Cul­pa­ble con Os­car

El bio­pic­trum­bo res­ca­ta una de las peo­res pá­gi­nas del Holly­wood del si­glo XX: la ca­za de bru­jas… y el fin del sis­te­ma de es­tu­dios.

GQ (Spain) - - Cine -

Dal­ton Trum­bo es­ta­ba pe­ga­do a su má­qui­na de es­cri­bir. Ni si­quie­ra un ba­ño era ex­cu­sa pa­ra de­jar de sa­car pá­gi­nas, mo­men­to icó­ni­co de su vi­da que Brian Crans­ton re­crea con­ve­nien­te­men­te en Trum­bo. La pe­lí­cu­la se cen­tra en los años más du­ros de su vi­da: su per­se­cu­ción por par­te del Con­gre­so, que acu­só a él y otros nue­ve guio­nis­tas de Holly­wood de obs­truc­ción a la jus­ti­cia por ne­gar­se a de­la­tar a sus com­pa­ñe­ros del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Eran los años más cru­dos de la Gue­rra Fría, en los que se vio obli­ga­do a se­guir es­cri­bien­do pe­lí­cu­las des­de la clan­des­ti­ni­dad y el exi­lio. Por­que sen­ci­lla­men­te no po­día de­jar de es­cri­bir.

Fue mu­chas co­sas, pe­ro nun­ca un pe­li­gro­so agen­te al ser­vi­cio de Sta­lin. Sus tra­ba­jos abo­ga­ban por la fra­ter­ni­dad, la so­li­da­ri­dad en­tre com­pa­trio­tas, la lu­cha con­tra el an­ti­se­mi­tis­mo o el pa­ci­fis­mo (ahí es­tá su no­ve­la más cé­le­bre, Johnnny co­gió su fu­sil, pu­bli­ca­da en 1939, que él mis­mo lle­vó al ci­ne con ayu­da de Luis Bu­ñuel). Mor­daz y vi­ta­lis­ta, el Trum­bo de Crans­ton re­fle­ja muy bien esa per­so­na­li­dad ex­tra­or­di­na­ria que lle­gó a ga­nar dos Os­car in­clu­so des­pués de ser me­ti­do en la lis­ta ne­gra por los gran­des es­tu­dios.

Y ese fue el error que aca­bó con su he­ge­mo­nía: en 1960, Kirk Dou­glas in­sis­tió en acre­di­tar pú­bli­ca­men­te su guión pa­ra Es­par­ta­co. Cuan­do el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Ken­nedy cru­zó un pi­que­te de la Le­gión Ame­ri­ca­na pa­ra ver la pe­lí­cu­la, es­ta­ba cla­ro que la lis­ta ne­gra ha­bía muer­to… y el Nue­vo Holly­wood, na­ci­do de las rui­nas del sis­te­ma de es­tu­dios, se abría pa­so. To­do gra­cias a un ti­po ho­nes­to que nun­ca pa­ró de te­clear. NOM­BRE: Trum­bo, Ja­mes Dal­ton NA­CI­MIEN­TO: 09-12-1905 MUER­TE: 10-09-1976 PRO­FE­SIÓN: Guio­nis­ta y es­cri­tor BA­SE DE OPE­RA­CIO­NES: Holly­wood, Ca­li­for­nia EN EL BAN­QUI­LLO: Trum­bo era uno de los guio­nis­tas me­jor pa­ga­dos de la ciu­dad cuan­do el Co­mi­té de Ac­ti­vi­da­des An­tia­me­ri­ca­nas lo lla­mó a de­cla­rar en 1947. Se ne­gó a dar nin­gún nom­bre, lo cual se tra­du­jo en on­ce me­ses de cár­cel. Al sa­lir, se en­con­tró con que la Aso­cia­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca (MPAA) le im­pe­día tra­ba­jar has­ta que re­ne­ga­ra pú­bli­ca­men­te de su ideo­lo­gía. Ven­dió su ran­cho y se fue a Mé­xi­co. DES­DE EL ANO­NI­MA­TO: Su guion El de­mo­nio de las ar­mas (1950), cum­bre del gé­ne­ro noir, fue el pri­me­ro que no pu­do fir­mar. Las edi­cio­nes en DVD de Va­ca­cio­nes en Ro­ma (1953) em­pe­za­ron a in­cluir su nom­bre a par­tir de 2003, mien­tras que la Aca­de­mia tar­dó ca­si 20 años en re­co­no­cer que él (y no su seu­dó­ni­mo, Ro­bert Rich) ga­nó su Os­car por el wes­tern El Bra­vo (1956). En to­tal, es­cri­bió 30 guio­nes en la som­bra a lo lar­go de los años 50.

YO, TRUM­BO Pue­de que la no­mi­na­ción de Brian Crans­ton al Os­car, ex­ce­len­te en la piel del es­cri­tor, ha­ya si­do un ca­so de ma­la con­cien­cia por par­te de Holly­wood. Los da­tos esen­cia­les pa­ra ela­bo­rar su ex­pe­dien­te.

POR NOEL CE­BA­LLOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.