El nue­vo Se­duc­tor

Des­cu­bri­mos con el ac­tor Theo Ja­mes, nue­vo em­ba­ja­dor de las fra­gan­cias de Hu­go Boss, el ar­te de la se­duc­ción y el rol de la mas­cu­li­ni­dad en el si­glo XXI.

GQ (Spain) - - Gq Belleza -

El ar­te de la se­duc­ción mas­cu­li­na es tan an­ti­guo co­mo el hom­bre y un fiel re­fle­jo de có­mo ha evo­lu­cio­na­do la so­cie­dad a lo lar­go de los si­glos. Ca­da épo­ca ha te­ni­do sus pro­pios có­di­gos, de tal for­ma que po­dría es­cri­bir­se la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad en fun­ción de có­mo era el cor­te­jo de sus coe­tá­neos. Tal es su re­le­van­cia que ha si­do el te­ma cen­tral de mi­les de obras de ar­te, en­sa­yos fi­lo­só­fi­cos, tra­ta­dos de psi­co­lo­gía y has­ta un gé­ne­ro li­te­ra­rio en sí mis­mo.

Del re­ca­to ex­tre­mo del si­glo XVIII has­ta la li­be­ra­ción se­xual de los 70, el pro­ce­so de evo­lu­ción fue len­to y re­po­sa­do. Pe­ro en las tres úl­ti­mas dé­ca­das se ha ace­le­ra­do has­ta el pun­to de que po­de­mos ha­blar de una re­vo­lu­ción sin pre­ce­den­tes, en la que los ro­les y las re­glas im­pe­ran­tes han que­da­do re­du­ci­dos a ce­ni­zas. La era 2.0 ha con­ver­ti­do la se­duc­ción en al­go vir­tual a la vez que la mujer ha re­de­fi­ni­do su pa­pel so­cial y sen­ti­men­tal. To­do es­to ha he­cho que los hom­bres ha­ya­mos te­ni­do que re­ubi­car­nos, rein­ven­tar­nos. Mu­chas eti­que­tas han in­ten­ta­do ex­pre­sar es­ta nue­va iden­ti­dad amo­ro­sa: me­tro­se­xual, he­te­ro­gay, über­se­xual… Su­ma y si­gue.

En mi­tad de es­te ma­re­mág­num, Boss en­tra de lleno en el com­ple­jo te­rreno de la se­duc­ción con su nue­va fra­gan­cia, The Scent; y con el nue­vo em­ba­ja­dor de la fir­ma, el ac­tor Theo Ja­mes. Su per­fil, ale­ja­do del tí­pi­co icono se­xual mas­cu­lino, es ya to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio-

ELE­GAN­CIA 'BRI­TISH' Theo vis­te un to­tal look Hu­go Boss: tra­je, ca­mi­sa y za­pa­tos Ox­ford (idea­les pa­ra un ti­po oriun­do de Ox­ford).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.