Los Sky­wal­ker

GQ (Spain) - - La Gq Pedia -

La his­to­ria de Star Wars es la his­to­ria de una familia: los Sky­wal­ker (ca­mi­nan­te del cie­lo), que un prin­ci­pio iban a lla­mar­se los Star­ki­ller, pe­ro Geor­ge Lu­cas, se­ñor del uni­ver­so pa­ra­le­lo (has­ta su ju­bi­la­ción en 2012), sua­vi­zó el ape­lli­do po­co an­tes del ro­da­je de la pri­me­ra pe­lí­cu­la. Cuan­do es­ta se es­tre­nó, en ma­yo de 1977, se lla­ma­ba sim­ple­men­te Star Wars (aquí La gue­rra de las ga­la­xias, aun­que lo su­yo hu­bie­se si­do Gue­rras es­te­la­res [ver dis­cu­sión]). Fue el pri­mer ta­qui­lla­zo del ci­ne mo­derno y cam­bió el de­ve­nir del sép­ti­mo ar­te. Gra­cias a aquel pri­mer éxi­to, Lu­cas pu­do se­guir con­tan­do su vi­sión en nue­vas en­tre­gas. Tan­to ma­te­rial te­nía en la ca­be­za que le dio pa­ra dos epi­so­dios más (El im­pe­rio con­tra­ata­ca y El re­torno del Je­di) y pa­ra –15 años de abu­rri­mien­to des­pués– to­da una nue­va tri­lo­gía cen­tra­da en los orí­ge­nes del to­do­po­de­ro­so y al­go ca­brón Ana­kin Sky­wal­ker. En 1975, Lu­cas ha­bía es­bo­za­do su­per­fi­cial­men­te en ape­nas cin­co ho­jas (de su mí­ti­co cua­derno de pa­pel ama­ri­llo) el ori­gen del ma­yor vi­llano del uni­ver­so [ci­ta re­que­ri­da]… (¿por­que a es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la ya sa­bes que Ana­kin Sky­wal­ker aca­ba con­vir­tién­do­se en el pér­fi­do Darth Va­der, ver­dad?). A lo que va­mos, que aque­llas cin­co pa­gi­ni­tas die­ron pa­ra mu­chos mi­llo­nes de dó­la­res más gra­cias a La ame­na­za fan­tas­ma, El ata­que de los clo­nes y La ven­gan­za de los Sith (1999-2005).

En­ton­ces: ¿de qué va la his­to­ria de los Sky­wal­ker? To­do em­pie­za con Ana­kin Sky­wal­ker sien­do con­ce­bi­do por obra y gra­cia del Es­pí­ri­tu San­to; pe­ro co­mo en la ga­la­xia de Lu­cas no hay ni cris­tia­nos ni ni­ño Je­sús, cam­bia­re­mos Es­pí­ri­tu San­to por mi­di­clo­ria­nos. A sa­ber: "Cria­tu­ras mi­cros­có­pi­cas que se en­cuen­tran en simbiosis den­tro de to­dos los se­res vi­vos, ca­pa­ces de crear vi­da y a tra­vés de las cua­les uno se co­mu­ni­ca con la Fuer­za" [ver dis­cu­sión]. ¿La Fuer­za? (ver­sión cor­ta): "Cam­po de ener­gía me­ta­fí­si­co crea­do por to­das las co­sas vi­vas. Nos ro­dea, pe­ne­tra en no­so­tros y man­tie­ne uni­da la ga­la­xia". Sus prin­ci­pa­les após­to­les son los ca­ba­lle­ros je­di". ¿Je­di? ¡Ven­ga hom­bre, que no te­ne­mos to­do el día! Pues sí, Ana­kin Sky­wal­ker no tu­vo pa­dre. Los mi­di­clo­ria­nos fe­cun­da­ron a su ma­dre, Sh­mi Sky­wal­ker, una es­cla­va del pla­ne­ta-de­sier­to Ta­tooi­ne, en la pe­ri­fe­ria de las mil vi­vien­das de la ga­la­xia. Con se­me­jan­te pa­no­ra­ma, el ni­ño, nor­mal, sa­lió ra­ri­to. El po­bre. Y eso que de pe­que­ño te­nía un co­ra­zón ge­ne­ro­so; pe­ro tam­bién, arre­ba­tos de ira que, con los años, fue­ron a más [ver dis­cu­sión]. La Fuer­za era tan in­ten­sa en él que ni ami­gos ni men­to­res pu­die­ron con­tro­lar­le. Ana­kin te­nía dos gran­des pe­sa­di­llas: 1) per­der a su ma­dre, y 2) per­der a Pad­mé, su chi­ca. ¡Acer­tas­te! Pier­de a las dos. En plan trá­gi­co. Por eso se de­jó lle­var por el La­do Os­cu­ro, que es la otra ca­ra de la Fuer­za y sir­ve pa­ra ha­cer mal­da­des y so­me­ter a to­da la pe­ña del uni­ver­so uni­ver­sal.

