'Trash' es 'cash': el di­ne­ro es­tá en la ba­su­ra

21 claves pa­ra en­ten­der la ges­tión de re­si­duos co­mo sec­tor de fu­tu­ro.

GQ (Spain) - - Start (me) Up -

Ha­brás oí­do una in­fi­ni­dad de ve­ces que en España no po­de­mos vivir so­lo del tu­ris­mo y que hay que cam­biar nues­tro mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Ha­brás es­cu­cha­do que hay que ser más com­pe­ti­ti­vos (ha­cer co­sas que val­gan más y que cues­te me­nos ha­cer­las) o que hay que in­ver­tir en I+D+I. Sin em­bar­go, po­co se ha­bla de uno de los ni­chos que ma­yor crea­ción po­ten­cial de em­pleo tie­ne: el sec­tor de las ba­su­ras. Qui­zá ges­tio­nar re­si­duos (des­ha­cer­nos de ellos y re­ci­clar­los) no ten­ga el gla­mour de otros sec­to­res in­dus­tria­les ni se tra­ba­je en Si­li­con Va­lley, pe­ro es el fu­tu­ro. He aquí los por­qués.

1.

To­dos los go­bier­nos coin­ci­den: ca­da vez hay más vo­lu­men de re­si­duos y ca­da vez es me­nor la ca­pa­ci­dad que tie­ne nues­tro pla­ne­ta pa­ra asi­mi­lar­los. Sue­na a fra­se de pe­li apo­ca­líp­ti­ca(cuan­dou­nex­per­toe­ne­co­lo­gía ad­vier­te­dees­ta­si­tua­ció­na­mor­gan­free­man, que ha­ce de pre­si­den­te de EE UU), pe­ro es una verdad co­mo un tem­plo.

2.

Lo bueno es que hay mu­cho ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar. Es co­mo si la mina de oro que he­mos en­con­tra­do no fue­ra a aca­bar­se nun­ca. Es­te da­to es fun­da­men­tal si que­re­mos mon­tar una em­pre­sa y te­ne­mos que pre­sen­tar un bu­si­ness plan a un fi­nan­cie­ro (léa­se ban­co) pa­ra que nos pres­te di­ne­ro.

3.

La ges­tión de nues­tra ba­su­ra tie­ne una do­ble ver­tien­te: eli­mi­nar­la es una de ellas; el re­ci­cla­je de los ma­te­ria­les pa­ra po­der man­te­ner nues­tro sis­te­ma de con­su­mo es otra. Y es fun­da­men­tal.

4.

Pue­de pa­re­cer ob­vio, pe­ro los re­cur­sos pri­ma­rios pa­ra ha­cer to­dos esos pro­duc­tos que com­pra­mos es fi­ni­to y no da­rán pa­ra to­dos pa­ra siem­pre.

5.

No se tra­ta de que los paí­ses desa­rro­lla­dos si­gan cre­cien­do a ba­se de un con­su­mo des­afo­ra­do de pro­duc­tos (que tam­bién), sino que los paí­ses po­bres al­can­cen ni­ve­les de­ge­ne­ra­ción­de­re­si­duos­mu­yal­tos.so­lo­de pen­sar en el ca­so de Chi­na, con una po­bla­ción su­pe­rior a la su­ma de EE UU y Eu­ro­pa jun­tas, ya po­ne los pe­los de pun­ta.

6.

Apunte rá­pi­do: apren­der chino se­rá im­pres­cin­di­ble pa­ra las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes oc­ci­den­ta­les. Abri­rá más puer­tas que una American Ex­press car­ga­di­ta en Se­rrano.

7.

Pa­ra un pro­fe­sio­nal que se de­di­ca a es­te sec­tor en nues­tro país (o em­pre­sa­rio), si vuel­ve a caer­nos en­ci­ma una cri­sis de ca­ba­llo co­mo la que he­mos te­ni­do, en La­ti­noa­mé­ri­ca hay mu­chas opor­tu­ni­da­des (en otros paí­ses tam­bién, pe­ro aquí te­ne­mos la ven­ta­ja del idio­ma).

8.

Se­gún los eco­lo­gis­tas, en los ver­te­de­ros que no fun­cio­nan co­mo es de­bi­do, los desechos or­gá­ni­cos ge­ne­ran un gas lla­ma­do me­tano (CH4) que es in­clu­so peor que el CO2 a la ho­ra de ge­ne­rar efec­to in­ver­na­de­ro.

9.

Fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co se­rá una nor­ma fun­da­men­tal en las le­gis­la­cio­nes oc­ci­den­ta­les cuan­do la co­sa se pon­ga se­ria de verdad (aun­que olas de ca­lor co­mo la de es­te ve­rano ya era co­mo pa­ra po­ner­se a re­fle­xio­nar un po­co, por mu­cho que di­gan los pri­mos o los cu­ñaos de al­gu­nos).

10.

