Pa­co y el se­xo

En su nue­va co­me­dia, Ki­ki,ela­mor­seha­ce, el ci­neas­ta an­da­luz se su­mer­ge de lleno en el mundo de las parafilias.

GQ (Spain) - - Intro -

Cuán­tas ve­ces ha­bre­mos oí­do eso de "es­te ti­po pa­re­ce ma­jo en la te­le, pe­ro en la vi­da real es un gi­lip***as de mu­cho cui­da­do". Pues bien, de­je­mos cla­ra una co­sa des­de el prin­ci­pio: es­te no es el ca­so de Pa­co León (Se­vi­lla, 1974). Pa­re­ce ma­jo en la te­le y es muy ma­je­te en la vi­da real. Lo es con no­so­tros –el equi­po de GQ– du­ran­te el tiem­po que pa­sa­mos con él pa­ra dar for­ma a es­ta en­tre­vis­ta, y lo es con las per­so­nas que lo de­tie­nen en la ca­lle pa­ra pe­dir­le una fo­to (y ra­len­ti­zar su pa­so, to­do sea di­cho). Una par­te de es­te ca­rác­ter afa­ble vie­ne de na­ci­mien­to y otra, de agra­de­ci­mien­to. Sa­be que su éxi­to de­pen­de de que esas per­so­nas que lo pa­ran por la ca­lle eli­jan la se­rie en la que ac­túa cuan­do se plan­tan en el sofá o la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­za y/o di­ri­ge cuan­do es­tán fren­te a la car­te­le­ra. "La gen­te me tie­ne res­pe­to y ca­ri­ño, y yo lo no­to. A ve­ces echo en fal­ta al­go de ano­ni­ma­to pa­ra po­der ha­cer co­sas co­ti­dia­nas como sen­tar­me a to­mar un ca­fé y ob­ser­var, que es al­go que me en­can­ta­ba ha­cer, pe­ro lo cier­to es que con la fa­ma he sa­li­do ga­nan­do", ex­pli­ca León.

Por su­pues­to que ha sa­li­do ga­nan­do: des­de que en­car­na­se al ce­le­bé­rri­mo Luisma en la se­rie Aí­da, su ros­tro es un fi­jo en nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Ha­pro­ta­go­ni­za­do va­rias pe­lí­cu­las de re­la­ti­va re­le­van­cia (Die­ta me­di­te­rrá­nea, 3 bo­das de más o Em­ba­ra­za­dos) y ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir tres

pro­yec­tos: Car­mi­na o re­vien­ta y su se­cue­la, Car­mi­na y amén, y Ki­ki, el amor se ha­ce. Co­nes­ta úl­ti­ma, en ci­nes des­de el 1 de abril, Pa­co León ha am­plia­do su ca­tá­lo­go na­rra­ti­vo y de re­fe­ren­cias au­dio­vi­sua­les. Re­ma­ke de la pe­lí­cu­la aus­tra­lia­na The Little Death, es­ta co­me­dia fi­ja el fo­co en cin­co his­to­rias de amor in­de­pen­dien­tes aunque uni­das por un de­no­mi­na­dor co­mún: la pre­sen­cia de parafilias en las pa­re­jas. Así, la da­cri­fi­lia (ex­ci­ta­ción con el llan­to), la som­no­fi­lia (or­gas­mos por in­ter­ac­tuar con una per­so­na dor­mi­da) o la har­pa­xo­fi­lia (pla­cer ex­pe­ri­men­ta­do al ser ro­ba­do) se dan ci­ta aquí con un to­que có­mi­co y se pre­sen­tan an­te el es­pec­ta­dor como un ta­bú que de­be ser ro­to y nor­ma­li­za­do. "Ro­dan­do es­ta pe­lí­cu­la he apren­di­do mu­chí­si­mas co­sas. Hay fi­lias ra­rí­si­mas y di­ver­ti­dí­si­mas que te ha­cen pen­sar: 'Oh, Dios mío, la can­ti­dad de pla­cer que me es­toy per­dien­do'. En el ám­bi­to se­xual hay co­sas que no ha­ce­mos por­que no nos las han en­se­ña­do o no las he­mos vis­to en una porno. Yo aho­ra es­toy abier­to a lo que ten­ga que ve­nir", des­ta­ca.

Pa­ra con­tar es­ta(s) his­to­ria(s), Pa­co León ha te­ni­do que ha­cer tra­ba­jo de cam­po y co­lar­se, por ejem­plo, en un sa­la de am­bien­te li­be­ral como la que apa­re­ce en el fil­me: "Me pu­se una más­ca­ra de lu­cha me­xi­ca­na y me me­tí en una fies­ta bon­da­ge muy di­ver­ti­da. De he­cho, co­gí ideas de la gen­te que es­ta­ba allí y me las tra­je a la pe­lí­cu­la, aunque lo cier­to es que sor­pren­de lo nor­ma­les que son las per­so­nas que acu­den a es­tos si­tios. Uno pien­sa que van a te­ner con­ver­sa­cio­nes ti­po Las eda­des de Lu­lú y en reali­dad eran más en plan: 'Me han que­da­do tres pe­ro en sep­tiem­bre me las sa­co'".

Como buen aman­te de­woody Allen que es, Pa­co León se ha per­mi­ti­do el lu­jo de co­lar­se en un re­par­to en el que tam­bién par­ti­ci­pan Na­ta­lia de Mo­li­na, Can­de­la Pe­ña, Álex Gar­cía o Luis Ca­lle­jo: "Pa­ra mí, uno de los mo­ti­vos más im­por­tan­tes pa­ra ha­cer ci­ne es po­der tra­ba­jar con ar­tis­tas de los que apren­do mu­chí­si­mo y que de al­gu­na ma­ne­ra se con­vier­ten en par­te de mi pro­pia fa­mi­lia".

(¡Có­moes­tá th­ri­ller(sie­te años,

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ ROJO PA­SIÓN Pa­co León po­sa en la en­tra­da de la eró­ti­ca Lily Blos­som. El pro­ta­go­nis­ta de lle­va lle­va tra­je rojo Guc­ci y ca­mi­sa Dol­ce & Gab­ba­na.

¿AL­GUIEN SE ME­RE­CE UNOS AZOTES? Pa­co León tie­ne por de­lan­te una zar­zue­la de Miguel del Ar­co) y un de Ro­ger Gual). Aquí con es­mo­quin es­tam­pa­do y za­pa­ti­llas de es­par­to Dol­ce & Gab­ba­na y ca­mi­sa gris de se­da Em­po­rio Ar­ma­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.