Tay­lor Swift

CHI­CA CA­RA­ME LA LO

GQ (Spain) - - Travelling -

Eso es un pa­pa­raz­zi", co­men­ta Tay­lor Swift al sa­lir del res­tau­ran­te mien­tras se­ña­la ha­cia un co­che gris. Su equi­po de se­gu­ri­dad su­gie­re que pro­ba­ble­men­te se equi­vo­que, ya que no hay for­ma de que un pa­pa­raz­zi ha­ya po­di­do en­con­trar­nos en es­te lo­cal sin gla­mour ni pre­ten­sio­nes. Pe­ro como ocu­rre con ca­si to­das sus de­duc­cio­nes, Tay­lor tie­ne razón: el hom­bre del co­che nos es­tá ha­cien­do fo­tos. Es­to le mo­les­ta… pe­ro so­lo un po­co.

Estamos en el sur de Ca­li­for­nia. Nos me­te­mos en la par­te tra­se­ra de un gran To­yo­ta y po­ne­mos rum­bo a la re­si­den­cia de Tay­lor Swift en la Cos­ta Oes­te, que se en­cuen­tra en una zo­na ru­ral de Be­verly Hills. El co­che gris nos si­gue a tra­vés de Fran­klin Can­yon. No obs­tan­te, Swift sa­ca de re­pen­te su mó­vil y em­pie­za a en­se­ñar­me imá­ge­nes del ro­da­je de su ví­deo­wil­dest Dreams. "Que­ría que es­te ví­deo fue­se so­bre el making of de una pe­lí­cu­la de 1950 ro­da­da en al­gún si­tio de Áfri­ca", ex­pli­ca. A Swift se le ocu­rrió la idea des­pués de leer el li­bro de Pe­ter Evans Ava Gard­ner: las con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas. La pre­mi­sa del vi­deo­clip (co­pro­ta­go­ni­za­do por el hi­jo de Clint East­wood) es que, da­do que las re­des so­cia­les no exis­tían en los años 50, era im­po­si­ble que los ac­to­res no se enamo­ra­sen en­tre ellos si ro­da­ban so­los en Áfri­ca, ya que no ha­bía na­die más con quien ha­blar y re­la­cio­nar­se.

Char­la­mos un po­co so­bre li­bros. Swift co­men­ta que es­cri­bió una no­ve­la no au­to­bio­grá­fi­ca cuan­do te­nía 14 años que se ti­tu­la­ba A Girl Na­med Girl (Una chi­ca lla­ma­da Chi­ca) y que sus pa­dres to­da­vía la con­ser­van. Le pre­gun­to de qué tra­ta­ba, y su re­cuer­do so­bre el ar­gu­men­to es­muy­de­ta­lla­do: "Tra­ta so­bre una ma­dre que quie­re te­ner un hi­jo pe­ro que sin em­bar­go da a luz a una hi­ja". Po­co des­pués, la fa­mi­lia de Swift se mu­da­ría de Pen­sil­va­nia a Nash­vi­lle pa­ra lan­zar su ca­rre­ra mu­si­cal. Pre­gun­to si pue­de lle­gar a ima­gi­nar­se qué ha­bría pa­sa­do si nun­ca se hu­bie­sen mu­da­do y si nun­ca se hu­bie­se con­ver­ti­do en ar­tis­ta. "Ha­bría ido a la uni­ver­si­dad y pro­ba­ble­men­te es­ta­ría me­ti­da en al­go re­la­cio­na­do con mar­ke­ting, don­de las pa­la­bras y las ideas do­mi­nan", afir­ma. Se­gún me­cuen­ta es­to, sue­na su te­lé­fono. La pan­ta­lla di­ce que la lla­ma­da es de J. TIMB. "Oh, Dios mío, ¿Jus­tin­tim­ber­la­ke?". Su sor­pre­sa no pa­re­ce ar­ti­fi­cial: "¿Pue­do co­ger­lo?".

