a for­mar par­te del te­ji­do cul­tu­ral, y eso la ha­ce in­tere­san­te pa­ra mí. Cuan­do se es­tre­nó la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Bond, en el 62, yo te­nía seis años. Re­cuer­do que­to­doel­mun­doha­bla­ba­dee­lla.en­ton­ces no la pu­de ver, pe­ro cuan­do diez años más tar­de tu­ve la oca­sión, la vi. Y des­de aquel mo­men­to me que­dé en­gan­cha­do a la sa­ga. GQ: ¿Es es­te Bond 24 más in­tere­san­te que los an­te­rio­res? C. W.: Me gus­ta que el Bond de Da­niel [Craig]sea­más­su­til,un­po­coa­tor­men­ta­doy tor­tu­ra­do. En Sky­fall ya pu­di­mos ver que era un­per­so­na­je­per­se­gui­do­por­su­pa­sa­doy­qué lehi­zo­con­ver­tir­seen­lo­quees,la­con­cien­cia de sa­ber­se un ase­sino. Nun­ca lo ha­bían lla­ma­do ase­sino an­tes. Era so­lo un es­pía. GQ: ¿Qué ha­ce a un gran vi­llano? C. W.: Que un per­so­na­je sea un vi­llano es… bueno, una opinión. Y es im­po­si­ble in­ter­pre­tar una opinión. GQ: Va­le, OK. ¿Pe­ro qué ha­ce a Ober­hau­ser in­tere­san­te? C. W.: Los su­pues­tos vi­lla­nos se han pues­to al día, y hoy la ame­na­za se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la tec­no­lo­gía, de la opa­ci­dad del in­di­vi­duo, de la ma­ni­pu­la­ción, la vi­gi­lan­cia. Esas co­sas lo ha­cen in­tere­san­te.

¿Pue­de un ac­tor en­ca­ri­ñar­se de sus per­so­na­jes aun­que es­tos es­tén en­tre los vi­lla­nos más icó­ni­cos

de nues­tro tiem­po? En el ca­so de la (su­pues­ta) nue­va né­me­sis de Ja­mes Bond, sí.

•' RES­PE­TO' ES UNA PA­LA­BRA que ob­se­sio­na a Ke­vin Du­rant y ri­ge to­dos los mo­vi­mien­tos de su vi­da. Tan­to es así que re­pi­te el tér­mino has­ta en sie­te oca­sio­nes du­ran­te los 12 mi­nu­tos de con­ver­sa­ción que man­te­ne­mos a so­las. El ad­ve­ni­mien­to del ale­ro de los Oklaho­ma City Thun­der a Ma­drid com­pren­dió 48 ho­ras jus­tas du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre, y GQ le acom­pa­ñó du­ran­te mu­chas de ellas, aun­que so­lo ejer­ció de con­fi­den­te nues­tro la quin­ta par­te de una ho­ra. El tra­to, rí­gi­do: no po­día­mos pre­gun­tar­le por nin­gún otro jugador (¿?) ni por la le­sión en su pie de­re­cho que re­qui­rió un in­jer­to de hue­so y que le ha man­te­ni­do ale­ja­do de las can­chas des­de el pa­sa­do 19 de fe­bre­ro. Son te­mas muy ju­go­sos so­bre los que pa­sar de pun­ti­llas, así que me sien­to grá­cil co­mo una avis­pa sor­tean­do ta­bués del mis­mo mo­do que él eva­de de­fen­so­res en su per­pe­tuo pe­re­gri­na­je ha­cia el aro ri­val.

De cual­quier mo­do, pre­gun­tas la­te­ra­les, obli­cuas y eu­fe­mis­mos va­ria­dos que con­tes­ta con­ser­va­do­ra­men­te per­mi­ten di­bu­jar un elec­tro de la an­sie­dad que al­ber­ga por vol­ver a vi­si­tar las can­chas de sus 29 ri­va­les a par­tir del 27 de oc­tu­bre. "Vi a los Thun­der des­de el ban­qui­llo la ma­yor par­te de la tem­po­ra­da pa­sa­da [ju­gó tan so­lo 27 par­ti­dos de los 82 de la tem­po­ra­da re­gu­lar] y hay com­pa­ñe­ros con los que aun no he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ju­gar. Por lo que vi, se las apa­ñan bien, pe­ro quie­ro ayu­dar­les a ha­cer­lo aun mejor".

El pa­no­ra­ma que se en­con­tra­rá dos años des­pués de ser nom­bra­do MVP se­rá ra­di­cal­men­te dis­tin­to del de en­ton­ces, con un Step­hen Curry con­so­li­da­do co­mo cam­peón e icono ("es un jugador que se ha he­cho a sí mis­mo y me­re­ce to­do el –ajá– res­pe­to") y Lebron Ja­mes a los man­dos de un equi­po (Cle­ve­land) más bi­so­ño que los Heat con los que se co­ro­nó en 2012 y 2013. Él, sin em­bar­go, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, eli­de a los Cavs de su ar­chi­ene­mi­go por el tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co al "mejor jugador vi­vo" en su qui­nie­la pa­ra el pró­xi­mo cam­peo­na­to: "Nun­ca es­tás se­gu­ro de quién va a ser tu ri­val por el tí­tu­lo, pe­ro sa­bes que los Warriors [ac­tua­les due­ños del ani­llo] van a es­tar en la con­ver­sa­ción; tam­bién los San Antonio Spurs, que ga­na­ron ha­ce dos años; los Grizz­lies [de Marc Ga­sol], que jue­gan du­ro; Hous­ton y un mon­tón de equi­pos de la con­fe­ren­cia oes­te, to­dos con gran­des de­fen­sas".

