UNA TUM­BA DE HIELO

GQ (Spain) - - Gran Angular -

El 25 de abril de 2015 Ne­pal que­dó de­vas­ta­do por un seís­mo de mag­ni­tud 7,9 gra­dos en la es­ca­la Rich­ter, el más gra­ve su­fri­do por el país asiá­ti­co des­de otro acon­te­ci­do en 1934. A pe­sar de que el epi­cen­tro se lo­ca­li­zó a unos 170 km del cam­po ba­se del Eve­rest, el ru­gi­do de la na­tu­ra­le­za pro­vo­có des­pren­di­mien­tos en la mon­ta­ña más al­ta del pla­ne­ta (que, de he­cho, au­men­tó su al­tu­ra por la ac­ción sub­te­rrá­nea del te­rre­mo­to). De­bi­do a es­to, decenas de es­ca­la­do­res que­da­ron se­pul­ta­dos en la fal­da del mon­te mien­tras in­ten­ta­ban con­quis­tar su pi­co du­ran­te la épo­ca del año más pro­pi­cia pa­ra ha­cer­lo. Al día si­guien­te, un gru­po de sher­pas ne­pa­líes lle­gó a la zo­na pa­ra bus­car po­si­bles su­per­vi­vien­tes ba­jo la nie­ve o den­tro de sus tien­das de cam­pa­ña. So­bre ellos vi­gi­la­ba el he­li­cóp­te­ro que ves en la ima­gen, un vehícu­lo es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do pa­ra mo­ver­se en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so como es­te. El re­sul­ta­do de es­ta ex­pe­di­ción, pe­se a la evi­den­cia de la tra­ge­dia, fue po­si­ti­vo, ya que más de cien per­so­nas fue­ron res­ca­ta­das con vi­da de es­te in erno de hielo.

• POR

> LOS HA­BI­TUA­LES DE RED­DIT SUE­LEN PE­DIR QUE OTRO USUA­RIO LES EN­VÍE UNA PIZ­ZA GRA­TIS PA­RA "RE­CU­PE­RAR LA FE EN EL SER HU­MANO". Des­de que las Tor­tu­gas Nin­ja la con­vir­tie­ron en su razón de ser (apar­te de, bueno, aca­bar con el cri­men y per­fec­cio­nar el ca­mino del sa­mu­rái), la piz­za ha de­ja­do anes­te­sia­do el pa­la­dar de to­da una ge­ne­ra­ción. Sen­ci­lla­men­te, no sa­be­mos apre­ciar cual­quier otro man­jar que no sea re­don­do, se con­su­ma en por­cio­nes e in­clu­ya ofer­tas 2x1. Tam­bién so­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do con in­ter­net, así que era ló­gi­co que aca­bá­se­mos crean­do una suer­te de re­li­gión en torno a nues­tro al­fa y ome­ga nu­tri­cio­nal. La piz­za ha ge­ne­ra­do ca­si tan­tos me­mes y ani­ma­cio­nes como los ga­ti­tos, lo cual ya es de­cir. Mien­tras que las ham­bur­gue­sas se han aca­ba­do con­vir­tien­do en un pro­duc­to so­fis­ti­ca­do y ca­si hips­ter, la piz­za si­gue sien­do tan gra­sien­ta, ca­ló­ri­ca e irre­sis­ti­ble como siem­pre. Un ob­je­to pop que po­de­mos con­si­de­rar como nues­tra gran apor­ta­ción ge­ne­ra­cio­nal al li­bro de co­ci­na de Oc­ci­den­te. Na­ce­mos. Co­me­mos piz­za. Mo­ri­mos.

ITA­LIA NOS HA DA­DO EL NEO­RREA­LIS­MO, A GALILEO Y A LEO­NAR­DO, PE­RO TODOS ESOS LO­GROS PA­LI­DE­CEN AL LA­DO DE LA MAR­GA­RI­TA.

Los ves­ti­dos de com­bi­nan la al­ta cos­tu­ra con la al­ta co­ci­na: lo me­jor de los dos mun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.