Res­pon­de a la lla­ma­da. El vo­lu­men de su te­lé­fono es­tá lo su­fi­cien­te­men­te al­to pa­ra que yo pue­da es­cu­char las dos par­tes de la con­ver­sa­ción. Swift le ex­pli­ca que va de ca­mino a ca­sa, pe­ro que no pue­de que­dar­se allí por­que tie­ne al­ba­ñi­les tra­ba­jan­do en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. "¿Has vis­to al­gu­na vez Es­ta ca­sa es una rui­na?", pre­gun­ta Tim­ber­la­ke. Ella di­ce que no, así que Tim­ber­la­ke le ha­ce un re­su­men. Des­pués, Swift le pi­de al con­duc­tor que pa­re a un la­do de la ca­rre­te­ra por­que se es­tá quedando sin co­ber­tu­ra a me­di­da que vamos en­tran­do en el ca­ñón. Ca­sual­men­te, el pa­pa­raz­zi del co­che gris pa­sa de lar­go.

La con­ver­sa­ción du­ra ca­si 15 mi­nu­tos (lo cual es cu­rio­so, ya que es­toy sen­ta­do a su la­do to­man­do no­tas). Fi­nal­men­te, Jus­tin Tim­ber­la­ke de­ja caer que el mo­ti­vo de su lla­ma­da es por­que quie­re can­tar con ella la can­ción Mi­rrors en el úl­ti­mo con­cier­to de su gi­ra en el Sta­ples Cen­ter. (Al fi­nal de ca­da con­cier­to, Swift in­vi­ta al es­ce­na­rio a un in­vi­ta­do sor­pre­sa). Ella reac­cio­na a es­ta no­ti­cia como lo ha­ría una ado­les­cen­te, y cuan­do ter­mi­na la lla­ma­da me mi­ra y di­ce has­ta cua­tro ve­ces y su­bien­do ca­da vez más el vo­lu­men:

–¿No es una lo­cu­ra?

Yo, en cam­bio, ten­go otro pen­sa­mien­to: no, no es nin­gu­na lo­cu­ra. En reali­dad me pa­re­ce to­do lo con­tra­rio. ¿Por qué no que­rría Jus­tin Tim­ber­la­ke ac­tuar con la ma­yor ar­tis­ta de Amé­ri­ca pa­ra una au­dien­cia de 15.000 per­so­nas? Es­ta­ría mu­cho más sor­pren­di­do si hu­bie­se lla­ma­do pa­ra de­cir que no quie­re can­tar con ella. Pe­ro en­ton­ces re­cuer­do que Swift tie­ne 25 años y que todos sus va­lo­res se ba­san en ex­pe­ri­men­tar (e in­ter­pre­tar) có­mo de lo­ca se­ría su vi­da si fue­ra igual que la del ti­po de per­so­na que po­dría com­prar una en­tra­da pa­ra ese mis­mo con­cier­to. Así que cai­go en que ella es­tá te­nien­do más pers­pec­ti­va que yo; es de­cir, Tay­lor Swift vuel­ve a te­ner razón: to­da su vi­da es una lo­cu­ra.

ella es­cri­be so­bre su vi­da tan abier­ta­men­te que el oyen­te se sien­te obli­ga­do a pen­sar tam­bién en la per­so­na (y no so­lo en la ar­tis­ta) si quie­re apre­ciar su tra­ba­jo en to­da su di­men­sión. Es su ma­yor po­der: la ha­bi­li­dad pa­ra com­bi­nar su mú­si­ca y su vi­da tan pro­fun­da­men­te que am­bas es­fe­ras sean in­tere­san­tes pa­ra todos al mar­gen de las im­pli­ca­cio­nes emo­cio­na­les que pue­dan con­lle­var. Swift sa­be per­fec­ta­men­te que es­to es­tá ocu­rrien­do, pe­ro no pue­de ad­mi­tir­lo de un día pa­ra otro por­que es­te ti­po de co­sas so­lo fun­cio­nan cuan­do pa­re­cen ac­ci­den­ta­les.