Ha pa­sa­do un lus­tro des­de que el aun más jo­ven Du­rant vi­si­ta­ra la ca­pi­tal de España en su ca­mino ha­cia el oro mun­dial de Tur­quía, lap­so en el que no ha pa­ra­do de evo­lu­cio­nar pro­fe­sio­nal­men­te has­ta el pun­to de que es­te año ya apa­dri­na la oc­ta­va edi­ción de las Ni­ke KD (mo­ti­vo de es­ta en­tre­vis­ta). "Cuan­do era pe­que­ño cre­cí he­re­dan­do las za­pa­ti­llas gran­des de mi her­mano, con el que siem­pre iba a tien­das a ver nue­vos mo­de­los. Mi ma­dre [se le ilu­mi­nan los ojos cuan­do la nom­bra] tu­vo que pe­lear muy du­ro pa­ra po­der com­prar­me unas y aho­ra estoy en Ma­drid con mi pro­pia lí­nea. Nun­ca lo hu­bie­ra ima­gi­na­do".

Con 27 años re­cién cum­pli­dos The Ni­cest Guy on the NBA, co­mo lo nom­bran allen­de el Atlá­ni­co, afron­ta es­ta tem­po­ra­da con el re­to del cam­peo­na­to en­tre ce­ja y ce­ja. "Lo di­go con res­pe­to [se re­fie­re a la de­pre­cia­ción que su­po­ne pa­ra Jue­gos Olím­pi­cos y Mun­dia­les], pe­ro es el má­xi­mo lo­gro que pue­de al­can­zar un jugador". De con­se­guir­lo se ade­lan­ta­ría un año a Mi­chael Jor­dan, ído­lo de to­dos y due­ño de la-ca­rre­ra-a-se­guir.

En­tron­ca es­ta es­ta­dís­ti­ca con la res­pues­ta fi­nal de Du­rant (nos ur­ge su je­fa de pren­sa), tras una cues­tión tra­sun­to de la que Brad Pitt le ha­cía a Ed­ward Nor­ton al su­bir al au­to­bús en El club de la lu­cha. "¿Si pu­die­ras ju­gar un uno con­tra uno con cual­quier jugador de la his­to­ria, a quién ele­gi­rías?", le pre­gun­to.

"A Mi­chael Jor­dan. Y no quie­ro ser irres­pe­tuo­so [nun­ca quiere], pe­ro creo que le ga­na­ría".

AL­BER­TO MO­RENO

A los 25 años era el mejor jugador de ba­lon­ces­to del pla­ne­ta; a los 26, un pie mal­tre­cho le ale­jó de las can­chas; y hoy, con 27, re­cla­ma su trono de vuel­ta. "Cre­cí he­re­dan­do za­pa­ti­llas de mi her­mano. Mi ma­dre tu­vo que pe­lear muy du­ro pa­ra com­prar­me unas. Y aho­ra ten­go mi pro­pia lí­nea"

• la­do ca­da vez que al­gu­na mujer nos lo men­cio­na –en­tre sor­pren­di­dos e in­dig­na­dos por tan amar­ga re­ve­la­ción–, to­dos los hom­bres sa­be­mos que el nú­me­ro es­pe­cial de ro­pa de ba­ño de la re­vis­ta Sports Illus­tra­ted tie­ne más bien po­co que ver con la ro­pa de ba­ño –o con el de­por­te en ge­ne­ral–. Son tan mi­nús­cu­las las pren­das na­ta­to­rias y tan es­ca­so su pro­ta­go­nis­mo en las fo­to­gra­fías que hay que ser muy naíf pa­ra no sos­pe­char que, en reali­dad, el es­pe­cial Swim­suit 2015 de la re­vis­ta ame­ri­ca­na no es más que una ex­cu­sa pa­ra po­ner­nos los dien­tes lar­gos con los cuer­pos mo­re­nos y lán­gui­da­men­te hú­me­dos de al­gu­nas de las su­per­mo­de­los más be­llas del pla­ne­ta. Sí, ha­ce fal­ta una enor­me do­sis de in­ge­nui­dad pa­ra no dar­se cuen­ta de que, co­mo en un des­fi­le de Vic­to­ria's Se­cret, la len­ce­ría no es más que el con­vi­da­do de pie­dra de la fies­ta.

