'GROO­VE IS IN THE AIR'

Si es­tás a la ca­za de un nue­vo ca­pri­cho, es­to te in­tere­sa: Rimowa ha re­cons­trui­do el mí­ti­co Jun­kers F13, la ae­ro­na­ve que cam­bió la his­to­ria de la avia­ción co­mer­cial.y pue­de ser tu­yo.

GQ (Spain) - - De Firma -

El cie­lo no es un lí­mi­te pa­ra Rimowa, la ma­nu­fac­tu­re­ra de las em­ble­má­ti­cas ma­le­tas con on­das. Es, más bien, un eco­sis­te­ma na­tu­ral pa­ra una fir­ma que aban­de­ra el lu­jo y el es­ti­lo via­je­ro des­de fi­na­les del si­glo XIX. Siem­pre a la van­guar­dia de la in­no­va­ción, el si­nuo­so di­se­ño de sus equi­pa­jes pron­to se con­vir­tió en el fa­vo­ri­to de los valientes que se aven­tu­ra­ban a rea­li­zar los pri­me­ros vue­los trans­o­ceá­ni­cos. Hoy, 70 años más tar­de, sus tro­lleys, baú­les y neceseres si­guen dis­tin­guien­do a los pa­sa­je­ros más ague­rri­dos y ele­gan­tes que pu­lu­lan por los ae­ro­puer­tos del pla­ne­ta.

Por eso, aun­que nos sor­pren­dió cuan­do la com­pa­ñía ale­ma­na nos in­vi­tó a la pre­sen­ta­ción de su pri­mer avión en la EAA Air­ven­tu­re de Osh­kosh, Wis­con­sin (la fe­ria más pres­ti­gio­sa del sec­tor a ni­vel mun­dial), no nos pa­re­ció una idea des­ca­be­lla­da.

So­bre to­do por­que su con­se­je­ro de­le­ga­do, Die­ter Mors­zeck, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia en ha­cer­se car­go de la em­pre­sa, es un apa­sio­na­do de es­tos apa­ra­tos des­de su más tier­na in­fan­cia. "Mi pri­mer vue­lo fue con mi ma­dre en un avión de hé­li­ce. Des­de en­ton­ces su­pe que que­ría ser pi­lo­to", re­cuer­da. Y así lo hi­zo: a los 30 se sa­có la li­cen­cia y po­co des­pués ad­qui­rió un jet que él mis­mo ma­ne­ja cuan­do via­ja por Eu­ro­pa.

LA LE­YEN­DA

La idea de cons­truir su pro­pio avión no so­bre­vo­ló la ca­be­za de Mors­zeck has­ta que cru­zó el Atlán­ti­co a los man­dos de un his­tó­ri­co Jun­kers JU52 es­pon­so­ri­za­do por su com­pa­ñía. El ru­gi­do del mo­tor y la le­yen­da de la ae­ro­na­ve pren­die­ron la chis­pa pa­ra que el em­pre­sa­rio de­ci­die­se pro­du­cir la su­ya pro­pia. Y no po­día ser otra que el em­ble­má­ti­co Jun­kers F13, el pri­mer avión con el fu­se­la­je de me­tal, que des­te­rró las tra­di­cio­na­les es­truc­tu­ras de ma­de­ra y lo­na y las sus­ti­tu­yó por du­ra­lu­mi­nio, una alea­ción que ofre­ce gran re­sis­ten­cia y es­ta­bi­li­dad, ade­más de una li­ge­re­za ex­tre­ma.

"El ver­da­de­ro víncu­lo en­tre Jun­kers y Rimowa es el du­ra­lu­mi­nio", ex­pli­ca Mors­zeck. "30 años des­pués de que Hu­go Jun­kers uti­li­za­se por pri­me­ra vez es­te ma­te­rial en un avión, mi pa­dre to­mó la va­lien­te de­ci­sión de apli­car­lo a las ma­le­tas pa­ra ha­cer­las re­sis­ten­tes al cli­ma tro­pi­cal". La ae­ro­na­ve su­pu­so una re­vo­lu­ción pa­ra el trans­por­te aé­reo de via­je­ros (de he­cho, la lla­man "la ma­dre de la avia­ción co­mer­cial"), y Rimowa con­vir­tió las on­du­la­cio­nes de las plan­chas de du­ra­lu­mi­nio en la se­ña de iden­ti­dad de sus pro­duc­tos.

DE SUE­ÑO A REALI­DAD

Va­rios años de in­ves­ti­ga­ción y 15 me­ses de fa­bri­ca­ción. Es el tiem­po que ha in­ver­ti­do Die­ter Mors­zeck pa­ra lle­var es­te pro­yec­to per­so­nal a buen (ae­ro)puer­to. Y le ha traí­do más de un que­bra­de­ro de ca­be­za. El primero: "No ha­bía pla­nos del apa­ra­to. Ahí sí que tu­vi­mos un se­rio obs­tácu­lo", apun­ta. Hoy ape­nas que­dan un pu­ña­do de ejem­pla­res de los 330 mo­de­los de F13 que se pro­du­je­ron en­tre 1919 y 1932, y nin­guno de ellos es­tá en con­di­cio­nes de ser res­tau­ra­do pa­ra vo­lar. Por suer­te, el Mu­sée de l'air et de l'es­pa­ce de Pa­rís au­to­ri­zó al equi­po de Mors­zeck pa­ra que es­ca­nea­se el F13 que tie­ne en sus de­pen­den­cias y así ob­te­ner unos pla­nos com­pute­ri­za­dos en 3D. De es­ta for­ma su­pie­ron que ne­ce­si­ta­rían unas 2.600 pie­zas y na­da más ni na­da me­nos que 35.000 uni­da-

des de cla­vos, tor­ni­llos, tuer­cas y otros re­ma­ches pa­ra en­sam­blar­las. Un puz­le de los buenos.