GQ: In­clu­so crí­ti­cos se­rios y res­pe­ta­dos co­men­tan as­pec­tos sen­sa­cio­na­lis­tas de tu vi­da… ¿Te pa­re­ce in­jus­to? ¿Es­cri­bien­do so­bre ti mis­ma en un tono tan con­fe­sio­nal es­pe­ras que los oyen­tes vean tu mú­si­ca tal y como tú la con­ci­bes? TAY­LOR SWIFT: No creo que sea nin­gu­na in­jus­ti­cia que la gen­te co­men­te so­bre mi mú­si­ca y es­pe­cu­le so­bre cuán­to hay de cier­to en mis can­cio­nes. El he­cho de que nun­ca ha­ya con­fir­ma­do ni des­men­ti­do na­da me ha­ce sen­tir que to­da­vía ten­go un as en la man­ga, al­go de po­der so­bre lo que la gen­te di­ga. Si echo un vis­ta­zo a mi vi­da y me pa­ro a pen­sar en lo que es­tá sien­do, me di­ría: "He con­se­gui­do ac­tuar en es­ta­dios de fút­bol de to­do el mundo y ago­tar las en­tra­das. He con­se­gui­do lla­mar a mis ar­tis­tas fa­vo­ri­tos y pe­dir­les que ac­túen con­mi­go y que la ma­yo­ría de las ve­ces me di­gan que sí. He con­se­gui­do sa­lir en la por­ta­da de esa re­vis­ta"… y sé que to­do lo que ten­go lo he lo­gra­do por­que es­cri­bo can­cio­nes so­bre mi vi­da, así que se­ría un po­co in­jus­to si­me­que­ja­ra por có­mo se es­tá tra­tan­do es­te te­ma. GQ: Pe­ro no pre­gun­to si es jus­to o in­jus­to, es­toy pre­gun­tan­do des­de una pers­pec­ti­va es­té­ti­ca. ¿Pen­sar en tu vi­da real es im­pres­cin­di­ble pa­ra apre­ciar tu mú­si­ca? ¿Tus can­cio­nes po­drían dis­fru­tar­se de la mis­ma ma­ne­ra si na­die su­pie­se có­mo eres en reali­dad? T. S.: Sha­ke It Off es una de mis can­cio­nes más exi­to­sas y no hay na­da per­so­nal en ella ni im­plí­ci­ta ni ex­plí­ci­ta­men­te. Da igual "si me que­do des­pier­ta has­ta tar­de", so­lo pen­sé que so­na­ba bien esa fra­se. GQ: ¿Al­gu­na vez te has fre­na­do a la ho­ra de es­cri­bir una le­tra de fic­ción por­que te asus­ta­ba que fue­se in­ter­pre­ta­da como una ex­pe­rien­cia real? T. S.: No. Al­gu­nas de las co­sas que es­cri­bo (como la can­ción Blank Spa­ce) son sá­ti­ras. Te to­mas la li­cen­cia de crear his­to­rias que van más allá de la vi­da. Pue­des es­cri­bir co­sas como: "Es­ta­ba bo­rra­cha de ce­los pe­ro vol­ve­rás siem­pre que te de­je, por­que que­ri­do, soy una pe­sa­di­lla que va ves­ti­da como un sue­ño". Ese no es mi plan­tea­mien­to so­bre las re­la­cio­nes, pe­ro… ¿no es ge­nial es­cri­bir la his­to­ria de una chi­ca que es­tá lo­ca pe­ro es se­duc­to­ra, gla­mu­ro­sa, cha­la­da, ma­ni­pu­la­do­ra? Ese era el per­so­na­je que sen­tía que la pren­sa ha­bía crea­do ba­sán­do­se en mí y du­ran­te mu­cho tiem­po me mo­les­tó. Me lo to­mé como al­go per­so­nal, pe­ro cuan­do pa­só el tiem­po me di cuen­ta de que era una si­tua­ción di­ver­ti­dí­si­ma. ha­ces se sa­ca de con­tex­to. Y no es­tá bien, por­que de re­pen­te hay una opi­nión ma­yo­ri­ta­ria que no re­fle­ja con exac­ti­tud la for­ma en que real­men­te vi­ves tu vi­da. Así que no en­tré en in­ter­net du­ran­te un año y me­dio. In­clu­so ol­vi­dé mi con­tra­se­ña de Ins­ta­gram. Pe­ro aho­ra en­tro y veo lo que es­tá pa­san­do por­que es­tas his­to­rias ya­no­me­mo­les­tan. De he­cho, has­ta ha­go un se­gui­mien­to de lo que la gen­te di­ce so­bre mí pa­ra ver por dón­de van los ti­ros. Por ejem­plo, en 2010 de­cían que era de­ma­sia­do jo­ven pa­ra re­ci­bir tan­tos pre­mios y en 2013 que es­cri­bía can­cio­nes so­bre chi­cos como ven­gan­za y por­que es­ta­ba lo­ca y era pro­ble­má­ti­ca. Es­te año se­gu­ra­men­te sur­ja al­gu­na crí­ti­ca nue­va".

