¿Pe­ro por qué to­do el mun­do ha­bla aho­ra de unicornios?

Mu­chas son las start-ups que lu­chan por ob­te­ner la aten­ción de los in­ver­so­res, pe­ro po­cas per­te­ne­cen al se­lec­to club de los unicornios*. En España no te­ne­mos to­da­vía nin­gu­na en es­ta ca­te­go­ría, pe­ro ya hay al­gu­nas que apun­tan ma­ne­ras.

GQ (Spain) - - Start (me) Up -

El con­cep­to start-up es usa­do fre­cuen­te­men­te a la li­ge­ra, til­dan­do de es­te mo­do a to­das las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas en fa­se de desa­rro­llo. Error. Ni to­das las tec­no­ló­gi­cas son start-ups ni to­das las star­tups tie­nen un per­fil tec­no­ló­gi­co, aun­que en la prác­ti­ca sí es cier­to que ca­si to­das es­tán res­pal­da­das por una nue­va ge­ne­ra­ción de tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va, tie­nen un fuer­te com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co y se re­la­cio­nan con el mun­do de in­ter­net y las TIC (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción). De­fi­nir una start-up es com­pli­ca­do y no exis­te con­sen­so, pe­ro se po­dría des­cri­bir co­mo una com­pa­ñía jo­ven que es­tá en pe­rio­do de desa­rro­llo, de pe­que­ño ta­ma­ño, fi­nan­cia­da y ges­tio­na­da por un gru­po re­du­ci­do de in­di­vi­duos. Lo que iden­ti­fi­ca a es­tas em­pre­sas en par­ti­cu­lar es su vo­ca­ción in­no­va­do­ra, ya que ofre­cen un pro­duc­to o ser­vi­cio que no se en­cuen­tra en el mer­ca­do o que es­tá sien­do ofer­ta­do de for­ma in­efi­cien­te ba­jo el cri­te­rio de sus fun­da­do­res.

Neil­blu­ment­hal,co­fun­da­dor­de­la­fir­ma óp­ti­ca Warby Par­ker, vie­ne a de­cir que "una start-up es una com­pa­ñía que tra­ba­ja pa­ra resolver un pro­ble­ma cu­yas so­lu­cio­nes no son ob­vias y el éxi­to no es­tá ga­ran­ti­za­do". Cier­to es, pe­ro la de­fi­ni­ción es­tá in­com­ple­ta. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es que pre­sen­tan unas gran­des po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to y, en oca­sio­nes, un mo­de­lo de ne­go­cio es­ca­la­ble. Tam­bién es de­ci­si­vo el ho­ri­zon­te tem­po­ral y su di­men­sión. Una em­pre­sa de es­te ti­po de­be es­tar en fa­se de des­pe­gue, pe­ro no pue­de ser eter­na­men­te una pro­me­sa. "Una com­pa­ñía con cin­co años pue­de ser aun una start-up. Con diez años de re­co­rri­do ya pa­sa a ser una con­de­na", afir­ma Paul Graham, de Y Com­bi­na­tor, em­pre­sa de­di­ca­da a la con­se­cu­ción de fi­nan­cia­ción. Mu­chas ve­ces se ha­bla de fir­mas co­mo Uber co­mo ejem­plos de éxi­to em­pre­sa­rial, cuan­do lo cier­to es que es­ta es una com­pa­ñía con fi­nan­cia­ción de más de cin­co bi­llo­nes (cin­co mil mi­llo­nes pa­ra no­so­tros) de dó­la­res, una va­lo­ra­ción se­gún The Wall Street Jour­nal de más de 50 bi­llo­nes y un be­ne­fi­cio es­ti­ma­do pa­ra fi­na­les de 2015 que su­pe­ran los 10 bi­llo­nes. Es de­cir, ya de­jó ha­ce mu­cho de ser una pro­me­sa­pa­ra­al­can­zar­la­ca­te­go­ría­deu­ni­cor­nio.

LOS DESEA­DOS

Uni­cor­nio. Ra­ra avis. La éli­te. Una fir­ma al­can­za la con­si­de­ra­ción de uni­cor­nio cuan­do su va­lo­ra­ción pri­va­da an­te­rior a su sa­li­da a bol­sa o ad­qui­si­ción pa­sa la fron­te­ra del bi­llón de dó­la­res (lo que ven­drían a ser 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los eu­ro­peos; más de 880 mi­llo­nes de eu­ros). La pri­me­ra en in­tro­du­cir es­te tér­mino fue Ai­leen Lee, fundadora de Cow­boy Ven­tu­res, en no­viem­bre de 2013. Los ran­kings de unicornios rea­li­za­dos en los úl­ti­mos años han pues­to de ma­ni­fies­to por un la­do la he­ge­mo­nía de EE UU a la ho­ra de co­lo­car sus em­pre­sas en es­ta ca­te­go­ría y, por otro, la irrup­ción de­ci­si­va de las start-ups chi­nas, que en muy po­co han po­si­cio­na­do en el top 15 com­pa­ñías co­mo Xiao­mi, Di­di Kuai­di, Lu­fax o DJI. La cultura em­pren­de­do­ra y em­pre­sa­rial ame­ri­ca­na, su vo­ca­ción in­ver­so­ra y sus pe­cu­lia­res me­ca­nis­mos de in­ver­sión po­si­bi­li­tan que sus pro­me­sas crez­can rá­pi­da y cua­li­ta­ti­va­men­te.

