El ar­te de odiar ( y ser odia­do)

Ti­rria, abo­rre­ci­mien­to, ani­mad­ver­sión, ani­mo­si­dad, an­ti­pa­tía, as­co, ci­za­ña, desafec­ción, en­cono, ene­mis­tad, in­qui­na, oje­ri­za, ma­nía, ra­bia, ren­cor, re­pug­nan­cia, re­sen­ti­mien­to… ¿Sa­bes de qué ha­bla­mos, no?

GQ (Spain) - - GQ Manifesto -

No hay na­da que em­be­llez­ca más el cu­tis ni for­ta­lez­ca más las uñas que odiar. Abo­rre­cer a al­guien sin re­ser­vas. El odio si­len­cio­so ca­re­ce de sen­ti­do y se te que­da en la cu­tí­cu­la. La oje­ri­za tie­ne que ser com­par­ti­da y si es ne­ce­sa­rio he­cha pú­bli­ca. Pe­ro so­bre to­do de­be ser re­cí­pro­ca, por­que si no es una com­ple­ta pér­di­da de tiem­po. Si la pa­sión no es co­rres­pon­di­da se pue­de pro­du­cir un efec­to an­ti­diu­ré­ti­co: que el odio se en­co­ne de tal ma­ne­ra que se vuel­va un asun­to ex­ce­si­va­men­te ob­se­si­vo. Como un amor pla­tó­ni­co en EGB, de esos que no te de­jan dor­mir y te vuel­ven fan­tas­ma­gó­ri­co. Tam­po­co bus­ca­mos eso. Ha­bla­mos aquí de un odio sa­lu­da­ble.

La ti­rria es ma­yor si bro­ta de un pun­to de par­ti­da, véa­se una pe­que­ña trai­ción, pe­ro si estamos an­te una ani­mad­ver­sión in­cohe­ren­te es igual­men­te vá­li­da. "Es que no en­tien­do por qué le cai­go tan mal", dirá el re­cep­tor de la in­qui­na sin fal­tar­le razón. Efec­ti­va­men­te, pue­de que no exis­ta ex­pli­ca­ción al­gu­na y le co­jas ma­nía a al­guien por­que sí. Pue­de ser un ve­cino, el que te atien­de en el su­per­mer­ca­do, un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, un ami­go de un ami­go.

Tan bo­ni­to es odiar como ser odia­do. Pen­sa­rás que es mo­les­to car­gar con un enemi­go ni que­ri­do ni bus­ca­do. La ver­dad es que a ve­ces pue­de ser en­go­rro­so. Pe­ro, si lo pien­sas, ser odia­do por al­guien te otor­ga re­le­van­cia. Hay una per­so­na que de­di­ca tiem­po en atri­buir­te las ca­rac­te­rís­ti­cas del peor vi­llano. Esa cru­za­da me­ticu­losa sig­ni­fi­ca que eres im­por­tan­te pa­ra él. Las per­so­nas a las que na­die odia o de las que na­die re­ce­la son las pri­me­ras sos­pe­cho­sas en una rue­da de re­co­no­ci­mien­to. Co­moe­se com­pa­ñe­ro que siem­pre sa­lu­da muy son­rien­te a to­do el mundo, for­zan­do la mue­ca como el Jo­ker.

En la vi­da es tan im­por­tan­te te­ner un gran amor como te­ner un gran enemi­go. Al­guien que sa­bes que ar­de por den­tro con tus éxi­tos y que en­lo­que­ce con tus fa­ses de mu­tis­mo. Pa­sean­do por el ma­dri­le­ño ba­rrio de Las Le­tras pue­des ver una pla­ca en la pa­red que con­me­mo­ra el lu­gar exac­to en el que Luis de Gón­go­ra fue desahu­cia­do en el año 1625. Su ar­chi­ene­mi­go per­so­nal, Francisco de Que­ve­do, com­pró la gon­go­ri­na mo­ra­da pa­ra dar­se el mez­quino pla­cer de echarle. Ni si­quie­ra le im­por­tó que el hom­bre de la na­riz su­per­la­ti­va no tu­vie­se ni un du­ro. El ana­creon­te es­pa­ñol tu­vo su cul­men de vis­ce­ra­li­dad.

Odiar se ha odia­do des­de siem­pre, con más o me­nos vehe­men­cia como la des­cri­ta, pe­ro las re­des so­cia­les han pues­to to­da­vía más fá­cil la la­bor de la ani­mo­si­dad. An­tes te­nías a tu ar­chi­ene­mi­go es­con­di­do en sus cua­tro pa­re­des. Sa­bías de él por­que te lle­ga­ban ru­mo­res y re­pro­ches por ter­ce­ros. In­da­ga­bas en co­no­ci­dos co­mu­nes. Am­bos ju­ga­bais al te­lé­fono es­ca­cha­rra­do man­dan­do men­sa­jes que tar­da­ban días o in­clu­so se­ma­nas en ser re­ci­bi­dos. Pe­ro aho­ra dis­po­nes de un bu­fet li­bre de an­ti­pa­tía. Pa­ra lle­gar a la com­ple­ta aver­sión de­bes re­crear­te en sus fo­tos y co­men­ta­rios el su­fi­cien­te tiem­po como pa­ra em­pe­zar a echar es­pu­ma por la bo­ca. Ya so­lo te fal­ta un úl­ti­mo ele­men­to re­den­tor: un cóm­pli­ce en la ma­nía. Al­guien con quien co­men­tar­la y com­par­tir­la. Ta­rea com­ple­ta­da.

LA­DRAN, LUE­GO CAB CA­BAL­GA­MOS El odio es tan vie­jo como el amor. Todos te­ne­mos uno. Lue­go hay gen­te que ha­ce de ello un ar­te, como Mour Mou­rin­ho, Jo­ker o Gón­go­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.