Es­te ni­vel de ma­du­rez per­so­nal es pro­por­cio­nal a la ima­gen que Swift pro­yec­ta como per­so­na­je pú­bli­co. Ella ofre­ce la con­ti­nua sen­sa­ción de que na­da en su ca­rre­ra es ac­ci­den­tal y que to­da su vi­da es­tá pro­fun­da­men­te cal­cu­la­da. No es ra­ro que las jó­ve­nes estrellas pro­vo­quen es­tas im­pre­sio­nes, pe­ro lo que di­fe­ren­cia a Swift es su in­de­pen­den­cia. No hay nin­gún apro­ve­cha­do di­ri­gien­do su ca­rre­ra ni nin­gu­na ma­dre em­pu­ján­do­la ha­cia los fo­cos: ella tie­ne to­do el con­trol de su pro­pia reali­dad.

"So­lía ver Behind the Mu­sic [pro­gra­ma de te­le­vi­sión que ex­plo­ra el la­do me­nos co­no­ci­do de ban­das y so­lis­tas ve­ni­das a me­nos] a dia­rio", di­ce (su ca­pí­tu­lo fa­vo­ri­to es el de los Ban­gles). "Mien­tras otros chi­cos veían programas nor­ma­les yo veía Behind the Mu­sic. Y veía lo bien que lo ha­cían es­tos gru­pos y me pre­gun­ta­ba qué pu­do sa­lir mal. Aun pien­so mu­cho en ello. Y, en mi in­te­rior, lle­gué a la con­clu­sión de que la fal­ta de con­cien­cia era siem­pre el mo­ti­vo del de­cli­ve y de la pér­di­da de re­le­van­cia y de am­bi­ción, así que in­ten­to te­ner es­to siem­pre pre­sen­te en mi día a día. No se tra­ta de ges­tio­nar la

Ha­cia el fi­nal de nues­tro al­muer­zo­men­cio­noal­go que su­ce­dió ha­ce va­rios años: por ca­sua­li­dad me en­con­tré ce­nan­do con un an­ti­guo co­no­ci­do de Swift que des­preo­cu­pa­da­men­te la des­cri­bió­co­mo"cal­cu­la­do­ra". Es el úni­co mo­men­to en nues­tra en­tre­vis­ta en el que ella pa­re­ce mí­ni­ma­men­te ner­vio­sa. Y es­tá así por­que odia la pa­la­bra 'cal­cu­la­do­ra'. No so­por­ta la for­ma en que ha lle­ga­do a es­tar ata­da a es­ta ima­gen. "¿Es­toy ha­blan­do sin pen­sar?", pre­gun­ta re­tó­ri­ca­men­te. "¿Al­go de es­to hu­bie­se ocu­rri­do si lo hi­cie­se? En cier­to sen­ti­do, sí pien­so en las co­sas an­tes

Ca­mi­sa Ja­mes Per­se, bi­qui­ni Prism at Crea­tu­res Com­fort, Tops­hop, pul­se­ra Car­tier, ani­llo (iz­quier­da) Da­vid Yur­man y (de­re­cha) de la pro­pia Tay­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.