Ana­kin se ha­bía enamo­ra­do de una jo­ven rei­na idea­lis­ta de un pla­ne­ta ex­qui­si­to lla­ma­do Na­boo. Les en­tró tal amour fou a lo Tin­der que aca­ba­ron ca­sán­do­se en se­cre­to (y eso que él ha­bía ju­ra­do los vo­tos de cas­ti­dad de la Or­den Je­di). Va­rios ña­ca ña­ca des­pués (aun­que eso no se ve en es­tas pe­lis pa­ra to­dos los pú­bli­cos) se que­da­ron em­ba­ra­za­dos. Dra­ma to­tal. Los pro­ble­mas fue­ron a más cuan­do Pad­mé se en­fren­tó a Ana­kin pa­ra ha­cer­le ver que es­ta­ba te­nien­do de­li­rios de gran­de­za (na­da, po­ca co­sa, so­lo que­ría do­mi­nar la ga­la­xia) y va él y la es­tran­gu­la con la Fuer­za (es de­cir, a dis­tan­cia). Mien­tras Pad­mé ago­ni­za, Ana­kin se en­tre­ga al La­do Os­cu­ro y a su nue­vo amo: el sith (opues­to de je­di) Darth Si­dious o, si lo re­fie­res, el Em­pe­ra­dor Pal­pa­ti­ne. Tras dar a luz a los me­lli­zos Lu­ke y Leia, Pad­mé mue­re. A Lu­ke y a Leia no les que­da otra que pro­ta­go­ni­zar la tri­lo­gía clá­si­ca (1977-1980). Los dos po­seen la Fuer­za y los dos ten­drán que asu­mir quién fue su pa­dre y, lo me­jor de to­do, que son her­ma­nos se­pa­ra­dos al na­cer, es­con­di­dos en pla­ne­tas di­fe­ren­tes pa­ra que pa­pá Sky­wal­ker no los tor­cie­se. Fi­nal­men­te, Lu­ke re­di­me a Ana­kin mien­tras unos osi­tos lla­ma­dos ewoks bai­lan en­tre los ár­bo­les. Y el bien vol­vió a pre­va­le­cer so­bre el mal… has­ta aho­ra que J. J. Abrams se ha em­pe­ña­do en des­equi­li­brar nue­va­men­te las ba­lan­zas de la Fuer­za. Lo más pro­ba­ble (ca­si obli­ga­do) es que Leia y Han So­lo, su chi­co con­tra­ban­dis­ta, ha­yan te­ni­do des­cen­den­cia. Te­ne­mos Sky­wal­ker pa­ra ra­to.

GQUOTES

• "La po­si­bi­li­dad de des­truir un pla­ne­ta es al­go in­sig­ni­fi­can­te com­pa­ra­do con el po­der de la Fuer­za", Ana­kin/va­der aco­jo­nan­do al per­so­nal. • "Úne­te a mí y jun­tos do­mi­na­re­mos la ga­la­xia co­mo pa­dre e hi­jo", Ana­kin a su hi­jo Lu­ke tras cor­tar­le la mano de­re­cha de un sa­bla­zo. • "Tie­nes un po­der que yo no pue­do en­ten­der y que nun­ca ten­dré…", Leia a Lu­ke. "Te equi­vo­cas", Lu­ke a Leia al con­tar­le que son her­ma­nos. • "La Fuer­za es muy in­ten­sa en mi familia. Mi pa­dre la tie­ne. Yo la ten­go. Mi her­ma­na la tie­ne. Y tú… tú tam­bién tie­nes ese po­der", Lu­ke Sky­wal­ker en el in­mi­nen­te Epi­so­dio VII al nue­vo miem­bro de la familia (a des­cu­brir el his­tó­ri­co 18 de di­ciem­bre de 2015).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.