En un mo­men­to da­do

GQ (Spain) - - Coctelería -

En el fút­bol, la su­ma de ve­lo­ci­dad e ins­tin­to de con­ser­va­ción dan co­mo re­sul­ta­do el nom­bre de Johan Cruyff. No hu­bo otro fut­bo­lis­ta co­mo él den­tro de los cam­pos de fút­bol. Tam­po­co fue­ra. Ho­lan­dés de fi­gu­ra fla­ca y do­ta­do con unas pier­nas lar­gas que pa­re­cían sur­gir de los mis­mos so­ba­cos, es­te fut­bo­lis­ta tu­vo su jue­go y su sin­ta­xis cuan­do an­du­vo por tie­rras ca­ta­la­nas, ha­ce ya al­gu­nas dé­ca­das. Los más vie­ju­nos re­cor­da­mos sus ca­rre­ras. Eran lo más pa­re­ci­do al re­vo­lo­teo de un pá­ja­ro que no se de­ja ca­zar por su ma­ne­ra vi­va de re­mon­tar el cie­lo.

Cuen­tan que an­tes de sa­lir a ju­gar se fu­ma­ba un ci­ga­rri­llo o dos. La ni­co­ti­na se me­ta­bo­li­za­ba en su or­ga­nis­mo de tal for­ma que, cuan­do Johan Cruyff aga­rra­ba la pe­lo­ta y echa­ba a co­rrer, na­die po­día con él. Na­die. Lue­go es­ta­ba lo otro, el ins­tin­to de con­ser­va­ción, pues Cruyff era ca­paz de ver la pier­na del con­tra­rio an­tes de que el con­tra­rio en­tra­se con la pa­ta­da. Sal­ta­ba por en­ci­ma, sal­van­do to­bi­llo, espinilla y bi­sec­triz ante la mi­ra­da ató­ni­ta del de­fen­sa. La con­sig­na "le­sio­nar a Cruyff" se con­vir­tió en una ob­se­sión de los

An­tes de sa­lir a ju­gar, Cruyff se fu­ma­ba un ci­ga­rri­llo o dos. La ni­co­ti­na se me­ta­bo­li­za­ba en su or­ga­nis­mo y ya na­die po­día con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.