Cuan­do el chino sue­na con acen­to es­pa­ñol

JA­VIER PA­LA­CIOS smartp­ho­nes

GQ (Spain) - - Planta E GQ Tiva -

Pa­ra es­te ma­dri­le­ño de 46 años la pa­la­bra con­fort es un ar­ma de do­ble fi­lo. "Al­can­zar la co­mo­di­dad pro­fe­sio­nal y per­so­nal es­tá muy bien, pe­ro uno no de­be con­for­mar­se con eso. Acep­tar nue­vas opor­tu­ni­da­des, nue­vos re­tos, siem­pre es ne­ce­sa­rio", ad­vier­te Ja­vier Pa­la­cios, el chief mar­ke­ting of­fi­cer (CMO) de Hua­wei Eu­ro­pe, car­go que desem­pe­ña des­de ha­ce un año como con­se­cuen­cia de los éxi­tos an­tes co­se­cha­dos en el mis­mo car­go aquí en Es­pa­ña. Hoy vi­ve en­tre Düs­sel­dorf y Lon­dres, si­gue sien­do un op­ti­mis­ta na­to y lle­va con mo­des­tia real su con­di­ción de pie­za cla­ve en el or­ga­ni­gra­ma de es­ta mul­ti­na­cio­nal chi­na que so­lo en el pri­mer se­mes­tre de 2015 ge­ne­ró unos in­gre­sos por ven­tas de 26.000 mi­llo­nes de eu­ros; un 30% más que en el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. Hua­wei es una de esas em­pre­sas mi­la­gro que ha­ce cin­co años no ven­día mó­vi­les (su es­pe­cia­li­dad era la crea­ción de re­des de nue­va ge­ne­ra­ción pa­ra ope­ra­do­res) y hoy pe­lea se­ria­men­te por el pri­mer pues­to en el mer­ca­do de los smartp­ho­nes An­droid.

GQ: Los pri­me­ros mó­vi­les Hua­wei fue­ron una ga­ma blan­ca en­sam­bla­da pa­ra ope­ra­do­res que ni si­quie­ra lle­va­ban fir­ma. Ha­béis cons­trui­do un fe­nó­meno des­de ce­ro en cin­co años. ¿Qué fue lo más di­fí­cil? JA­VIER PA­LA­CIOS: To­do. Por ejem­plo, ha­ce tres años no te­nía­mos ni di­vi­sión de con­su­mo y, por tan­to, tam­po­co ma­ne­já­ba­mos un lenguaje de mar­ke­ting y ven­tas pro­pio. Hu­bo que crear­lo. Con­tá­ba­mos con el ba­ga­je que co­men­tas fa­bri­can­do dis­po­si­ti­vos por en­car­go, lo cual fue fan­tás­ti­co ya que nos dio ex­pe­rien­cia. Has­ta que de­ci­di­mos dar el pa­so con nues­tra pro­pia mar­ca y em­pe­zar es­ta gran aven­tu­ra. GQ: Sin du­da ha­béis pa­sa­do de ce­ro a mil en tiem­po ré­cord, del mó­vil fun-

