TRES MUN­DOS

El nue­vo Mit­su­bis­hi Outlander PHEV es un eléc­tri­co, un hí­bri­do y un co­che de ga­so­li­na. Tres vehícu­los en uno pa­ra ur­ba­ni­tas, exploradores o via­je­ros. O pa­ra aque­llos que son las tres co­sas a la vez.

GQ (Spain) - - Intro -

Lle­ga un mo­men­to en la vi­da en que em­pie­zas a va­lo­rar el es­pa­cio, la tran­qui­li­dad y la se­gu­ri­dad que te ofre­ce una ca­sa en las afue­ras por en­ci­ma de la ubi­ca­ción o la cer­ca­nía de un pi­so en el cen­tro de la ciu­dad. Cam­bias de pai­sa­je y te ol­vi­das del rui­do, la con­ta­mi­na­ción y las aglo­me­ra­cio­nes; pe­ro, aun así, no de­jas de es­tar a ti­ro de pie­dra del bu­lli­cio, el ocio, la cul­tu­ra o el tra­ba­jo.

Si ima­gi­ná­ra­mos un co­che que reunie­ra lo­me­jor de am­bos mun­dos, ten­dría que ser un vehícu­lo ur­bano que se com­por­ta­ra con sol­ven­cia en con­duc­ción of­froad; un SUV con el con­su­mo de un pe­que­ño ciu­da­dano; y un eléc­tri­co con la au­to­no­mía de un au­to­mó­vil con motor de ga­so­li­na.

Pen­sa­rás que ese co­che no exis­te o que, de fa­bri­car­se, se­ría un mons­truo­so Fran­kens­tein, pe­ro eso es por­que no co­no­ces el nue­vo Mit­su­bis­hi Outlander PHEV. Gra­cias a su tec­no­lo­gía hí­bri­da en­chu­fa­ble, es­te bo­ni­to 4x4 es un vehícu­lo tan ver­sá­til que va­le por tres: es eléc­tri­co pa­ra tus des­pla- za­mien­tos ur­ba­nos –bas­tan 5 ho­ras de car­ga en cual­quier en­chu­fe pa­ra re­co­rrer has­ta 52 km­sin con­ta­mi­nar–; hí­bri­do pa­ra de­vo­rar la ca­rre­te­ra sin re­pos­tar –con un con­su­mo me­dio de 5,5 li­tros–; y de com­bus­tión si, por ejem­plo, quie­res car­gar las ba­te­rías an­tes de en­trar a una ciu­dad con el trá­fi­co res­trin­gi­do –o ha­cer­te una es­ca­pa­da res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te–. Es el co­che ideal pa­ra hom­bres que lo quie­ren to­do yno­re­nun­cian a na­da. Y so­lo cues­ta 34.270 € (in­clu­yen­do las ayu­das del Go­bierno).

En efec­to, la fie­bre por las ca­za­do­ras fo­rra­das con bo­rre­go no tie­ne vi­sos de re­mi­tir. Lo aca­ba­mos de ver en las pa­sa­re­las de Lon­dres, Mi­lán, Pa­rís y Nue­va York: la shear­ling ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se. En el in­vierno que han ima­gi­na­do los di­se­ña­do­res pa­ra la tem­po­ra­da 2016-17 no so­lo con­ti­núa el fas­ci­nan­te pro­ce­so de di­so­lu­ción de los có­di­gos aso­cia­dos a los ro­les de gé­ne­ro tra­di­cio­na­les –aunque quie­nes di­sien­ten de es­ta idea es­tán re­cu­pe­ran­do te­rreno–, tam­bién co­bra im­por­tan­cia la ex­pe­ri­men­ta­ción con los te­ji­dos de­por­ti­vos y la sas­tre­ría en mil ver­sio­nes. Pe­ro, so­bre to­das las co­sas, des­ta­ca­mos el im­pe­rio de las ca­za­do­ras con­ce­bi­das en todos los te­ji­dos ima­gi­na­bles, cu­ya ver­sión shear­ling han que­ri­do pro­po­ner Ralph Lau­ren Pur­ple La­bel, Dol­ce & Gab­ba­na, Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo o Ka­tie Eary, en la ima­gen su­pe­rior. Qué fres­qui­tas de­ben de es­tar las ove­jas de me­dio mundo aho­ra que los via­jes a la pe­lu­que­ría se han mul­ti­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.