LA GRAN HI­PÉR­BO­LE

La nue­va co­lec­ción AL­TA SARTORIA de Dol­ce & Gab­ba­na ofre­ce la po­si­bi­li­dad de crear un ar­ma­rio sin lí­mi­tes. Si lo pue­des ima­gi­nar, lo pue­des te­ner.

GQ (Spain) - - Estilo -

Di­cen las tra­di­cio­nes mi­to­ló­gi­cas que to­do lo que tie­ne nom­bre exis­te: in­só­li­tos nú­me­nes, fuer­zas so­bre­na­tu­ra­les y un sin­fín de le­yen­das épi­cas que dan for­ma a una reali­dad que nun­ca co­no­ce­re­mos –no mien­tras vi­va­mos en es­te mundo y ten­ga­mos ru­ti­nas tan fas­ci­nan­tes como es­pe­rar a que se car­gue la ba­te­ría del smartp­ho­ne o me­di­tar so­bre por qué siem­pre se nos mue­ren las or­quí­deas–. Si da­mos por vá­li­da es­ta vie­ja idea pa­ga­na, es pro­ba­ble que to­do lo que al­gún día ima­gi­na­mos y nom­bra­mos exis­ta en al­gún lu­gar. Des­de lo más ano­dino has­ta lo más ex­tra­or­di­na­rio. ¿Ca­mi­sas que se plan­chan so­las? ¿Un tra­duc­tor de llan­tos de be­bé? ¿Un pro­nós­ti­co del tiem­po fia­ble? ¿Un ta­xis­ta con da­tá­fono?

Se­gu­ro que los ge­nios mí­ti­cos que de­fen­dían la idea de que to­do lo nom­bra­ble exis­te se re­fe­rían a fe­nó­me­nos más ele­va­dos, a to­das esas cir­cuns­tan­cias so­bre­sa­lien­tes que ex­hi­ben un ili­mi­ta­do po­der crea­ti­vo, las que no se so­me­ten al fas­cis­mo de la ur­gen­cia o el apre­mio de las mo­das. Esas que desafían el sen­ti­do fun­cio­nal de to­do lo que se ha­ce y se de­fien­de, las que se reivin­di­can sin nin­gún por­qué y sin pe­dir per­mi­so, las que su­pe­ran la cur­si eti­que­ta de lo emo­cio­nan­te y ro­zan la to­da­vía más cur­si eti­que­ta de lo su­bli­me. ¿Por ejem­plo? La má­xi­ma ex­pre­sión de la mo­da: la al­ta cos­tu­ra.

Ha­ce po­co más de un año Dol­ce & Gab­ba­na dio nom­bre y for­ma a esa idea y la in­tro­du­jo en la ca­te­go­ría más ele­va­da, la que con­si­gue eri­zar y es­ti­mu­lar. Le dio una iden­ti­dad y la hi­zo real: Al­ta Sartoria, la pri­me­ra co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra mas­cu­li­na del mundo. Una ini­cia­ti­va que con­su­ma to­das las ob­se­sio­nes crea­ti­vas de Do­me­ni­co Dol­ce y Stefano Gab­ba­na, qui­zá la pa­re­ja de di­se­ña­do­res más fa­mo­sa del mundo. Una alianza que su­ma ya tres dé­ca­das de fes­tín crea­ti­vo y ce­le­bra­ción del es­ti­lo de vi­da ita­liano.

EL SAS­TRE ATUS PIES

Jun­to con su her­ma­na –Al­ta Mo­da es la lí­nea pa­ra mu­jer–, es­ta ex­pre­sión de la cos­tu­ra a la vie­ja usan­za tie­ne como ob­je­ti­vo sa­tis­fa­cer los de­seos de los clien­tes más exi­gen­tes. Ha­ce dos me­ses, jus­to una semana des­pués del des­fi­le que ce­le­bra­ron en el marco de la Mi­lan Fas­hio­nweek con las pro­pues­tas mas­cu­li­nas pa­ra el pró­xi­mo oto­ño-in­vierno, pre­sen­ta­ron la ter­ce­ra co­lec­ción Al­ta Sartoria. Lo hi­cie­ron a la ma­ne­ra clá­si­ca: in­me­dia­ta­men­te des­pués del show ofre­cie­ron a sus me­jo­res clien­tes la po­si­bi­li­dad de en­car­gar los di­se­ños que aca­ba­ban de mos­trar­se con las mo­di­fi­ca­cio­nes que ca­da cual eli­gie­se. Esa es pre­ci­sa­men­te la esen­cia de la al­ta cos­tu­ra: una aten­ción per­so­na­li­za­da que se adap­ta a to­das las neu­ras, ca­pri­chos o rarezas. ¿Que el se­ñor desea la cha­que­ta del úl­ti­mo look con los bo­to­nes de la ame­ri­ca­na del pri­mer mo­de­lo y los bor­da­dos del es­mo­quin ver­de? Su­bi­to!

Ade­más, la he­te­ro­ge­nei­dad de los clien­tes, pro­ce­den­tes de am­bos he­mis­fe­rios –todos de su pa­dre y de su ma­dre pe­ro con un gran des­ape­go por el di­ne­ro–, ha­ce que Al­ta Sartoria no dis­tin­ga en­tre mo­da de ve­rano e in­vierno. ¿Aca­so no es po­si­ble to­mar el sol en St. Barth y es­quiar en As­pen en la mis­ma semana? En Ins­ta­gram hay gen­te que in­clu­so lo ha­ce al mis­mo tiem­po. Y va­rias ve­ces al día.

La nue­va co­lec­ción es una amal­ga­ma de in­fluen­cias his­tó­ri­cas y re­fe­ren­cias de­por­ti­vas de los años 30 –te­nis, golf y equi­ta­ción– pen­sa­das pa­ra com­pla­cer a esos apren­di­ces de Gatsby que, le­jos de per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos en ca­sa, mue­ven el tra­se­ro y via­jan por el mundo. Al­ta Sartoria ofre­ce tra­jes es­tam­pa­dos, es­mó­qui­nes cru­za­dos, loun­ge­wear, abri­gos fas­tuo­sos y equi­pa­cio­nes sporty con los de­ta­lles más ex­clu­si­vos. ¿Y si las fuer­zas mi­to­ló­gi­cas tam­bién se vis­tie­ran con se­das su­per­fe­ro­lí­ti­cas? Si se pue­de nom­brar exis­te.

Al­ta Sartoria cul­mi­na tres dé­ca­das de tra­yec­to­ria y con­su­ma to­das las ob­se­sio­nes crea­ti­vas de Do­me­ni­co Dol­ce

y Stefano Gab­ba­na

MÁS ES MÁS Al­ta Sartoria es un fes­ti­val de te­ji­dos, ac­ce­so­rios y de­ta­lles so­fis­ti­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.