En­can­ta­dos de co­no­cer­se

Jun­tos y a día de hoy, los bai­la­ri­nes Joa­quín de Luz (a la izq.) y Ser­gio Ber­nal ate­so­ran la ma­yor concentración de ta­len­to nun­ca an­tes vis­ta en Es­pa­ña. Dos ar­tis­tas úni­cos que el des­tino se em­pe­ña en unir. Por al­go se­rá.

GQ (Spain) - - Intro -

Uno, Joa­quín de Luz (Ma­drid, 1976), es pri­mer bai­la­rín del New York City Ba­llet. El otro, Ser­gio Ber­nal (Ma­drid, 1990), es so­lis­ta del Ba­llet Na­cio­nal de Es­pa­ña. Ha­ce seis me­ses no se co­no­cían. Hoy son ami­gos gra­cias a los ca­pri­chos del des­tino, em­pe­ña­do en re­unir­les pa­ra ha­cer­les bai­lar jun­tos, po­sar pa­ra GQ o ins­pi­rar un nue­vo ba­llet, crea­do pa­ra am­bos por el co­reó­gra­fo y des­cu­bre­ta­len­tos Ri­car­do Cué, en el que dan­za y al­ta cos­tu­ra irán de la mano.

De Luz, for­ma­do por Víc­tor Ulla­te, co­men­zó su sue­ño ame­ri­cano en 1996 al in­cor­po­rar­se como so­lis­ta al Pennsyl­va­nia Ba­llet; un año des­pués, se unía al Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre has­ta que, en 2003, le fi­chó el New York City Ba­llet, con se­de en el Lin­coln Cen­ter for the Per­for­ming Arts. Un bai­la­rín que ape­nas dis­fru­ta­mos en Es­pa­ña (en di­ciem­bre, eso sí, re­ga­ló en Ma­drid un Don Qui­jo­te so­ber­bio in­vi­ta­do por la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za) y es ado­ra­do por las éli­tes de NYC, con la me­ce­nas Sarah Jes­si­ca Par­ker al fren­te de su club de fans.

Joa­quín de Luz y Ser­gio Ber­nal se co­no­cie­ron en Mia­mi el pa­sa­do sep­tiem­bre cuan­do, in­vi­ta­dos por el ba­llet de la ciu­dad, in­ter­pre­ta­ron Fo­lía de ca­ba­lle­ros, un pa­so a dos que en­tre­te­je dan­za clá­si­ca, neo­clá­si­ca y es­pa­ñol. Sus evo­lu­cio­nes re­ci­bie­ron un cla­mo­ro­so aplau­so y la in­vi­ta­ción de gran­des tea­tros pa­ra in­cluir­lo en sus pró­xi­mas tem­po­ra­das. El éxi­to, al mar­gen de téc­ni­ca y ta­len­to, vino de la com­pli­ci­dad

y ge­ne­ro­si­dad en­tre am­bos bai­la­ri­nes; una ener­gía po­de­ro­sa que no de­be des­per­di­ciar­se.

Y mien­tras el jo­ven Ser­gio Ber­nal –he­re­de­ro di­rec­to de esa cas­ta de muy gran­des que nues­tro país ha re­ga­la­do al mundo… Ta­ma­ra Rojo, Ángel Co­re­lla, Lu­cía La­ca­rra, Jo­sé Car­los Mar­tí­nez o el pro­pio Joa­quín de Luz– es tra­ta­do como es­tre­lla ab­so­lu­ta en los me­jo­res tea­tros del mundo, cons­ta­ta­mos aho­ra con ale­gría que el fu­tu­ro si­gue di­bu­ján­do­le gran­des opor­tu­ni­da­des den­tro y fue­ra de nues­tro país. Re­cién lle­ga­do de To­kio, los pró­xi­mos me­ses bai­la­rá in­vi­ta­do en las ga­las en ho­nor de la eter­na Ma­ya Pli­séts­ka­ya de Lon­dres y Bru­se­las, en los fes­ti­va­les de Mia­mi y La Ha­ba­na, o asu­mien­do el pa­pel de Al­brecht en una nue­va Gi­se­lle. Ya en ca­sa, en ju­nio, lo ve­re­mos en un es­pe­ra­do Ho­me­na­je a An­to­nio el Bai­la­rín del BNE, en el Tea­tro de La Zar­zue­la.

Pe­ro sin du­da, y has­ta aquí po­de­mos es­cri­bir, el gran mo­men­to pen­dien­te pa­ra am­bos, pa­ra De Luz y Ber­nal, se re­sol­ve­rá el día en el que se le­van­te el te­lón que les uni­rá pa­ra siem­pre con los mi­tos del ba­llet y la al­ta cos­tu­ra. To­ca es­pe­rar un po­co más.

DOS GE­NE­RA­CIO­NES Re­pre­sen­tan la ma­du­rez equi­li­bra­da y la ener­gía im­pa­ra­ble y en­tre ellos no hay es­pa­cio pa­ra el re­ce­lo. Se res­pe­tan y se ad­mi­ran. Son ar­tis­tas. Son gran­des.

POR FRUE­LA ZU­BI­ZA­RRE­TA FO­TO­GRA­FÍA: SER­GIO DE LUZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.