EL RE­BA­ÑO 'SHEAR­LING'

A pe­sar de que mu­chos las aso­cien con el ci­ne del Le­jano Oes­te, el ori­gen de las ca­za­do­ras fo­rra­das con bo­rre­go (o bo­rre­gui­to, de so­fo­can­te po­liés­ter) se re­mon­ta a la Edad de Pie­dra. ¡Era el norm­co­re de los ca­ver­ní­co­las! Y des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das la

GQ (Spain) - - Intro -

(1) Qué se­rio te po­nías, Mar­lon Bran­do. En la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la avia­ción ame­ri­ca­na se que­jó de que sus bom­bers no abri­ga­ban na­da a mi­les de me­tros de al­ti­tud. Y el go­bierno em­pe­zó a su­mi­nis­trar ca­za­do­ras shear­ling. Una dé­ca­da des­pués, Bran­do las po­pu­la­ri­zó gra­cias a La­ley­del­si­len­cio.

(2) A Bren­dan Fra­ser se le fue un po­co la mano. El pro­ta­go­nis­ta de La­mo­mia se pu­so la man­ta za­mo­ra­na pa­ra ir a Egip­to. ¡A Áfri­ca! Aho­ra en­ten­de­mos el pelo chu­rre­to­so que lle­va­ba: se es­ta­ba co­cien­do.

(3) Harry Sty­les man­da en One Di­rec­tion. El gru­po bri­tá­ni­co tie­ne a uno de los ti­pos que me­jor vis­te del mundo. ¡In­clu­so se atreve con los tra­jes de Ales­san­dro Mi­che­le pa­ra Guc­ci!

(4) Tom Brady en GQ USA. Ha­ce tres me­ses pro­ta­go­ni­zó la por­ta­da de la re­vis­ta con un ma­xi­abri­go de Pra­da. (5) Si lo di­ce Lucky Blue Smith, se­rá ver­dad. El pro­ta­go­nis­ta de la úl­ti­ma cam­pa­ña de Tom Ford se po­ne una shear­ling y lo que ha­ga fal­ta. El nue­vo mo­de­lo fe­ti­che del di­se­ña­dor re­pe­ti­rá tam­bién como ima­gen en pri­ma­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.