Ciu­dad del Ca­bo, ca­pi­tal del 'mi­xing'

La World Class 2015 Com­pe­ti­tion, el cer­ta­men de mi­xó­lo­gos más im­por­tan­te del mun­do, nos des­cu­bre una me­tró­po­li fas­ci­nan­te.

GQ (Spain) - - De Firma -

El sím­bo­lo na­tu­ral que iden­ti­fi­ca a Ciu­dad del Ca­bo es su fa­mo­sa mon­ta­ña de La Me­sa, un ma­ci­zo de 1.806 me­tros de al­tu­ra cu­ya ci­ma es una me­se­ta pla­na des­de la que se di­vi­sa to­da la ciu­dad. Du­ran­te una se­ma­na del pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, su nom­bre bien po­dría ha­ber­se sus­ti­tui­do­tem­po­ral­men­te­po­rel­de­mon­ta­ña­de la Ba­rra ya que la ciu­dad afri­ca­na fue la se­de de la World Class, el cam­peo­na­to mun­dial de coc­te­le­ría que or­ga­ni­za Dia­geo (com­pa­ñía lí­der mun­dial de des­ti­la­dos pre­mium) y que ca­da año es­co­ge al mejor bar­man del pla­ne­ta. En es­ta edi­ción 54 eran los can­di­da­tos, re­pre­sen­tan­tes de otros tan­tos paí­ses, yco­moas­pi­ran­te­es­pa­ñol­par­ti­ci­pa­bae­las­tu­ria­no­bor­ja­cor­ti­na,del­gi­jo­nés­var­so­via­bar, mejor bar­ten­der na­cio­nal en 2015. Tam­bién hu­bo­pre­sen­cia­pa­triaen­la­can­di­da­tu­rain­dia, ya­que­su­con­cur­san­te­erae­les­pa­ño­la­fin­ca­do en aquel país Al­fon­so del Por­ti­llo.

A lo lar­go de tres jor­na­das los par­ti­ci­pan­tes de­bían lle­var a ca­bo una se­rie de re­tos fren­te a un ju­ra­do exi­gen­te for­ma­do por 15 gu­rús de la mixología, en­tre ellos el es­pa­ñol David Ríos, ga­na­dor de World Class en 2013, y emi­nen­cias co­mo el bri­tá­ni­co Gaz Re­gan o el ita­liano Sal­va­to­re Ca­la­bre­se. Los re­tos eran cin­co: Against The Clock, con­sis­ten­te en de­mos­trar la ve­lo­ci­dad pre­pa­ran­do cóc­te­les; Night & Day, en el que ela­bo­rar un cóc­tel pa­ra el día y otro pa­ra la noche; Around The World, pa­ra el que ca­da con­cur­san­te de­bía pre­sen­tar un com­bi­na­do con ele­men­tos tí­pi­cos de su país de ori­gen; Street Food Jam, en­fo­ca­do al ma­ri­da­je de los cóc­te­les con di­fe­ren­tes op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas; y el más di­ver­ti­do: Re­tro Dis­co Fu­tu­re, don­de de­bían crear un cóc­tel del pa­sa­do, uno pa­ra los tiem­pos do­ra­dos de la mú­si­ca dis­co y otro de tin­tes fu­tu­ris­tas.

El re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble en to­dos los re­tos era em­plear al­gu­na de las mar­cas del am­plio por­fo­lio Dia­geo: te­qui­la Don Ju­lio, gi­ne­bra Tan­que­ray, ron Za­ca­pa, vod­kas Cî­roc y Ke­tel One, y whis­kies The Sin­gle­ton, Haig Club, Ta­lis­ker Storm, Bu­lleit Bour­bon y John­nie Walker: Blue La­bel y Pla­ti­num La­bel.atra­vés­de­la­pun­tua­ción­dee­sos­re­tos se su­pe­ra­ba un pri­mer cor­te y a la si­guien­te fa­se so­lo po­dían pa­sar seis ele­gi­dos.