RÉ­PLI­CA (CA­SI) PER­FEC­TA

El ve­rano pa­sa­do, por fin, Mors­zeck pu­do pre­sen­tar al gran pú­bli­co su nue­va cria­tu­ra, "un avión he­cho pa­ra di­ver­tir­se", co­mo él mis­mo ex­pli­có. Su F13 es idén­ti­co al ori­gi­nal, sal­vo por al­gu­nos cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra adap­tar la má­qui­na a los es­tán­da­res de se­gu­ri­dad aé­rea ac­tua­les. Así, por ejem­plo, sus­ti­tu­yó el mo­tor de 310 CV del mo­de­lo de 1919 por un Pratt & Whit­ney R-985 de 1930, con 450 CV.

Pe­ro, por lo de­más, su ré­pli­ca res­pi­ra la esen­cia del apa­ra­to crea­do por Hu­go Jun­kers. Por fue­ra, las on­du­la­cio­nes de la cha­pa de du­ra­lu­mi­nio lo do­tan de per­so­na­li­dad, y la ca­bi­na de man­do, prác­ti­ca­men­te al des­cu­bier­to, re­cuer­da que es­te avión so­lo pue­de ser go­ber­na­do por pi­lo­tos ex­pe­ri­men­ta­dos. Por den­tro, ofre­ce es­pa­cio pa­ra dos tri­pu­lan­tes y cua­tro pa­sa­je­ros, que pue­den dis­fru­tar de un in­te­rior pa­ne­la­do y lu­jo­sos asien­tos ta­pi­za­dos en cue­ro Al­can­ta­ra.

El apa­ra­to, que al­can­za una ve­lo­ci­dad máxima de 118 nu­dos (220 km/h), tie­ne un ran­go de vue­lo de 350 mi­llas (650 km), una au­to­no­mía per­fec­ta pa­ra la in­ten­ción de su cons­truc­tor de ofre­cer un mo­de­lo pu­ra­men­te con­ce­bi­do pa­ra el dis­fru­te de un vue­lo his­tó­ri­co. "Cuan­do te po­nes a los man­dos tie­nes la sen­sa­ción de que hay una aven­tu­ra es­pe­ran­do por ti", apun­ta Mors­zeck.

De mo­men­to so­lo hay un ejem­plar fi­na­li­za­do del Rimowa Jun­kers F13, y has­ta el pró­xi­mo año no rea­li­za­rá su pri­mer vue­lo. La com­pa­ñía es­pe­ra ob­te­ner la ho­mo­lo­ga­ción de las au­to­ri­da­des de avia­ción pa­ra in­tro­du­cir es­te mo­de­lo en el mer­ca­do a lo lar­go de 2016, que ten­drá un pre­cio de unos 2,2 mi­llo­nes de eu­ros.

Cal­de­ri­llas apar­te, lo im­por­tan­te, co­mo des­ta­ca Mors­zeck, es que "he­mos de­vuel­to al mun­do una pie­za fun­da­men­tal del le­ga­do cul­tu­ral que re­de­fi­nió la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca y la tra­yec­to­ria de Rimowa a par­tes igua­les". 150 in­vi­ta­dos lle­ga­dos de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano el Rimowa Jun­kers F13. Y ahí, por su­pues­to, es­tu­vi­mos no­so­tros. La com­pa­ñía ale­ma­na es­co­gió la EEA Air­ven­tu­re de Osh­kosh co­mo es­ce­na­rio pa­ra la pre­sen­ta­ción de su pri­mer avión, y trans­for­mó du­ran­te unas ho­ras uno de los han­ga­res en un au­tén­ti­co club de los años 20, en el que no fal­ta­ron ca­ras co­no­ci­das (los em­ba­ja­do­res de la fir­ma, Ales­san­dra Am­bro­sio y Johan­nes Huebl), la mejor mú­si­ca (a car­go de No­rah Jo­nes, ahí es na­da) y una es­pec­ta­cu­lar pues­ta en es­ce­na con el avión co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Una in­me­jo­ra­ble pre­sen­ta­ción pa­ra un apa­ra­to que es­tá lla­ma­do a se­du­cir a los ver­da­de­ros aman­tes de la avia­ción y a des­lum­brar a cual­quie­ra que ten­ga un mí­ni­mo de sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca. Y no­so­tros la te­ne­mos.

"He­mos de­vuel­to al mun­do una pie­za del le­ga­do cul­tu­ral que re­de­fi­nió la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca y la tra­yec­to­ria de Rimowa", nos ex­pli­ca Die­ter Mors­zeck

EL NI­DO DEL PÁ­JA­RO Des­de la ob­ten­ción de los pla­nos has­ta la ins­ta­la­ción de to­das y ca­da una de las 2.600 pie­zas del Rimowa Jun­kers F13, to­do ha es­ta­do su­per­vi­sa­do por Die­ter Mors­zeck, CEO de la com­pa­ñía. Ya han anun­cia­do que tie­nen la in­fra­es­truc­tu­ra par

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.