El Ins­ta­gram de Luis Can­de­las FIR­MAS GQ

ES­TE MAR­ZO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - la Carta Del Director - DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ @da­nie­len­trial­go

LLE­VA­BA PA­TI­LLAS HIR­SU­TAS Y ACARACOLADAS, pa­ñue­lo anu­da­do ba­jo el calañés, fa­ja ro­ja, cal­zón de pa­na, ca­pa ne­gra y cal­za­do de mu­cho ti­rar. Le gus­ta­ba ves­tir bien y lu­cir bue­nos mo­da­les, aunque era de pron­to dís­co­lo y al­bo­ro­ta­dor. A su pa­so, las mu­je­res caían pre­sas de un so­pon­cio irre­sis­ti­ble y a los hom­bres –en el áni­mo– les pro­du­cía más mie­do que en­vi­dia, ya que ade­más de to­do lo an­te­rior­men­te di­cho ma­ne­ja­ba la faca al­ba­ce­te­ña con pri­mor. Pa­ra unos no fue más que un vul­gar ban­do­le­ro –apues­to y ca­na­lli­ta, eso sí–; pa­ra otros, el pri­mer play­boy mo­derno de la his­to­ria de Es­pa­ña. Re­ga­la­ba los oí­dos de las se­ño­ras pu­dien­tes con tal flo­ri­do ver­bo y ga­llar­día que lue­go con­se­guía vi­vir de ellas a su cos­ta –y muy bien– como buen truhán cas­te­llano. En­tre sus más fa­mo­sas con­quis­tas se ha­lló Lo­la la Na­ran­je­ra, aman­te del mis­mí­si­mo Fer­nan­do VII, la cual le sa­ca­ría –gra­cias a sus in­fluen­cias– de más de al­gún pro­ble­mi­lla. Era Luis Can­de­las una es­pe­cie de Ro­bin Hood cas­ti­zo que ro­ba­ba a los ri­cos pa­ra re­par­tir­lo en­tre los po­bres, aunque la leyenda pe­se a ve­ces más que la his­to­ria real.

Su cu­rrícu­lo en cual­quier ca­so mues­tra al­gu­nas ha­za­ñas real­men­te cu­rio­sas. Le ex­pul­sa­ron de la es­cue­la de ni­ño por­que un clé­ri­go le sol­tó una bo­fe­ta­da y él res­pon­dió dán­do­le dos. A los 15 años fue de­te­ni­do por pri­me­ra vez por deam­bu­lar a al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da –con avie­sas in­ten­cio­nes– por la pla­za de Santa Ana (un pio­ne­ro de la mar­cha ma­dri­le­ña). Y ya de adul­to, lo­gró cons­truir­se una iden­ti­dad fal­sa –Luis Ál­va­rez de Co­bos, ha­cen­dis­ta en el Pe­rú– con la que en­ga­ña­ba a todos. Por el día, era un in­diano adi­ne­ra­do y res­pe­ta­do por la so­cie­dad. Por la no­che, tras sa­lir de in­cóg­ni­to por la puer­ta tra­se­ra de su ca­sa –en el nú­me­ro 5 de la ca­lle Tu­des­cos–, se con­ver­tía en el rey de los ba­jos fon­dos. En sus ro­bos y atra­cos ja­más usa­ba la vio­len­cia, pre­fi­rien­do la ma­ña y la as­tu­cia. Cuan­do era apre­sa­do, du­ra­ba po­co en­tre re­jas, ya que na­die sa­bía ca­me­lar­se como él a car­ce­le­ros y com­pa­ñe­ros de cel­da. Vamos, que el úni­co gran de­li­to que po­de­mos acha­car­le a es­te pe­da­zo de per­so­na­je es no ha­ber te­ni­do Ins­ta­gram –¡fa­llo ga­rra­fal!– y ha­ber­nos ido su­bien­do a la red sus an­dan­zas en for­ma­to au­dio­vi­sual. "He si­do pe­ca­dor como hom­bre, pe­ro nun­ca se man­cha­ron mis ma­nos con san­gre de mis se­me­jan­tes", se de­fen­dió Luis Can­de­las po­co an­tes de mo­rir eje­cu­ta­do. Le die­ron ma­ta­ri­le en la pla­za de la Ce­ba­da, a ga­rro­te vil, en el año de 1837. Tan so­lo ha­bía co­no­ci­do 33 pri­ma­ve­ras, la edad de Cris­to en la cruz.

A sa­ber qué se­ría hoy de Luis Can­de­las si hu­bie­ra na­ci­do en nues­tra épo­ca. Le so­me­te­rían al po­lí­gra­fo en el Sál­va­me De­lu­xe, imi­ta­ría a Lo­la Flo­res en Tu ca­ra me sue­na y qui­zás has­ta le da­ría­mos la por­ta­da de mar­zo en GQ. Di­cen que sus úl­ti­mas pa­la­bras fue­ron es­tas: –¡Adiós, pa­tria mía…! Sé fe­liz. En eso, pre­ci­sa­men­te, no le he­mos he­cho mu­cho ca­so, ¿eh?

RO­DRI­GO SAL­DA­ÑA

SER­GI PONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.