Así que ol­ví­da­te de li­be­rar el su­so­di­cho ejem­plar de su exi­lio en lo más pro­fun­do de un ca­jón con do­ble fon­do. Jú­ra­le a tu no­via que lo tie­nes pa­ra em­pa­par­te de las ten­den­cias y ase­so­rar­le en sus tar­des ve­ra­nie­gas de shop­ping y es­ta­rás es­cu­chan­do su ri­sa sar­dó­ni­ca du­ran­te una se­ma­na. Primero, por­que no eres gay. Se­gun­do, por­que tal con­si­de­ra­ción in­du­ce al re­ce­lo por nue­va y ex­tem­po­rá­nea. Y, ter­ce­ro, por­que en la por­ta­da es­tá Han­nah Da­vis des­li­zan­do el elás­ti­co de­lan­te­ro de la bra­gui­ta del bi­qui­ni por la pen­dien­te pe­ca­mi­no­sa de su mon­te de Ve­nus… en una ac­ti­tud tan in­si­nuan­te que, si de verdad es­tu­vie­ra di­ri­gi­da a ven­der ro­pa, ya es­ta­ría prohi­bi­da por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes en ma­te­ria de pu­bli­ci­dad.

Por­que sí, los hom­bres tam­bién ne­ce­si­ta­mos pro­tec­ción. Pre­ci­sa­mos que al­guien con po­de­res le­ga­les nos de­fien­da del mag­ne­tis­mo de es­te ti­po de mu­je­res ca­paz de re­pro­gra­mar to­do nues­tro ce­re­bro con una so­la mi­ra­da. Ya sea des­de la por­ta­da de una re­vis­ta –y Han­nah lo ha si­do tam­bién de GQ re­cien­te­men­te, sa­can­do to­do el partido po­si­ble a unos so­li­ta­rios va­que­ros–; o des­de la pa­sa­re­la ma­dre­per­la en la que los án­ge­les de Vic­to­ria nos ha­cen so­ñar con un mun­do va­po­ro­so de be­lle­za en el que la se­duc­ción se dis­fra­za de un inocen­te fue­go de ar­ti­fi­cio (y Han­nah, có­mo no, tam­bién ha ca­mi­na­do por esa sen­da de bal­do­sas ama­ri­llas más allá del ar­coí­ris de pur­pu­ri­na).

En per­so­na, por su­pues­to, ni ha­bla­mos. Di­cen los que han tra­ta­do con es­ta dio­sa ame­ri­ca­na de orí­ge­nes ca­ri­be­ños –na­ció en las Is­las Vír­ge­nes de EE UU– que es tí­mi­da y ver­gon­zo­sa en las dis­tan­cias cor­tas. "Cuan­do me ha­cen fo­tos es co­mo si ac­tua­ra, ca­na­li­zo mi ál­ter ego pa­ra sa­car el la­do sexy", nos con­fie­sa. Pe­ro su­po­ne­mos que una chi­ca de 25 años no en­tra en la lis­ta de las mo­de­los más sen­sua­les del mun­do del por­tal www.models.com por ca­sua­li­dad o por el an­to­jo de un edi­tor des­ga­na­do. "No de­jo de ser yo mis­ma, pe­ro es co­mo si me con­vir­tie­ra en al­guien con un la­do más sal­va­je", re­ma­ta Han­nah, y se nos ha­ce un nu­do en el es­tó­ma­go ante la me­ra po­si­bi­li­dad de que nos con­ce­da la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo.

O de aso­mar­nos al abis­mo de los ojos azul tur­que­sa que le ta­la­dran el ros­tro co­mo dos ba­la­zos de en­can­to WASP en me­dio de sus ras­gos mes­ti­zos. Una com­bi­na­ción tan an­ti­gua co­mo el sue­ño ame­ri­cano que Ralph Lau­ren im­per­so­nó en ella cuan­do era po­co más que una ado­les­cen­te de 16 años. Des­de en­ton­ces, su po­pu­la­ri­dad ha ido cre­cien­do al com­pás del mo­vi­mien­to de las pla­cas tec­tó­ni­cas de su ana­to­mía, que han le­van­ta­do don­de otro­ra so­lo exis­tie­ra una pla­ni­cie ado­les­cen­te unas ro­tun­das mon­ta­ñas vol­cá­ni­cas en per­ma­nen­te erup­ción.

No bus­ques in­di­cios de anorexia en la vo­lup­tuo­si­dad de sus cur­vas. Su reino es el de las Up­ton, Ra­taj­kows­ki o Shayk. El de los hom­bres que sí ama­ban a las mu­je­res. 340.000 ami­gos en Instagram. 151.000 en Twit­ter. Di­re­mos que la se­gui­mos por­que nos in­tere­sa la mo­da. Pe­ro, de nue­vo, sa­be­mos que no en­ga­ña­mos a na­die.

POR

GA­VIN BOND • IA­GO DA­VI­LA

CON EL LO­GO 'KD' Ke­vin Du­rant, más lar­go que un día sin pant (humor GQ).

ADIC­TA AL DE­POR­TE Apar­te de mo­de­lo, Han­nah ha si­do tam­bién ju­ga­do­ra de te­nis y de voleibol. Tan­to le gus­ta el de­por­te, que sa­le con el ex­ju­ga­dor de béis­bol De­rek Je­ter, 16 años ma­yor que ella. GA­VIN BOND •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.