ES­TA­TUAS

GQ (Spain) - - Style -

Po­co an­tes del úl­ti­mo cam­peo­na­to mun­dial de fút­bol, a Mes­si le pu­sie­ron una es­ta­tua en Bue­nos Ai­res. Una re­pro­duc­ción a to­do co­lor, de ta­ma­ño na­tu­ral y ta­lla­da a con­cien­cia. Bien mi­ra­do, el fut­bo­lis­ta tie­ne to­do el as­pec­to de un mu­ñe­co de fut­bo­lín pe­ro en gran­de. Al­go no muy di­fí­cil si aten­de­mos a la reali­dad, esa que ha­ce que la hin­cha­da ma­dri­dis­ta no sea muy in­ge­nio­sa a la ho­ra de bus­car pa­re­ci­dos pa­ra ar­mar el in­sul­to.

La es­ta­tua re­pre­sen­ta a un Mes­si ves­ti­do con la equi­pa­ción de la se­lec­ción ar­gen­ti­na. Apa­re­ce le­van­tan­do los de­dos ha­cia el cie­lo, ese ges­to ca­rac­te­rís­ti­co que siem­pre rea­li­za pa­ra ce­le­brar un gol. Días des­pués de su pues­ta de lar­go, la es­ta­tua ama­ne­ció con los de­dos ampu­tados. Sue­le pa­sar, y si no que se lo pre­gun­ten a la Ci­be­les, que ya ha su­fri­do al­gu­nas. La más so­na­da fue en el Mun­dial del 94, cuan­do Es­pa­ña ga­nó a Sui­za por tres go­les a ce­ro. Aque­llo fue un de­li­rio que se lle­vó a los úl­ti­mos ex­tre­mos y la Ci­be­les per­dió el bra­zo tras la ce­le­bra­ción mal en­ten­di­da. Di­cho es­to, vol­va­mos con Mes­si, pues tam­bién tie­ne otras es­ta­tuas apar­te de la de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.