Cuan­do tu chi­ca se ta­túa (y aca­ba pa­re­cien­do una 'porns­tar')

Los ta­tua­jes se han im­pues­to en el ci­ne de adul­tos como una co­rrien­te que es­tá ha­cien­do cam­biar la ma­ne­ra de prac­ti­car se­xo en ca­sa. El mor­bo se sir­ve en la in­ti­mi­dad y con tin­ta en la piel.

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

Des­de ha­ce unos años es una ca­te­go­ría en sí mis­ma. Un fe­ti­che ávi­do de se­gui­do­res de la por­no­gra­fía. Las chi­cas con ta­tua­jes son las nue­vas reinas del ci­ne de adul­tos, y es­to se ha tras­la­da­do al ám­bi­to do­més­ti­co. So­lo hay que me­ter en Goo­gle la pa­la­bra 'tat­too' y 'porno' y te­ner más de 23 mi­llo­nes de re­sul­ta­dos. Al­gu­nos tan có­mi­cos como "fue a por un ta­tua­je y sa­lió con un pol­vo".

Es­te ar­te mi­le­na­rio ha cam­bia­do la for­ma de prac­ti­car se­xo, nues­tras pos­tu­ras en la ca­ma y has­ta la es­té­ti­ca en­tre las sá­ba­nas. Aho­ra, a ve­ces in­clu­so se rea­li­za el ac­to se­xual pa­ra mos­trar a tu pa­re­ja ese ta­tua­je es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­do. In­ge­nie­ría eró­ti­ca más cer­ca­na al jue­go del En­re­dos pro­vo­ca­da por el con­su­mo ma­si­vo de porno gra­tui­to en in­ter­net. Por­que aho­ra, las porns­tars más va­lo­ra­das son las que tie­nen más par­tes de su cuer­po ilus­tra­das con tin­ta per­ma­nen­te, y eso se es­tá no­tan­do en las al­co­bas.

Cha­nel Pres­ton es una de las 40 me­jo­res ac­tri­ces del ci­ne de adul­tos del mo­men­to se­gún la AWN, con un ca­ché que em­pe­zó a su­bir a par­tir de que se ta­tua­ra en­ci­ma de los pe­chos y en el pu­bis ra­su­ra­do unas flo­res. Sus ta­tua­jes es­tra­té­gi­cos ali­men­tan el mor­bo y su per­fil de Ins­ta­gram ya tie­ne 200.000 se­gui­do­res. "Hay quien sien­te cier­ta fas­ci­na­ción por la tin­ta en el cuer­po ajeno, y se en­tre­tie­nen con­ver­san­do acer­ca de qué sig­ni­fi­ca ca­da tat­too –si es que el di­bu­jo en cues­tión es­con­de una ba­ta­lli­ta que con­tar–. Hay cuer­pos que con tin­ta en­sal­zan su atrac­ti­vo, y les otor­ga una con­no­ta­ción de ca­lle­je­ro, chi­co ma­lo o chi­ca du­ra… que re­sul­ta muy desea­ble pa­ra se­gún quién", cuen­ta Eva Roy, pe­rio­dis­ta y au­to­ra del blog Se­xo­co­ne­va. El ta­tua­je ya es­tá uni­do al se­xo, eso es in­dis­cu­ti­ble, y por en­de al ci­ne de adul­tos. Una de las pri­me­ras ac­tri­ces que re­cu­rrió al tat­too pa­ra mos­trar­se di­fe­ren­te en la gran pan­ta­lla fue la mí­ti­ca Vi­per –co­no­ci­da fa­mi­liar­men­te como Step­ha­nie Green en su pue­blo de Ten­nes­see– allá por los años 80. Vi­per se con­vir­tió en un icono se­xual, no imi­ta­do du­ran­te dé­ca­das, por su ta­tua­je que re­co­rría des­de el clí­to­ris has­ta de­ba­jo del pe­cho. "Des­de la épo­ca de las ca­ver­nas, el ser hu­mano se ha en­ga­la­na­do con pie­les, pie­dras pre­cio­sas, pin­tu­ras de gue­rra, pei­na­dos es­pe­cia­les, te­so­ros de sus pre­sas… La es­ca­ri­fi­ca­ción, las per­fo­ra­cio­nes, las di­la­ta­cio­nes, los ta­tua­jes…, res­pon­den a esa ver­tien­te so­cial y nar­ci­sis­ta tan in­he­ren­te a los hu­ma­nos. Son mo­das, más o me­nos per­du­ra­bles o efí­me­ras", apun­ta Roy.

Ha­ce seis dé­ca­das, en la era pre­via a la glo­ba­li­za­ción y cuan­do aun te­nía sen­ti­do ha­blar de co­ches ita­lia­nos, co­rea­nos o sue­cos, Vol­vo co­men­zó a con­tra­tar a tra­ba­ja­do­res de to­do el mundo pa­ra desa­rro­llar y cons­truir sus vehícu­los. No era una es­tra­te­gia de ima­gen. Se tra­ta­ba más bien de una in­tui­ción que se ha de­mos­tra­do cier­ta: la di­ver­si­dad des­pier­ta la crea­ti­vi­dad, em­pu­ja la in­no­va­ción y ayu­da a cons­truir co­ches más se­gu­ros e in­te­li­gen­tes. "El he­cho de que nues­tro equi­po sea tan di­ver­so su­po­ne una gran ven­ta­ja pa­ra no­so­tros", ase­gu­ra Björn Ann­wall, vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro de mar­ke­ting, ven­tas y ser­vi­cio de­vol­vo Cars. "Pa­ra crear al­go­nue­vo, es esen­cial con­tar con­di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes y fo­men­tar el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Bas­ta con ver nues­tro ré­cord de ven­tas de 2015 pa­ra en­ten­der el im­pac­to que la di­ver­si­dad tie­ne en nues­tro tra­ba­jo". Hoy, un fran­cés, un es­pa­ñol y un sue­co no son el co­mien­zo de un chis­te, sino una fuer­za de ima­gi­na­ción y co­no­ci­mien­to im­pa­ra­ble que pro­du­ce to­do­te­rre­nos tan desea­dos como el nue­vo XC60. Vehícu­los Ma­de by Swe­den –800.000 es­pe­ra pro­du­cir Vol­vo en 2020– que con­quis­tan el mundo, de EEUUA Chi­na. Así pues, ¿quién cons­tru­ye los me­jo­res co­ches? Sí, lo has adi­vi­na­do: las per­so­nas.

¿SE­GU­RO QUE NO LA CO­NO­CES? Se lla­ma Ch­risty Mack y es una de las gran­des estrellas del ci­ne porno ac­tual (y tú no ves esas co­sas, ¿eh?). Sus bra­zos, ta­tua­dos como un bos­que, y sus pei­na­dos ra­pa­dos a lo Jue­go de tro­nos cau­san fu­ror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.