Los Ma­pas del di­ne­ro Dan­zad, dan­zad…

… pos­tes de luz. Es­ta obra po­dría ser tu mejor pa­re­ja de bai­le. De ti de­pen­de.

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business -

Aco­mien­zos­de­lo­to­ño­pa­sa­do,una­pe­que­ñaem­pre­sae­neeuu­con­si­guió23mi­llo­nes­de­dó­la­re­se­nu­na ron­da de fi­nan­cia­ción con in­ver­so­res. To­do nor­mal, sal­vo un par de de­ta­lles: la em­pre­sa na­ció en Ma­drid y fue crea­da por es­pa­ño­les an­tes de mu­dar­se. Y su ob­je­ti­vo fun­da­cio­nal era y es que ca­da uno pue­da vi­sua­li­zar en ma­pas lo que quie­ra. Al igual que Wordpress te per­mi­te ha­cer gratis un blog en po­cos mi­nu­tos,ojoom­lau­na­pá­gi­na­web, Car­todb te per­mi­te con­ver­tir los da­tos que ten­gas (in­cen­dios, nú­me­ro de ro­bos, tra­yec­tos de gen­te, per­so­nas tui­tean­do, com­pras…) en ani­ma­cio­nes vi­sua­les en un ma­pa, al es­ti­lo Goo­gle Maps cuan­do bus­cas res­tau­ran­tes en un de­ter­mi­na­do ba­rrio.

El fe­nó­meno de Car­todb po­co tie­ne que ver con el he­cho de lo mu­cho que de­be mo­lar que tu em­pre­sa pa­se de Cham­be­rí a Nue­va York. Tie­ne que ver­co­nel­mé­to­do­de­fi­nan­cia­ción­que­fun­cio­na­fue­ra de­los­paí­se­seu­ro­peosy­quees­tá­sien­do­esen­cial­pa­ra la crea­ción de start-ups que, a prio­ri, pa­re­cen un sin­sen­ti­do co­mer­cial. ¿Quién que­rría in­ver­tir en una he­rra­mien­ta que sir­ve pa­ra que la gen­te ha­ga ma­pas bo­ni­tos y los suba a in­ter­net? An­te­ce­den­tes co­mo Goo­gleo­fa­ce­book,aho­raim­pres­cin­di­bles­pe­ro­que so­bre el pa­pel po­drían pa­re­cer sim­ples cu­rio­si­da­des sin es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad, han crea­do un afán por la bús­que­da de la si­guien­te big thing, que po­dría ser el equi­va­len­te a dar el pe­lo­ta­zo pe­ro sin el sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo de los años 90. Y ese ape­ti­to es ma­yor en EE UU que en nin­gún otro lu­gar. Por es­te mo­ti­vo, los in­ver­so­res de­jan de la­do sus pre­jui­cios y van en bus­ca de ini­cia­ti­vas pro­me­te­do­ras que ha­gan que 23 mi­llo­nes de dó­la­res pa­sen a va­ler 230 o 2.300 mi­llo­nes en po­cos años. Es cier­to que mu­cho di­ne­ro se que­da en el ca­mino y que no to­das las start-ups pa­san de eso, de un sim­ple start, pe­ro con la ex­pe­rien­cia los in­ver­so­res han apren­di­do que con que una ten­ga éxi­to, los fra­ca­sos se com­pen­san.

Ye­so­noes­to­do:lo­sin­ge­nie­ro­so­de­sa­rro­lla­do­res que bus­can tra­ba­jo en esas com­pa­ñías ya no tie­nen tan­to in­te­rés en sa­ber cuán­to di­ne­ro van a co­brar a fi­nal­de­mes,si­no­cuán­ta­sac­cio­nes­de­laem­pre­sa­van a te­ner si al fi­nal aca­ban sien­do con­tra­ta­dos. Ellos tam­bién quie­ren su par­te del si­guien­te big thing.

Es cos­tum­bre en Chi­na ce­le­brar los fes­ti­vos bai­lan­do en gru­po en las pla­zas pú­bli­cas cuan­do cae la noche. Es­ta es­cul­tu­ra si­tua­da en Xiang­yang, en el ac­ce­so al Myrtle Tree Gar­den, vie­ne a ele­var a la máxima po­ten­cia es­ta tra­di­ción: el es­pa­cio –eje­cu­ta­do por el es­tu­dio Pen­da– cuen­ta con más de 500 pos­tes equi­pa­dos con ti­ras de lu­ces led co­nec­ta­das a dis­po­si­ti­vos sen­si­bles al so­ni­do. Es de­cir, cuan­to más ele­va­do sea el vo­lu­men que se ge­ne­re en el en­torno (gri­tos, ri­sas, mú­si­ca), más vi­vos, bri­llan­tes y va­ria­bles se­rán los colores que pro­yec­te el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción. En cier­to mo­do, la pla­za sa­le a bai­lar jun­to a sus vi­si­tan­tes. Asi­mis­mo, ca­da uno de es­tos pa­ne­les púr­pu­ras tie­ne una al­tu­ra di­fe­ren­te pa­ra que el con­jun­to de to­dos ellos sim­bo­li­ce un ins­tan­te con­ge­la­do de una on­da mu­si­cal en mo­vi­mien­to. De ahí el nom­bre de la obra: Sound­wa­ve Pla­za.

POR JE­SÚS MERINO LÓ­PEZ CON­TRA EL PA­SO DEL TIEM­PO Los pa­ne­les han si­do tra­ta­dos me­dian­te un pro­ce­so de pa­si­va­ción elec­tro­lí­ti­ca pa­ra que man­ten­gan las ca­rac­te­rís­ti­cas ori­gi­na­les del ace­ro y re­sis­tan la co­rro­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.