ES­TAR (O NO) NO­MI­NA­DO

A los ner­vios en la tar­de en que se die­ron a co­no­cer­los­seis­fi­na­lis­tas­con­tri­buía­laat­mós­fe­ra de reality show ge­ne­ra­da por las cá­ma­ras de MTV, que rea­li­za­ron un ex­ten­so se­gui­mien­to de to­da la fi­nal y sus par­ti­ci­pan­tes, pa­ra lue­go ela­bo­rar una se­rie de pro­gra­mas emi­ti­do­sen­la­ca­de­na.au­na­sí,bor­ja­cor­ti­na se mos­tra­ba bas­tan­te re­la­ja­do: "Lo he da­do to­do y estoy sa­tis­fe­cho. La de­ci­sión ya no es­tá en mis ma­nos. Ha­ber lle­ga­do has­ta aquí yae­sun­pre­mio".la­men­ta­ble­men­te­no­pu­do ha­ber ce­le­bra­ción es­pa­ño­la por­que los seis fi­na­lis­tas re­sul­ta­ron ser los re­pre­sen­tan­tes de Is­rael, Ja­pón, Gre­cia, Reino Uni­do, Re­pú­bli­ca Che­ca y Aus­tra­lia.

Man­ten­ga­mos un po­co el sus­pen­se y de­di­qué­mo­nos a des­cu­brir esa vi­bran­te me­tró­po­li que es Ciu­dad del Ca­bo. Su es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je, que com­bi­na mon­ta­ña y pla­ya, es­tá com­ple­men­ta­do por una es­plén­di­da ofer­ta de res­tau­ran­tes co­mo La Co­lom­be, con sus es­pe­cia­li­da­des de atún y pa­to; Bi­zer­ca, con de­li­cio­sos pla­tos de ver­du­ras y pes­ca­dos; The Pot Luck, en el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio del Old Bis­cuit Mill, es­pe­cia­li­za­do en car­pac­cios y tar­ta­res, o He­llo Sai­lor, la mejor ham­bur­gue­se­ría de la ciu­dad, en el ba­rrio de Ob­ser­va­tory.

En el apar­ta­do de ba­res la ofer­ta tam­po­co se que­da atrás: pun­tos de reunión hips­ter, co­mo Yours Trully, en Kloof Street, o Tjing Tjing, en la im­pre­sio­nan­te azo­tea de un edi­fi­cio del si­glo XIX; otros más en­fo­ca­dos a la coc­te­le­ría, co­mo Mot­her's Ruin o The Orp­ha­na­ge, y al­guno con vo­ca­ción ca­na­lla co­mo Aso­ka. Si lo que apetece es to­mar un buen vino, lo más re­co­men­da­ble es des­pla­zar­se a la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Ste­llen­bosch, pla­ga­da de bo­de­gas, o a la gran­ja de Bos­chen­dal, fun­da­da en 1685. Fue­ra tó­pi­cos: ni sa­fa­ris ni dan­zas tri­ba­les, Ciu­dad del Ca­bo con­quis­ta por el pa­la­dar.

LA HO­RA DE LA VERDAD

Pe­ro vol­va­mos a nues­tros seis fi­na­lis­tas al bor­de de un ata­que de ner­vios… La prue­ba de­fi­ni­ti­va asig­na­da a ca­da uno con­sis­tió en crear su pro­pio bar efí­me­ro, in­clu­yen­do des­de la de­co­ra­ción del lo­cal a la pues­ta en es­ce­na pa­san­do por la ela­bo­ra­ción de una car­ta con tres cóc­te­les ori­gi­na­les. Los cer­ca de 500 in­vi­ta­dos a es­ta World Class se­rían sus clien­tes en una noche que re­sul­tó, de­fi­ni­ti­va­men­te, inol­vi­da­ble.

El City Hall de Ciu­dad del Ca­bo, el mí­ti­co re­cin­to en el que Man­de­la pro­nun­ció su pri­mer dis­cur­so tras sa­lir de la cár­cel, fue el es­ce­na­rio ele­gi­do pa­ra anun­ciar el ga­na­dor de 2015, que re­sul­tó ser el ja­po­nés Mi­chi­to Ka­ne­ko, de Lamp Bar, en la ciu­dad de Na­ra. El ju­ra­do des­ta­có su eje­cu­ción, su téc­ni­ca y su tra­to ca­ra al pú­bli­co. Y sus cóc­te­les, da­mos fe, me­re­cie­ron la glo­ria.

MEZ­CLA MAES­TRA Du­ran­te tres jor­na­das ma­ra­to­nia­nas, los 54 me­jo­res del pla­ne­ta des­ple­ga­ron su maes­tría pre­pa­ran­do cóc­te­les, a tra­vés de di­ver­sos re­tos, pa­ra lo­grar el an­sia­do pre­mio fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.