La MI­SIÓN de DA­VID

El rey del es­ti­lo vuel­ve a aliar­se con H&M pa­ra de­mos­trar­nos que no es ne­ce­sa­rio rom­per­se la ca­be­za pa­ra ves­tir bien.

GQ (Spain) - - Estilo -

Di­cen al­gu­nos ta­bloi­des bri­tá­ni­cos que Da­vid Beck­ham ha re­fi­na­do su acen­to cock­ney, pro­pio de los barrios obre­ros de Lon­dres, y que aho­ra pro­nun­cia más las 'h' al co­mien­zo de las pa­la­bras. En­tre las per­las que le han de­di­ca­do por dis­fra­zar su de­je, la más ton­ta –y la más gra­cio­sa– es la que alu­de a la "tó­xi­ca in­fluen­cia" de su mu­jer, la di­se­ña­do­ra Vic­to­ria Beck­ham, quien al pa­re­cer es­ta­ría re­edu­can­do a su ma­ri­do como si fue­ra su quin­to hi­jo. La ver­dad es que nos da bas­tan­te igual lo que pa­se en la fa­mi­lia más fa­mo­sa de Reino Uni­do, pe­ro en es­ta oca­sión sí que estamos en con­di­cio­nes de des­men­tir a la pren­sa an­tro­pó­fa­ga. Si Da­vid ha em­pe­za­do a pro­nun­ciar la di­cho­sa 'h' –los lin­güis­tas del gé­ne­ro sá­di­co la lla­man con­so­nan­te fri­ca­ti­va glo­tal sor­da– es se­gu­ra­men­te por una razón bas­tan­te sim­ple: des­de ha­ce cua­tro años no pa­ra de pro­nun­ciar H&M. De tan­to vo­ca­li­zar es­tas dos si­glas de la mar­ca pa­ra la que tra­ba­ja, ha de­bi­do co­ger­le el gus­to a ha­blar con pro­pie­dad. Fin de la his­to­ria. Ni es­po­sas dés­po­tas ni ín­fu­las de nue­vo ri­co. Los me­dios sen­sa­cio­na­lis­tas han vuel­to a co­lum­piar­se.

Des­de que se re­ti­ró del fút­bol, Da­vid Beck­ham (Ley­tons­to­ne, Lon­dres, Reino Uni­do, 1975), ex­cen­tro­cam­pis­ta de éxi­to y rey del es­ti­lo por la gra­cia po­pu­lar, se ha arro­ga­do una sal­ví­fi­ca­mi­sión: ayu­dar­nos a res­pe­tar­nos a no­so­tros mis­mos a tra­vés de la mo­da de H&M. Pri­me­ro fue una lí­nea de body­wear y, tras el éxi­to de va­rias co­lec­cio­nes en el mer­ca­do –a prin­ci­pios de es­te mes sa­lió a la venta la úl­ti­ma–, el bri­tá­ni­co se ha atre­vi­do con la mo­da ur­ba­na. Pa­ra ello ha se­lec­cio­na­do unas 25 pren­das con­ce­bi­das por el equi­po crea­ti­vo del gi­gan­te sue­co y las ha en­glo­ba­do ba­jo el nom­bre

Mo­dern Es­sen­tials Se­lec­ted by Da­vid Beck­ham. El lan­za­mien­to de es­te con­jun­to de ro­pa lo han di­vi­di­do en dos tan­das: la pri­me­ra la pu­di­mos ver el pa­sa­do 18 de fe­bre­ro y la se­gun­da es­ta­rá, a par­tir del pró­xi­mo 10 de mar­zo, en to­das las tien­das que ofrez­can la co­lec­ción de hom­bre.

LA CO­LEC­CIÓN DE­FI­NI­TI­VA

Pe­ro, ¿cuá­les son las claves de es­ta nue­va co­la­bo­ra­ción? Por un la­do es­tán las pie­zas de sas­tre­ría con­tem­po­rá­nea y por otro la­do las pren­das im­pres­cin­di­bles en cual­quier ar­ma­rio ca­sual: la cha­que­ta Ha­rring­ton, la ca­mi­sa de po­pe­li­na, el tra­je, la su­da­de­ra, la ca­mi­se­ta per­fec­ta… To­do ello se­lec­cio­na­do por el pro­pio Beck­ham y di­se­ña­do pa­ra ar­mar un buen ves­ti­dor de ca­ra a la pri­ma­ve­ra.

Los con­se­jos de An­dreas Lo­wens­tam, je­fe de Di­se­ño de la di­vi­sión mas­cu­li­na de H&M, han si­do de­ci­si­vos pa­ra lle­var a buen puer­to es­ta se­lec­ción de pren­das. Por la apa­ren­te sen­ci­llez de es­tos esen­cia­les po­dría­mos lle­gar a pen­sar que la co­sa no tie­ne más mis­te­rio que des­li­zar el de­do y po­ner­se a se­ña­lar los bá­si­cos et voi­là!, co­lec­ción que me sa­co de la man­ga sin her­niar­me. Pe­ro no. "Con­se­guir ha­cer in­tere­san­tes es­tos di­se­ños exi­ge un gran es­fuer­zo crea­ti­vo por­que hay que cui­dar todos los de­ta­lles que los con­for­man", ex­pli­ca Lo­wens­tam.

Pue­de que la ins­pi­ra­ción de es­te pro­yec­to ha­ya na­ci­do de la vi­sión de un fut­bo­lis­ta, pe­ro que na­die pien­se que se tra­ta de una co­lec­ción pa­ra po­ner­se a dar sal­tos en cal­zon­ci­llos. Fue­ra del cam­po, Beck­ham lle­va años de­mos­tran­do por qué es uno de los hom­bres me­jor ves­ti­dos del mundo. Lo­wens­tam y su equi­po lo co­no­cen bien: "Es un gran icono de es­ti­lo y ade­más le in­tere­sa la mo­da. Y to­do el mundo sa­be que es un ti­po muy agra­da­ble y hu­mil­de". Y ade­más aho­ra, por al­gu­na razón que in­tui­mos, ha­bla como un gentle­man.

Pa­ten­tan el plás­ti­co pa­ra mon­tu­ras Optyl, un ma­te­rial más li­ge­ro que el ace­ta­to y que con­si­gue adap­tar­se me­jor a la fi­so­no­mía.

EN LAS CA­LLES DE LIS­BOA La ca­pi­tal por­tu­gue­sa ha si­do el es­ce­na­rio de la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de la co­lec­ción. Las imá­ge­nes lle­van el se­llo de Ma­rio Sorrenti. POR Mo­dern Es­sen­tials Se­lec­ted by Da­vid tam­bién se ven­de­rá on-li­ne, en H&m.com.

POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.