No so­lo hay opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en tie­rra fir­me: en el océano la co­sa tam­bién pin­ta mal. Se­gún los cálcu­los de la ONU, ca­da mi­lla cua­dra­da de nues­tros océa­nos con­tie­ne un pro­me­dio de 46.000 pe­da­zos de plás­ti­co flo­tan­tes. Un cha­val de 20 años (no es bro­ma) ha pues­to en mar­cha un pro­yec­to pa­ra lim­piar­los: theo­cean­clea­nup.com

11. Más arri­ba, en el es­pa­cio, tam­bién te­ne­mos un pro­ble­ma: hay mu­cha cha­ta­rra or­bi­tan­do al­re­de­dor de nues­tro pla­ne­ta y em­pie­za a ser preo­cu­pan­te. Aun­que qui­zá es­to nos pi­lle aho­ra un po­co le­jos, pre­gún­ta­te qué sec­tor tie­ne tam­bién opor­tu­ni­da­des de em­pleo en el es­pa­cio… Po­cos, ¿verdad?

12. Por cier­to, aun­que aso­cie­mos el pe­tró­leo a lle­nar nues­tro de­pó­si­to de com­bus­ti­ble, en reali­dad se usa tam­bién pa­ra crear plás­ti­co. Apro­xi­ma­da­men­te el 5% de la pro­duc­ción de pe­tró­leo se des­ti­na a crear es­te ma­te­rial. Y en un fu­tu­ro sin pe­tró­leo es­to tam­bién nos afec­ta­ría.

13. Los pro­fe­sio­na­les de es­te sec­tor no so­lo son, evi­den­te­men­te, los que se de­di­can a la re­co­gi­da de ba­su­ras por la noche. Hay mul­ti­tud de ver­tien­tes y opor­tu­ni­da­des en to­dos los ni­ve­les. Des­de la ne­ce­si­dad de te­ner un ges­tor me­dioam­bien­tal en una em­pre­sa has­ta la in­ge­nie­ría o cons­truc­ción de las gran­des plan­tas o los téc­ni­cos y ope­ra­rios de las mis­mas.

14.

De los re­si­duos tam­bién se pue­de ge­ne­rar ener­gía pa­ra ilu­mi­nar nues­tras ca­sas o en­chu­far nues­tros elec­tro­do­més­ti­cos. Se ha­ce me­dian­te téc­ni­cas de ga­si­fi­ca­ción (la ga­si­fi­ca­ción­seem­pleaen­cen­tra­le­se­léc­tri­cas de­bio­ma­sa­me­dian­te­la­ge­ne­ra­ción­de­ca­lor).

15. Tam­bién abre po­si­bi­li­da­des pa­ra cuan­do nos que­de­mos sin com­bus­ti­bles fó­si­les pa­ra el trans­por­te. El bio­eta­nol (a par­tir de azú­ca­res) o el bio­dié­sel (de acei­tes ve­ge­ta­les) son al­ter­na­ti­vas que re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono a la at­mós­fe­ra.

16. Ade­más, hay un im­por­tan­te ni­cho que no exis­te en otros mer­ca­dos pa­ra la crea­ción de nue­vas em­pre­sas. Es­to no ocu­rre en otros sec­to­res que los ex­per­tos lla­man "ma­du­ros", co­mo pue­den ser la fa­bri­ca­ción de co­ches o el tu­ris­mo, don­de el pes­cao es­tá ya ven­di­do.

17. So­bre las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les, ahí van al­gu­nos nú­me­ros: en España, en 1998, ha­bía 219.000 em­pleos de­di­ca­dos a la ges­tión de re­si­duos. Diez años des­pués la ci­fra au­men­tó un 142%, lle­gan­do a los 510.000. Su­pera eso.

18. En el peor año de la cri­sis eco­nó­mi­ca, en 2012, cuan­do es­tá­ba­mos al bor­de del res­ca­te to­tal y de se­guir los pa­sos de Gre­cia ha­cia el abis­mo de ban­cos ce­rra­dos y ser­vi­cios pú­bli­cos cha­pa­dos, la ta­sa de pa­ro en el sec­tor se si­tua­ba en el 11%, cuan­do la del res­to del país era del 25%.

19. Aun­que pue­da so­nar mal de­di­car­se a las ba­su­ras, hay eu­fe­mis­mos pa­ra los que se preo­cu­pen por es­tas co­sas: si téc­ni­co su­pe­rior en ges­tión de re­si­duos no sue­na del to­do bien en una ce­na fa­mi­liar, siem­pre se pue­de de­cir que te de­di­cas a la eco­no­mía ver­de.

20. El "im­pul­so de la eco­no­mía ver­de" sue­le ser el epí­gra­fe más uti­li­za­do en los pro­gra­mas elec­to­ra­les de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra re­fe­rir­se a es­te mo­tor de cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo.

21. Es­tu­dios muy se­su­dos que ha­blan de la cuar­ta fa­se de la re­vo­lu­ción in­dus­trial si­túan el re­ci­cla­je co­mo ele­men­to cla­ve en la fa­bri­ca­ción in­te­li­gen­te y el im­pul­so del in­ter­net de las co­sas (o lo que es lo mis­mo, que to­dos los ob­je­tos que nos ro­dean es­tén co­nec­ta­dos a in­ter­net).

"Ca­da vez hay más vo­lu­men de re­si­duos y ca­da vez es me­nor

la ca­pa­ci­dad que tie­ne nues­tro pla­ne­ta

pa­ra asi­mi­lar­los"

POR JOA­QUÍN ORTEGA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.