España es un país ri­co en in­ven­ti­va don­de la cultura start-up ha eclo­sio­na­do con fuer­za. Mu­chas han si­do las que his­tó­ri­ca­men­te han te­ni­do un tre­men­do éxi­to pro­ta­go­ni­zan­do ven­tas que co­pa­ron ti­tu­la­res en pren­sa in­clu­so an­tes de que se usa­ra pro­pia­men­te el tér­mino start-up. Los ca­sos más se­ña­la­dos son Ya.com, ven­di­da a Deuts­che Te­le­kom por 550 mi­llo­nes de eu­ros; eres­mas, ad­qui­ri­da por Wa­na­doo por 255 mi­llo­nes de eu­ros; e In­fo­jobs, co­lo­ca­da a la no­rue­ga Schibs­ted por 185 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, pa­re­ce que la ba­rre­ra del mi­llón de dó­la­res es­tá ve­ta­da a los es­pa­ño­les. "Pa­ra na­da es un pro­ble­ma de crea­ti­vi­dad o desa­rro­llo de tec­no­lo­gía", ex­pli­ca Ru­ben Co­lo­mer, di­rec­tor y co­fun­da­dor de Plug and Play Spain, in­ver­so­res en jó­ve­nes em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas na­cio­na­les con lí­nea di­rec­ta con Si­li­con Va­lley. "En España te­ne­mos mu­chí­si­ma crea­ti­vi­dad y una tec­no­lo­gía que des­pun­ta en mu­chos as­pec­tos. De he­cho, hay in­fi­ni­dad de téc­ni­cos es­pa­ño­les tra­ba­jan­do en EE UU en las em­pre­sas ame­ri­ca­nas más pun­te­ras. Tam­bién hay com­pa­ñías de tec­no­lo­gía es­pa­ño­las que han si­do ad­qui­ri­das por ame­ri­ca­nas, co­mo Pa­no­ra­mio y Vi­rus­to­tal (com­pra­das por Goo­gle). Pe­ro hay va­rias ra­zo­nes pa­ra que no ten­ga­mos unicornios en España. Pa­ra em­pe­zar, los in­ver­so­res son dis­tin­tos, no hay ron­das de fi­nan­cia­ción tan gran­des, y si las hay son a va­lo­ra­cio­nes mu­cho más ba­jas, por tan­to la di­lu­ción pa­ra los em­pren­de­do­res son ma­yo­res. Es­to ha­ce que los fun­da­do­res ten­gan al fi­nal ca­da vez me­nos ac­cio­nes y de­ci­dan ven­der bas­tan­te an­tes de que la va­lo­ra­ción de la em­pre­sa sea as­tro­nó­mi­ca", aña­de.

LA BA­RRE­RA DE LOS 10 MI­LLO­NES

To­do es una cues­tión de cultura, tan­to em­pren­de­do­ra co­mo in­ver­so­ra. "Los in­ver­so­res en España asu­mi­mos ries­gos, no ca­be du­da", ex­pli­ca Co­lo­mer, "pe­ro en EE UU se asu­me mu­cho más, así que a ma­yor com­pe­ten­cia, va­lo­ra­cio­nes más al­tas. Ade­más, la am­bi­ción de la ma­yor par­te de los em­pren­de­do­res en España no es tan gran­de co­mo la de los ame­ri­ca­nos. Aquí la ma­yo­ría se con­for­ma­ría con ven­der su star­tup a un al­to pre­cio que le per­mi­tie­ra vivir bien el res­to de su vi­da, mien­tras que en EE UU son más de in­ten­tar cam­biar el mun­do, aun­que tam­bién hay que de­cir que es más fá­cil con el eco­sis­te­ma que allí hay mon­ta­do". En España, las gran­des in­yec­cio­nes de ca­pi­tal por en­ci­ma de los 10 mi­llo­nes de eu­ros han si­do es­ca­sas, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos pa­re­ce que el mer­ca­do in­ver­sor se ani­ma. En 2014 cua­tro de las diez prin­ci­pa­les ope­ra­cio­nes re­gis­tra­das en el eco­sis­te­ma es­pa­ñol es­tu­vie­ron por en­ci­ma de esa ba­rre­ra de los 10 mi­llo­nes.

"En España un em­pren­de­dor se con­for­ma­ría con ven­der su 'start-up' a un al­to pre­cio que le per­mi­tie­ra vivir bien el res­to de su vi­da; en EE UU son más de in­ten­tar cam­biar el mun­do"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.