Mu­jer con­tra mu­jer

La editorial Taschen re­co­pi­la en un li­bro los me­jo­res re­tra­tos fe­me­ni­nos de la fo­tó­gra­fa fran­ce­sa Bet­ti­na Rheims.

GQ (Spain) - - Intro -

Bet­ti­na Rheims siem­pre ha si­do una fo­tó­gra­fa de piel; o, si se pre­fie­re, una ex­plo­ra­do­ra del cuer­po hu­mano y de las his­to­rias que na­rra cuan­do, des­pro­vis­to de ro­pa­jes, mues­tra su cru­da reali­dad. Pe­ro su fas­ci­na­ción por el des­nu­do fe­me­nino, le­jos de ero­ti­zar al es­pec­ta­dor, lo in­quie­ta y agi­ta, lo desa­so­sie­ga. Las di­fe­ren­tes se­ries de la ar­tis­ta fran­ce­sa, que han in­da­ga­do en la mar­gi­na­li­dad de pros­ti­tu­tas, pre­sas, strip­pers o tra­ves­tis, pe­ro tam­bién en el mundo de pa­pel cu­ché de ac­tri­ces, can­tan­tes o mo­de­los, re­vuel­ven al­go en el in­te­rior del que mi­ra y es­ta­ble­cen un diá­lo­go en el que se re­de­fi­nen los ro­les

se­xua­les, los cá­no­nes de be­lle­za y el con­cep­to mis­mo de fe­mi­ni­dad –o an­dro­gi­nia–. Abet­ti­na le fas­ci­nan las his­to­rias be­llas con pai­sa­jes sór­di­dos de fon­do. Así, un ángel de­vic­to­ria's Se­cret como La­ra Sto­ne es en la por­ta­da de su úl­ti­mo li­bro una fi­gu­ra frá­gil e im­per­fec­ta, pe­ro al mis­mo tiem­po po­de­ro­sa­men­te se­xual: la cria­tu­ra des­co­si­da y ma­gu­lla­da que de­ja arrum­ba­da so­bre el le­cho el ac­to sal­va­je y pri­mi­ti­vo del coi­to.

Las mu­je­res de Bet­ti­na son de­ci­di­das y fuer­tes. Más allá de la anéc­do­ta del des­nu­do, mues­tran siem­pre una vo­lun­tad vi­go­ro­sa. Tam­bién ico­no­clas­ta y reivin­di­ca­ti­va. Sus jue­gos no son me­ros di­ver­ti­men­tos ho­mo­eró­ti­cos como cier­tas ins­tan­tá­neas de Ellen Von Unwerth. Pa­ra ellas, el se­xo no es un ar­ma que se car­ga a vo­lun­tad del que mi­ra, sino un obús sin es­ta­llar en me­dio de un co­lo­ri­do cam­po de ama­po­las.

Trein­ta y cin­co años de pro­fe­sión dan pa­ra mu­cho y el tra­ba­jo de Rheims es, tal vez, in­cla­si­fi­ca­ble en su con­jun­to sin

acu­dir a vo­ca­blos gas­ta­dos como pro­vo­ca­ción o im­pu­di­cia. Fo­to­gra­fías como las de la se­rie I.N.R.I., en las que re­in­ter­pre­ta en cla­ve con­tem­po­rá­nea al­gu­nos pa­sa­jes bí­bli­cos, son tan au­da­ces y mo­der­nas hoy como cuan­do se pu­bli­ca­ron por pri­me­ra vez, en 1997. Su fe­mi­nis­mo es una suer­te de ac­ti­vis­mo que, a los 63 años, gi­ra de lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to a lo po­lí­ti­co a se­cas. Por eso las ce­le­bri­ties la ado­ran. Por­que las re­tra­ta como se­res hu­ma­nos de car­ne y hue­so con pul­sio­nes, ins­tin­tos e in­se­gu­ri­da­des. Por­que ex­pre­sa a tra­vés de ellas el al­ma tor­tu­ra­da y po­de­ro­sa del eterno fe­me­nino.

KRIS­TIN SCOTTTHOMAS (2002) Bet­ti­na ama a las mu­je­res fuer­tes. Aquí, la ac­triz to­das sus ar­mas de se­duc­ción pa­ra mos­trar la esen­cia de su fe­mi­ni­dad.

'SHOWGIRLS' (1995) La ima­gen es par­te de la cam­pa­ña del fil­me Iró­ni­ca­men­te, fue con­si­de­ra­da más pro­vo­ca­ti­va en la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de Bet­ti­na, en 2000, que en 1995.

MO­NI­CA BELLUCI (1995) Bet­ti­na y Mo­ni­ca han tra­ba­ja­do jun­tas mu­chas ve­ces, pe­ro es­ta ima­gen es la que me­jor mues­tra su com­pli­ci­dad. Be­lluc­ci es­ta­ba sen­ta­da en la co­ci­na mien­tras la fo­tó­gra­fa bus­ca­ba una idea pa­ra cons­truir la ima­gen. ¿Qué es Ita­lia?, se pr

PORVICENTE HOL­GA­DO MA­DON­NA (1994) Tras ojear su li­bro que iro­ni­za so­bre la por­no­gra­fía, la pro­pia Ma­don­na lla­mó a Bet­ti­na pa­ra dis­pa­rar una se­sión con idén­ti­ca at­mós­fe­ra. La fo­tó­gra­fa vo­ló a Nue­va York con ro­llos de pa­pel pa­ra re­pro­du­cir el es­ti­lo de lo

BET­TI­NA RHEIMS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.