cio­nal a buen pre­cio al mó­vil de al­tas pres­ta­cio­nes y di­se­ño pre­mium, a buen pre­cio tam­bién. ¿Y có­mo lle­gas tú a ser el di­rec­tor de Mar­ke­ting pa­ra Eu­ro­pa? J. P.: Hay que de­cir que gran par­te de la es­tra­te­gia eu­ro­pea ha si­do im­pul­sa­da des­de Es­pa­ña. Los éxi­tos de la com­pa­ñía aquí, en ven­tas y en po­si­cio­na­mien­to de mar­ca, nos die­ron mu­cha vi­si­bi­li­dad. Nues­tras cam­pa­ñas re­sul­ta­ban muy vis­to­sas, muy fres­cas y con un al­to ni­vel de acep­ta­ción en­tre pú­bli­cos jó­ve­nes… jó­ve­nes en ac­ti­tud, no en edad. Hua­wei so­mos los se­gun­dos del mer­ca­do es­pa­ñol con un 14% de cuo­ta de mer­ca­do, y en dos años he­mos al­can­za­do más de un 80% en re­co­no­ci­mien­to de­mar­ca. Creo que por eso co­me­tie­ron la tor­pe­za [ri­sas] de pro­po­ner­me pa­ra lle­var el desa­rro­llo de la mar­ca en Eu­ro­pa. GQ: ¿Có­mo te las in­ge­nias aho­ra pa­ra lle­var diez paí­ses con ca­rac­te­res, cos­tum­bres, cul­tu­ras e idio­mas di­fe­ren­tes? J. P.: Mi prin­ci­pal es­fuer­zo con­sis­te aho­ra en po­ner de acuer­do a mu­chí­si­ma gen­te, lo que no es fá­cil por cues­tio­nes so­cio­de­mo­grá­fi­cas o de evo­lu­ción de la mar­ca en ca­da uno de es­tos paí­ses. En el sur de Eu­ro­pa te­ne­mos unos ni­ve­les de ven­tas muy po­ten­tes, mien­tras que en otros paí­ses como Reino Uni­do que­da mu­cho por ha­cer. Te­ne­mos una gran es­tra­te­gia co­mún y lue­go, cla­ro es­tá, eje­cu­cio­nes acor­des a la co­yun­tu­ra y ne­ce­si­dad de ca­da país. GQ: Ayú­da­nos a en­ten­der la im­plan­ta­ción y el éxi­to ul­tra­só­ni­cos de Hua­wei… J. P.: Son va­rias las ra­zo­nes y no quie­ro caer en tó­pi­cos, pe­ro lo cier­to es que el ta­len­to que se con­cen­tra en Hua­wei es in­com­pa­ra­ble, de­par­ta­men­to a de­par­ta­men­to. Se tra­ta de en­ten­der el mer­ca­do y, so­bre to­do, de es­tar pen­dien­te de las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor. El mó­vil ya es una ex­ten­sión de no­so­tros mis­mos. Es­cu­chan­do a la gen­te lle­ga­mos a desa­rro­llar pro­duc­tos per­fec­ta­men­te adap­ta­dos a ca­da seg­men­to pa­ra com­pe­tir y ga­nar. GQ: Vues­tra re­la­ción ca­li­dad- pre­cio siem­pre ha si­do fan­tás­ti­ca… J. P.: Com­pe­ti­mos por de­ba­jo de 150 eu­ros y por en­ci­ma de 650 con el me­jor pre­cio de esos seg­men­tos. GQ: An­tes, un pro­duc­to chino era per­ci­bi­do en Es­pa­ña como una imi­ta­ción ba­ra­ta. ¿Ha si­do es­to un hán­di­cap? J. P.: No­so­tros pre­su­mi­mos de la ca­li­dad de nues­tros pro­duc­tos. So­mos 180.000 em­plea­dos en to­do el mundo, más de 1.000 en Es­pa­ña, de los que ca­si la mi­tad se de­di­can a in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. La in­no­va­ción es lo más im­por­tan­te de nues­tro ADN y la ca­li­dad es fun­da­men­tal pa­ra no­so­tros. Es­te ti­po de per­cep­cio­nes que co­men­tas son cu­rio­sas por­que lo cier­to es que Chi­na es el país don­de todos los fa­bri­can­tes pro­du­ci­mos nues­tros te­lé­fo­nos por sus al­tí­si­mas cua­li­da­des tec­no­ló­gi­cas. GQ: ¿Se es­tá ra­len­ti­zan­do la ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca de los smartp­ho­nes? J. P.: En cual­quier in­ge­nio tec­no­ló­gi­co hay una per­ma­nen­te evo­lu­ción… qui­zá los gran­des sal­tos se pro­duz­can ca­da cin­co o diez años; pe­ro crée­me que los avan­ces si­guen pro­du­cién­do­se… Pron­to lle­ga­rá la red 5G, que nos per­mi­ti­rá ha­cer mu­chas más co­sas de una ma­ne­ra mu­cho más rá­pi­da y có­mo­da. El que li­de­re esa evo­lu­ción se­rá ca­paz de ofre­cer los dis­po­si­ti­vos que nos ha­rán la vi­da mu­cho más fá­cil. GQ: ¿Có­mo es Hua­wei por den­tro? J. P.: Es una em­pre­sa su­per­po­ten­te. Cuan­do via­jas a Chi­na, a la se­de en Shenz­hen, o a la cen­tral de di­se­ño en Shang­hái te das cuen­ta de que so­mos un gi­gan­te tec­no­ló­gi­co. Nues­tra po­ten­cia es in­creí­ble. Como fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial, Hua­wei tie­ne una vir­tud que en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca no abun­da: te de­jan ha­cer. Per­so­nal­men­te, es im­por­tan­tí­si­ma la con­fian­za que han de­po­si­ta­do en mí. A ve­ces pien­so en to­do lo que ha cam­bia­do y me si­gue ma­ra­vi­llan­do que en un so­lo día mi pre­su­pues­to pa­sa­se a te­ner un ce­ro más. GQ: ¿Y qué tal je­fe eres? J. P.: Di­ría que soy ge­ne­ro­so ya que tra­to de sa­car lo me­jor de ca­da uno de los que tra­ba­jan con­mi­go. Soy egoís­ta­men­te ge­ne­ro­so por­que cuan­to más ta­len­to ten­ga a mi al­re­de­dor me­jor lo ha­ré yo. Siem­pre di­go, un po­co en bro­ma, que quie­ro es­tar ro­dea­do de gen­te que aca­be sien­do mi je­fe. GQ: ¿Có­mo va a ser 2016? J. P.: Va a ser un año fan­tás­ti­co con mu­chas no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas sor­pren­den­tes e ines­pe­ra­das. La evo­lu­ción de nues­tra se­rie P va a apor­tar al mundo de los mó­vi­les al­go muy, muy, muy po­ten­te… y has­ta aquí pue­do leer.

"La po­ten­cia tec­no­ló­gi­ca de Hua­wei es in­creí­ble. Y como em­pre­sa cuen­ta con otra vir­tud que aquí o en Amé­ri­ca no abun­da: te de­jan ha­cer"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.