Ín­di­ce big mac

GQ (Spain) - - Planta E GQ Tiva -

A VE­CES NOS HA­CE­MOS LÍOS so­bre la equi­va­len­cia en­tre suel­dos en de­ter­mi­na­dos paí­ses. Pen­sa­mos que un sa­la­rio me­dio da­ría pa­ra vi­vir bien en Huel­va pe­ro no en Mú­nich, por ejem­plo. Tér­mi­nos como in­fla­ción, cos­te de la vi­da o suel­do me­diano por paí­ses en­tran en jue­go pa­ra sa­ber si un sa­la­rio en Di­na­mar­ca de 3.000 eu­ros es una pas­ta o no. La re­vis­ta The Eco­no­mist tie­ne una res­pues­ta a es­te di­le­ma de com­pa­rar ni­ve­les de vi­da en to­do el mundo. Se lla­ma Big Mac In­dex. Sí, como la ham­bur­gue­sa. Cuan­do se in­ten­ta com­pa­rar el PIB (ri­que­za ge­ne­ra­da por un país) de di­fe­ren­tes paí­ses, es ne­ce­sa­rio que la in­for­ma­ción que com­pa­re­mos sea ho­mo­gé­nea, pues­to que ca­da país da su in­for­ma­ción a su ma­ne­ra y con sus cálcu­los mo­ne­ta­rios. Lo que ha­ce es­te ín­di­ce es uti­li­zar el cos­te de es­ta ham­bur­gue­sa de Mcdo­nald's en ca­da país pa­ra ela­bo­rar un sis­te­ma de com­pa­ra­ción (en dó­la­res) mu­cho más di­ge­ri­ble –val­ga la ex­pre­sión– de la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, o de com­pra, de ca­da ciu­da­dano.

Es­te ín­di­ce, que arran­có en los 80 me­dio en co­ña, se ha con­so­li­da­do y sir­ve pa­ra ver si una mo­ne­da de­ter­mi­na­da es­tá so­bre­va­lo­ra­da o de­va­lua­da con res­pec­to al dó­lar. Se­gún es­te ín­di­ce, a día de hoy es en Sui­za don­de se pa­ga más di­ne­ro por un Big Mac: 6,44 dó­la­res. Yen­ve­ne­zue­la, don­de me­nos: 0,66 dó­la­res. ENEEUUSE pa­gan 4,93. La re­fe­ren­cia de Es­pa­ña es­tá den­tro de la zo­na eu­ro, con 4 dó­la­res. Es­te ín­di­ce ha si­do tan útil que sir­vió, en­tre otras co­sas, pa­ra con­fir­mar en 2012 que los da­tos que es­ta­ba dan­do Ar­gen­ti­na so­bre su economía y la in­fla­ción de pre­cios es­ta­ban sien­do fal­si­fi­ca­dos. Du­ran­te años, un al­to fun­cio­na­rio del Go­bierno de Bue­nos Ai­res ha­bía su­ge­ri­doen se­cre­to a la com­pa­ñía que ba­ja­ra ar­ti­fi­cial­men­te el pre­cio de la ham­bur­gue­sa pa­ra que se adap­ta­ra a los da­tos so­bre su economía que el país ofre­cía al res­to del mundo. El asun­to se des­ta­pó y sal­tó a la pren­sa, a The New York Ti­mes na­da me­nos. Tras co­no­cer­se el apa­ño, el pre­cio del me­nú subió a gran ve­lo­ci­dad: un 26%. Co­sas de la co­mi­da rá­pi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.