Sin to­car­se.

GQ (Spain) - - Hípica -

Pro­ba­ble­men­te, una de las es­ce­nas más fa­mo­sas es la de Syl­ves­ter Sta­llo­ne y San­dra Bu­llock en De­mo­li­tion Man. ¿Lo re­cuer­das? Fren­te a fren­te, fo­llan sin to­car­se. Aque­llo, cien­cia fic­ción, em­pie­za ya a de­jar de ser fic­ción. Con­sis­ti­rá en lle­var el se­xo más aun a nues­tro ce­re­bro. Co­mo lo ex­pli­ca

Re­des so­cia­les de porno.

Si a Fa­ce­book y Twit­ter no les gus­tan los pe­zo­nes; si ahí ade­más no nos atre­ve­ría­mos a com­par­tir esos de­ta­lli­tos más per­so­na­les e ín­ti­mos, por qué no ha­cer­lo en una red so­cial que sea ex­clu­si­va­men­te de se­xo o de porno. La idea es apro­ve­char esa in­ter­ac­ción a dis­tan­cia que las nue­vas tec­no­lo­gías nos van a ofre­cer. Por ejem­plo, en www.fri­xion.me, aun en mo­do be­ta, pre­ten­den que pue­das co­nec­tar tus ju­gue­tes se­xua­les a tra­vés de la red pa­ra po­der te­ner se­xo a dis­tan­cia con tu pa­re­ja, con un desconocido o in­clu­so con una es­tre­lla del porno, que tam­bién es­ta­rá dis­po­ni­ble. En la re­vis­ta Fu­tu­reof­sex.net hi­cie­ron re­cien­te­men­te una en­cues­taen­la­que­pre­gun­ta­ba­na­sus­lec­to­re­sa­quién pre­fe­rían pa­ra prac­ti­car se­xo re­mo­to. So­lo uno de ca­da cua­tro es­co­gía a su pa­re­ja, mien­tras que más de tres de ca­da diez ase­gu­ra­ban pre­fe­rir a un ex­tra­ño. Es­to se­ría co­mo dar un li­ke, pe­ro con or­gas­mo. Porno en reali­dad vir­tual.

Em­pie­za a ser una reali­dad. El porno es una in­dus­tria que se es­tá que­dan­do, y no es nin­gún chis­te fá­cil, por de­trás. Pe­ro las nue­vas tec­no­lo­gías ofre­cen al­ter­na­ti­vas que se ex­plo­tan ya. "Las com­pa­ñías que se de­di­can al por­no­pier­den­di­ne­ro­por­los­con­te­ni­dos­gra­tui­tos­de in­ter­net. Así que tra­tan de lan­zar nue­vos pro­duc­tos que abar­quen un ma­yor nú­me­ro de fan­ta­sías y que pue­dan ex­plo­tar las al­ter­na­ti­vas del se­xo vir­tual", nos ex­pli­ca Ow­sia­nik. El porno en tres di­men­sio­nes es la pri­me­ra eta­pa. Imá­ge­nes ho­lo­grá­fi­cas que pue­des pro­yec­tar en el sa­lón de tu ca­sa, sa­car­las de la pan­ta­lla pla­na del or­de­na­dor o del te­le­vi­sor. Pe­ro el re­to se­rá lo­grar que el con­su­mi­dor no sea so­lo un vo­yeur, sino que gra­cias a esos avan­ces tec­no­ló­gi­cos, con esos sen­so­res, pue­da in­clu­so par­ti­ci­par (o sen­tir que lo ha­ce…). de Chi­na, au­men­ta­rán las re­gu­la­cio­nes y los re­qui­si­tos pa­ra ser apro­ba­dos y en­tra­rán en el mer­ca­do gran­des mar­cas, mul­ti­na­cio­na­les", ana­li­za pa­ra GQ Ro­bin Elen­ga, con­se­je­ro de­le­ga­do de Re­vel Body. El se­xo po­drá con­ver­tir­se en una mo­da, o po­drán tra­tar de con­ver­tir­lo en mo­da, co­mo el run­ning, aque­llas gran­des em­pre­sas ca­pa­ces de ex­plo­tar­lo. "In­clui­das com­pa­ñías co­mo Ni­ke, da­das las evi­den­cias mé­di­cas que hay so­bre los be­ne­fi­cios del or­gas­mo", aña­de Elen­ga.

De he­cho, al­gu­nas em­pre­sas se atre­ven a ir más allá. Si ya nos he­mos acos­tum­bra­do a com­par­tir en las re­des so­cia­les nues­tros re­sul­ta­dos cuan­do sa­li­mos a co­rrer, ¿por qué no ha­cer­lo tam­bién con el se­xo? El pro­yec­to se lla­ma Sex Fit (de la em­pre­sa Bon­da­ra. co.uk) y con­sis­te en un ani­llo que, co­lo­ca­do en la ba­se del pe­ne, fun­cio­na a mo­do de po­dó­me­tro, y mi­de tu ac­tua­ción así co­mo las ca­lo­rías que­ma­das. Y sí, la idea es que tam­bién aquí pue­das com­par­tir tus re­sul­ta­dos en las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.